14|9|2022

Quién es el stopper que le puso Massa a Pesce en el Banco Central

01 de agosto de 2022

01 de agosto de 2022

El superministro no pudo quedarse con la silla principal, pero colocó a un nuevo vice. Cargo en la ANSES y relación con los mercados, las claves. 

Sergio Massa nombró a Lisandro Cleri como vicepresidente del Banco Central, sin disimular su abierta ambición de rodearle la cancha al presidente del BCRA, Miguel Ángel Pesce. Con la misión de ponerle orden al manejo de las mesas de operaciones y tener una relación aceitada con los actores del mercado, el nuevo número dos de la entidad monetaria se convertirá en un stopper para seguirle de cerca los pasos al jefe del BCRA. Esto ocurre luego de haber resistido el embate del designado superministro de Economía, que buscaba poner en ese lugar a una persona de su confianza y desterrar al autor del plan Batakis: fue Pesce quien recomendó el nombre de la fugaz titular de Hacienda a Alberto Fernández

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Cleri, joven licenciado en administración egresado de la Universidad de Belgrano, tiene una relación directa con las mesas de dinero. Viene de desempeñarse como director general del Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) de la Anses, a cargo de Fernanda Raverta, pero antes había dirigido la Unidad de Gestión de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Externa, en el marco del Ministerio de Economía que controlaba Martín Guzmán. Desde allí monitoreó la renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

Massa y Pesce están en contacto. "Mantienen diálogo normal, habitual, directo", confió una fuente cercana al directorio del Central. De hecho, mientras se multiplicaban los rumores sobre una eventual salida del presidente del BCRA, la entidad monetaria se mostraba activa y "sin ruidos" ante la llegada del tigrense. La movida de Cleri desplazó de esa vicepresidencia primera a Sergio Woyecheszen, un hombre de confianza de Pesce y con fuertes vínculos con los industriales de la UIA. En la mesa chica congeniará los directores, Pablo Carrera Mayer y Agustín D'Atellis, ambos de habitual diálogo con el superministro.

 

Este lunes, el Central se mantuvo vendedor, cuando asistió con 110 millones de dólares al mercado, donde se mantuvo la demanda de divisas para energía cercana a los 100 millones de dólares, según fuentes consultadas por Letra P. En ese contexto, los dólares financieros y el blue continuaron su racha bajista, a la espera de los anuncios de las nuevas medidas que tomará Massa el miércoles, luego de la asunción.

 

Fuentes del mercado consultadas por Letra P destacaron la "inteligencia" de Cleri para manejarse entre los jugadores de la City. "Tiene una llegada mucho más fluida al mercado y a los empresarios que Pesce, por la experiencia que tuvo en el FGS y especialmente por el año y medio en la negociación de la deuda externa, porque le dio mucha llegada a los fondos del exterior".

 

Una de las patas a cubrir será la financiera, atendiendo el antecedente de la crisis de los bonos CER, cuando todavía estaba Guzmán, y que disparó una fuerte corrida por una mala praxis en la mesa de dinero del fondo de inversión Pellegrini. En esa oportunidad, hubo una fuerte venta de esos títulos públicos sin avisar en el mercado que la razón del desprendimiento: la necesidad de liquidez de una empresa del Estado para pagar importaciones.

 

Sin embargo, detrás la corrida de los bonos atados por CER se escondía un malestar del mercado, que no había sido atendido por las autoridades del BCRA, según confiaron a Letra P operadores bursátiles. "Esos bonos tenían una tasa de interés negativa y Economía los colocaba por abajo de la par. Eso nunca le gustó al mercado y solo los compra en la licitación primaria, pero no los busca en el secundario", explicó, en ese momento, un conocedor del movimiento de la bolsa local.

 

La llegada de Cleri a la mesa chica del Central viene a sacar de la cancha las eventualidades del mercado. "Esas descoordinaciones no van a volver a pasar. Eso se arreglaba con 20.000 millones y terminó costando un billón de pesos. Lisandro lleva una visión global, gracias a su paso por el FGS y la unidad de reestructuración de la deuda, lo que generará un manejo más ágil de la mesa y un manejo más dinámico con el mercado para cualquier operación".