28|11|2022

Les clavó el visto: sin respuesta de Massa, Unidad Piquetera vuelve a la calle

08 de agosto de 2022

08 de agosto de 2022

Las organizaciones sociales más reacias a la Casa Rosada pidieron, sin éxito, una reunión con el ministro. Lanzan plan de lucha. Planes sociales, en la mira. 

A una semana de la mudanza de Sergio Massa al quinto piso del ministerio de Economía, Unidad Piquetera, el colectivo de movimientos sociales más críticos a la Casa Rosada, copará la Plaza de Mayo, para renovar su menú de reclamos y un nuevo pedido, esta vez en la calle, de una reunión cara a cara con el nuevo jefe del palacio de Hacienda. La futura protesta de las agrupaciones combativas, que desde febrero encadenaron una serie de manifestaciones y acampes en el centro porteño, se da luego del silencio oficial ante una carta que le enviaron al flamante funcionario, solicitando una cita. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Las primeras medidas que reveló el funcionario, bajo la continuidad del acuerdo con el FMI, el congelamiento de los pases a planta permanente en el Estado y sobre todo la lupa massista sobre la ayuda social, no cayeron bien en el seno de la agrupación que nuclea, entre otros sectores, a Barrios de Pie Libres del Sur, el Polo Obrero, el MST y el Frente de Organizaciones en Lucha, que rápidamente emitió un comunicado cuestionando el rumbo económico. Luego de una misiva dirigida al ministro solicitando un cónclave para abordar disposiciones para paliar la emergencia alimentaria, que no tuvo respuesta, decidieron volver a encarnar una protesta, reeditando sus últimas proclamas, como la celeridad en la entrega de alimentos en comedores, la actualización de los montos de planes y por la puesta en marcha de un proyecto que genere un millón de puestos de empleo.

 

Ahora los principales referentes de cada organización actualizaron sus reclamos, como un nuevo monto del salario mínimo vital y móvil, que creen que debería estar en el orden de los $ 105 mil, al igual que la canasta básica alimentaria, junto al bono de emergencia de $ 20 mil por el que marcharon semanas atrás y por el cual volverán a pedir este miércoles en Plaza de Mayo, con permanencia desde las primeras horas de la jornada hasta la medianoche. Por estas horas, pudo saber Letra P, los principales dirigentes discuten si, además de la convocatoria, se debe instrumentar un acampe hasta el jueves 11 aunque todavía no hay acuerdo.

 

Según Eduardo Belliboni, que encabeza el Polo Obrero, las nuevas medidas del Gobierno solo prometen “más tarifazo y ajuste para los trabajadores y jubilados". Coincidió Mónica Sulle, referente del MST, que auguró que "se viene más ajuste", ya que que el Estado se encuentra superado por "una crisis alimentaria muy grande" y argumentó que "las partidas sociales, las licitaciones por alimentos, todo eso depende de Economía".

 

"Por eso queremos hablar con la fuente, que en este caso es Massa. Necesitamos que nos diga qué van a hacer, porque tenemos un problema grave", añadió Sulle. Asimismo, la intención del Gobierno de avanzar en un reordenamiento de las asistencias sociales, en un proceso que piensa desplegar durante los próximos 12 meses, es otro de los puntos en conflicto y del que no parece existir entendimiento.

 

En la visión de estas organizaciones, el contexto económico y social, con alta inflación, es permeable a incrementar los montos de los planes, en especial el Potenciar Trabajo. Una óptica que no es compatible con lo que planea instrumentar el exintendente, que anticipó un reordenamiento de planes por el próximo año. 

 

Dicho reordenamiento, adelantó Massa, tendrá tres ejes: vuelta al mercado de trabajo, fortalecimiento de trabajo asociativo y cooperativo y protección de los argentinos que viven en situaciones de vulnerabilidad". A partir del 15 de agosto comenzará un auditoría con apoyo de las universidades. A partir de esa información cosechada, el ministro aseguró que "quien no cumpla" con los requisitos y compromisos que impone cada programa. "recibirá la suspensión del plan y en paralelo, la liquidación se cruzará con las bases de datos de la Anses".