FASE M

El Círculo Rojo cordobés compra la receta de Massa, pero pide resultados

El empresariado coincide con los planteos del ministro, aunque duda del Gobierno. Macro, inflación y cambios de fondo, las exigencias. Tagle, halcón inflexible.

CÓRDOBA (Corresponsalía) Juan Schiaretti no le tiene mucha confianza a Sergio Massa. Más allá de las ambiciones personales del gobernador cordobés hay una historia previa de caminos transcurridos en conjunto que se truncaron y atentan contra la expectativa que el mandatario deposita en el ministro de Economía. Sin embargo, en su entorno más cercano y en el Círculo Rojo provincial las visiones no son tan determinantes y tienen sus matices. 

 

Unos días después de la reunión del tigrense con la conducción nacional de la Mesa de Enlace, Schiaretti reunió a la dirigencia rural cordobesa en su despacho del Panal. Con mucha más pompa que el hermetismo que reinó en torno al encuentro que buscó blindar el tigrense, en Córdoba se habla de “un prolongado encuentro a agenda abierta” en el que el gobernador y el ministro de Agricultura, Sergio Busso, intercambiaron conceptos y elogios mutuos. Justo en un contexto en el que la liquidación de la producción por parte del sector aparece como uno de los temas cruciales para la inmediatez económica nacional.

 

Como es sabido, cuando habla de la Mesa de Enlace, Schiaretti lo hace en primera persona del plural. “Con la Mesa de Enlace provincial coincidimos en que el progreso se obtiene cuando somos capaces de trabajar juntos, y así lo hacemos en Córdoba, con obras y programas que impulsamos con nuestros productores, mientras la Nación insiste con recetas que perjudican a la producción”, dijo luego de la reunión en la que se volvieron a elevar las quejas y los pedidos que se inscriben en el decálogo de soluciones cordobesas para el sector. Las principales, bajar gradualmente las retenciones a cuenta de ganancias, quitar el cepo a la exportación de carne y aumentar el corte hasta un 20% en los biocombustibles. No tan distintos a los reclamos nacionales,  que hace menos de un mes Schiaretti compartió con la cúpula agraria en la Rural de Palermo.

 

En ese clima, las diferentes ramas del Círculo Rojo cordobés esperan que las acciones de Massa comiencen a encaminar el sendero de la economía nacional, aunque advierten que “la cosa se está aletargando”. Hay quienes lo reconocen como un “tiempista” y no desesperan, pero admiten que se trata de la última oportunidad para que la actual administración logre ordenar el panorama. Arriba de ese carro, ya no les interesa la interna. “Si está ahí es porque hay un acuerdo de todos los sectores. Esperemos que tenga el camino libre para hacer las cosas que dijo que hay que hacer”, señaló uno de los referentes empresarios consultados por Letra P.

 

El que no ve en la política una salida es Manuel Tagle, el titular de la Bolsa de Comercio de Córdoba. Para el influyente dirigente empresario “esto no se resuelve con habilidades políticas y subterfugios que logren evadir la responsabilidad de hacer las transformaciones que hay que hacer y recortar lo que hace falta para ordenar la macroeconomía. Nada que se haga políticamente eludiendo eso va a dar resultados”.

 

La macroeconomía es la principal preocupación del grueso del empresariado. Para Tagle es la razón por la cual “se ha llegado a una situación límite por el déficit fiscal, la emisión de moneda, el desequilibrio de las cuentas energéticas y el cepo cambiario”. “Hay que reducir el gasto público para lograr el equilibrio fiscal”, considera, a la vez que señala, inflexible, que “la presión sobre el tipo de cambio y la escasez de reservas que impiden la importación de mercancías generan una tensión que se resuelve devaluando, pero el Gobierno quiere evitar esa devaluación por lo que significan sus efectos secundarios”.

 

Para llevar a cabo la receta que pregona, Tagle pide “seriedad, corrección, convicciones firmes y determinación”. “Es muy posible que esas condiciones no estén sobre la mesa”, lanza, augurando una serie de decisiones que, sin decirlo, sabe que el Gobierno no tomará.

 

Para la industria, el principal problema pasa por el funcionamiento cotidiano de las empresas que necesitan importar insumos para producir. Marcelo Uribarren, titular de la Unión Industrial cordobesa, aseguró que hay fábricas que están paradas por esa situación y que en la solución de ese tema está puesta la expectativa principal del sector que representa.

 

Si bien quedó “desconcertado” luego de los anuncios de la segmentación de tarifas, en general hay acuerdo con los objetivos trazados por Massa. En términos generales, claro. Mientras espera más claridad, coincide con la necesidad de acomodar las cuentas y achicar el gasto que el ministro de Economía lanzó en su primer discurso. En esa línea, Uribarren considera fundamental que el “plafón político” con el que Massa asumió se sostenga y que la interna no vuelva a meter la cola. “Después de los primeros discursos, la sensación es que pensamos parecido respecto de la situación general, pero para avanzar en las soluciones tiene que haber medidas rápidas y concretas; y para eso tenemos que ver cómo termina de armar el equipo. El viceministro, por ejemplo, es algo fundamental”, señaló apuntando a uno de las sillas vacías que la cartera expone a casi tres semanas de haber sido reestructurada.

 

Para la Cámara de Comercio la llegada de Massa también es motivo para renovar el optimismo en un momento en que la situación empezaba a oscurecerse. Quizás el sector más golpeado durante la pandemia, en el comercio cordobés se experimentó un particular aumento interanual en las ventas durante el bimestre junio-julio. “La gente salió a stockearse, lo notamos cuando vemos los números y los comparamos con una situación general que marca una tendencia contraria”, señalan en la conducción local de la cámara.

 

“Acordamos con los objetivos planteados para solucionar cierto desorden que se venía notando en la economía y que se pone de manifiesto en la inflación, que en nuestro caso golpea particularmente porque se afecta el nivel de consumo”, considera Nadia Villegas, directora de la Cámara de Comercio de Córdoba, poniendo el foco en otro de los temas centrales a los que el tigrense deberá enfrentarse. Los datos oficiales lo recibieron con porcentajes que tocan récords históricos.

 

La ve desde lejos: Javier Milei no tendrá candidatos en Río Cuarto. 
Enrique Cresto recibió a Letra P en su oficina de Plegadora Concordia, la empresa familiar que ahora gerencia junto a parte de su familia. Reparte sus días entre la actividad legislativa en Paraná y la actividad privada en su ciudad. Habló de su acercamiento a Francisco Azcué y de cómo ve el escenario nacional con Javier Milei para el resurgimiento del peronismo. 

También te puede interesar