10|11|2022

La sucesión en Bariloche abre un foco de tensión entre Carreras y Weretilneck

18 de agosto de 2022

18 de agosto de 2022

Con la reelección vedada por la casi segura candidatura del senador, la mandataria analiza ir por la intendencia de su ciudad. El jefe de JSRN tiene otro plan.

BARILOCHE (Corresponsalía Patagonia) El retorno a Río Negro del senador nacional Alberto Weretilneck para competir en 2023 por la gobernación influye en el recambio de los municipios más importantes que tiene el oficialismo local bajo su dominio. Con el intendente de San Carlos de Bariloche, Gustavo Gennuso, impedido legalmente para pelear por otro mandato, empezó la danza de nombres de quienes pretenden quedarse con la ciudad emblema de la provincia. Entre ellos aparecen el diputado Agustín Domingo, el legislador provincial Juan Pablo Muena y en las últimas horas tomó vigor la teoría de que la gobernadora Arabela Carreras buscará competir por el Ejecutivo de su ciudad natal. Con diversas aristas, avanza un proceso de ordenamiento en el que las actuales figuras del oficialismo rionegrino pueden volver a enfrentarse.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Con Gennuso en retirada, Bariloche vive tiempos de estabilidad luego de años de fluctuación política, destituciones y el constante avance de Juntos Somos Río Negro (JSRN). Ese pasado reciente no contrasta con la idea de Carreras de instalarse en la comunidad, pero en principio colisiona con los planes de Weretilneck para el distrito rionegrino más populoso, que debe ir a las urnas el primer domingo de septiembre, tal como lo establece su carta orgánica.

 

Mientras profundiza una política de ayuda a una comunidad que conoce al detalle desde que integraba el equipo del exintendente Alberto Icare (2002-2007), Carreras imagina un plan de vuelta al pago chico. Además de ejercer la docencia en el nivel medio –así observó en forma descarnada la realidad de los barrios–, fue concejala y legisladora, dos puestos que le sumaron rodaje antes de un salto a la superestructura como cabeza del Ministerio de Turismo, el salto definitivo para convertirse en una fiel representante de la política barilochense.

 

La idea de Carreras es presentarse como la opción más competitiva, descartando la intención de voto garantizada por la gestión provincial en un espacio que la presentó ante la sociedad como la garante de un proyecto independiente a los partidos nacionales.

 

La contracara a ese plan es Domingo. Como describió Letra P, Weretilneck imagina al economista como la cara visible de una estructura aceitada y representada en su círculo de mayor confianza. Para que el plan se concrete, Domingo lleva adelante un minucioso proceso de instalación pública en la arena local desde algunos medios de comunicación y desanda un camino que emprendió en el gabinete rionegrino, cuando fue ministro de Economía. Aunque contraste en el conocimiento, cuenta con la venia del padre de JSRN.

 

Un tercero en la discordia es el legislador Juan Pablo Muena, un nombre que surge apalancado por su pertenencia al riñón de la gobernadora. “Estamos en condiciones de generar un gran acuerdo, un gran consenso”, explicó Weretilneck, cuando se lo nombró a Muena y a otros dirigentes municipales como posibles aspirantes.

 

A la lista de postulantes seguramente se sumarán figuras del gabinete de Gennuso, un jugador que demandará su lugar en la mesa de decisiones a la hora de definir la lista. También circula la posibilidad de Carlos Valeri, un histórico de JSRN, que en el entorno del senador descartan. Sin embargo, a la hora de la verdad, la puja entre la mandataria y el diputado apadrinado por Weretilneck será la que tensará al oficialismo rionegrino, que planea consagrar su continuidad en el poder provincial en elecciones anticipadas en abril próximo y llegar recargado a septiembre para conservar la intendencia de Bariloche.