FASE M

En otra sintonía, Massa endurece el supercepo con Cleri en el Central

El stopper que el ministro le puso al titular de la entidad fue oficializado este jueves. Gestión, swap con China y una agenda paralela a la judicial de CFK.

Lisandro Cleri, el stopper que el titular de Economía, Sergio Massa, designó en el Banco Central para marcarle los pasos al presidente de la entidad, Miguel Pesce, asumió formalmente este jueves formalmente su cargo en reemplazo de Arnaldo Bocco. Su función será “cuidar los dólares” de las reservas, uno de los puntos clave que el superministro necesita para cumplir con una de las metas más complejas que tiene ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo al que visitará la semana próxima para convencerlo de las promesas de ajuste y disciplina fiscal.

 

El mantra massista es "profundizar" la gestión económica en agenda casi paralela y desenganchada con la polémica desatada por el enjuiciamiento a Cristina Fernández de Kirchner en la causa Vialidad. El plan, ajustado sobre la hora, según señalado por fuentes del Frente Renovador, es aprovechar los debates políticos en torno de la "persecución judicial" a la vicepresidenta para desplegar las herramientas necesarias que permitan achicar el déficit fiscal sin que se convierta en un debate de tensiones internas en el Frente de Todos. "El temor es que el veranito ganado con la llegada de Massa al Ejecutivo se pierda. Por eso hay que trabajar fuerte para sustentar con hechos las expectativas", le dijo a Letra P una fuente del massismo. El peligro de la caída en desgracia del buen clima renovador había sido alertado por el Círculo Rojo.

 

"Nosotros estamos concentrados en la gestión", apuntaron desde el Palacio de Hacienda, desentendidos de la agenda judicial a la que se plegó esta semana el resto de la Casa Rosada. Ya el massismo había tardado en sumarse al operativo oficial de defensa a CFK el lunes al conocerse el pedido de 12 años de prisión para la expresidenta, por parte del fiscal Diego Luciani. Este jueves, por caso, en Hacienda destacaron como anuncio otro alivio del Señor de los Alivios, con la creación de un régimen cambiario especial para la Economía del Conocimiento, llamado "dólar tech"; al igual que el monotech, un monotributo para el sector tecnológico. No hubo menciones al 17-O que se está cocinando en el peronismo para marchar por la vice. 

 

En esa otra sintonía, Cleri ya trabaja en el BCRA casi desde que asumió Massa en el gabinete nacional, pero este jueves el gobierno lo oficializó a través de un decreto que se publicó en el Boletín Oficial. De igual manera, quedó plasmado que la autoridad monetaria trabaja junto con la Secretaría de Energía, a cargo de la salteña Flavia Royón, para cortarle el acceso al dólar ahorro a los beneficiarios de los subsidios a las tarifas energéticas. Se trata de una de las fases del nuevo supercepo a las divisas estadounidenses. 

 

El flamante director, que asumirá como vicepresidente del Central, tendrá la función coordinar con el Palacio de Hacienda las medidas para evitar la salida de dólares, como también para su uso en el pago de las importaciones o el ingreso a través liquidaciones de exportaciones y préstamos bilaterales. De hecho, la confirmación de la secretaria de Relaciones Económicas Internacionales, Cecilia Todesca Bocco, de la activación del swap con China para la compra de insumos, bienes y máquinas al gigante asiático es un ejemplo.

 

Fuentes del gobierno confiaron a Letra P que Massa buscó “agilizar” el equilibrio de la balanza comercial con China y, de paso, no usar los dólares del BCRA a través del canje de monedas existente entre ambos países. Según señalaron, hubo “sorpresa” y “decepción” de parte del superministro por la falta activación del mecanismo del swap para el pago de las importaciones, porque consideró que fue una “ventana” por donde se escaparon muchos dólares que se podrían haber ahorrado si el intercambio se realizaba en yuanes y pesos, siendo que el país asiático es el segundo en importancia en el comercio exterior argentino.

 

La figura de Pesce, que se había acrecentado con la llegada de Silvina Batakis al Ministerio de Economía, en un tándem aceitado con el entonces ministro de Desarrollo Productivo Daniel Scioli, quedó fuera de foco con la llegada de Massa. En un principio, el superministro había reclamado su remoción del cargo, pero ante la resistencia del presidente Alberto Fernández y la necesidad de “poner los esfuerzos en otras peleas”, según señalaron fuentes del massismo, el tigrense se volcó por poner a Cleri para manejar, “en los hechos”, el timón del BCRA y ponerlo en línea con las necesidades surgidas desde el quinto piso del Palacio de Hacienda.

 

Uno de los puntos por el que Massa lo eligió como su espada en el BCRA fue el conocimiento del movimiento en las mesas de dinero del Central. Antes de la salida de Martín Guzmán de Economía, se había desatado una crisis por la fuga de bonos con tasas atadas a la inflación a través del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), luego de una descoordinación interna que provocó un cimbronazo cambiario ante el temor de un reperfilamiento por falta de fondos para pagarlos. “Cleri conoce mucho de las mesas. Hasta ahora el Central jugaba ciego en esos movimientos”, confió a Letra P un operador de mercado.

 

Toto Caputo para los aumentos de gas
Inflación en alimentos, el peor dato

También te puede interesar