29|9|2022

CFK: palazo a Guzmán, ¿indulto al Presidente? y centro al bimonetarismo

08 de julio de 2022

08 de julio de 2022

En El Calafate, la vice acusó de desestabilizador al exministro, cuidó a Alberto Fernández y le plantó una agenda pesada a Batakis. 

EL CALAFATE (Enviada) Como hizo su hijo Máximo este jueves en Escobar, la vicepresidenta Cristina Fernández atacó con extrema dureza a Martín Guzmán y se compadeció del presidente Alberto Fernández. Dijo que, con su “renuncia intempestiva”, el exministro de Economía cometió “un enorme acto de irresponsabilidad política” y “desestabilización institucional”, además de un gesto de “ingratitud” con el jefe de Estado, que “lo había bancado como nadie”, incluso enfrentándose a sus socios políticos.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

En esa línea, CFK pidió "dejar de discutir personas" y "discutir políticas" a partir de "números". Con la mira ya no puesta en el Presidente, sino -como también hizo su hijo-, en la oposición, la vice enfocó sus dardos en la administración del expresidente Mauricio Macri al hablar, de nuevo, de la economía bimonetaria. En ese terreno, pidió "discutir en serio" el modelo financiero nacional. 

 

Menos de una semana después de su reencuentro con Fernández y de la dimisión de Guzmán, Cristina dio desde esta ciudad, su “lugar en el mundo”, el discurso que marcaba el nuevo pulso de la relación del binomio presidencial, en una nueva escala de la gira que incluirá apariciones periódicas y la llevará por el conurbano bonaerense y el interior del país.

 

Todos contra Guzmán

Cristina masacró al exministro. “Fue un acto de desestabilización institucional", dijo y abundó: "Renunciar por Twitter no me parece bien. Me parece un gesto de inmensa ingratitud hacia el propio presidente. Este presidente había bancado a ese ministro de Economía como a nadie, enfrentándose con sus propias fuerzas de la coalición. ¿Se merecía realmente eso?”.

 

Después, refueza un tema pesado en la agenda a la flamante jefa del Palacio de Hacienda, Silvina Batakis. "Es muy importante que acordemos sobre determinadas cuestiones. La economía bimonetaria une a todas las crisis. Todas están histérica e históricamente unidas", propuso. Como mencionó en su discurso, Cristina viene hablando de la economía bimonetaria desde 2017, cuando asumió como senadora. Luego lo retomó, ya como vicepresidenta, en la primera carta que publicó, a un año del triunfo del Frente de Todos (FdT), en octubre de 2020. Desde entonces insitió con el tema en varias oportunidades. En plena crisis cambiaria, ahora insiste con más contundencia.  

 

“Hay que ponerse de acuerdo así el año que viene, aunque gane Mandraque el mago, no va a haber solución para este problema estructural de la economía, que lo constituye la economía bimonetaria y que no es únicamente aquella restricción externa. Si no abordamos esto, no hay solución", advirtió. 

 

"Si el problema era el intervencionismo y el dirigismo kirchnerista, cuéntenme qué pasó en los cuatro años donde eliminaron los derechos de exportación del agro, donde se le concedió al sector privado todas y cada una de las demandas que planteaban. Tampoco fue bien. Entonces es hora de que nadie se sienta dueño de la verdad”, pidió y completó, antes de cerrar su discurso sin más precisiones: "Ni yo voy a renunciar a mi historia y a lo que creo y tampoco les voy a pedir que renuncien a la de ellos, pero tenemos que encontrar un punto de coincidencia común porque, si no, no va ahaber Argentina para nadie”. 

 

A diferencia de sus últimos discursos, en Santa Cruz se esperaba que Cristina suavizara, como finalmente hizo, sus críticas a la Casa Rosada, a tono con la nueva etapa que marcó el retorno al diálogo con Fernández. Aunque las conversaciones se mantienen en el más estricto secreto, en la cúpula mayor del Frente de Todos (FdT) aseguran que los vínculos “mejoraron” notablemente. La vicepresidenta pretende mantener ese sendero.

 

El prólogo de la aparición de la vicepresidenta lo hizo este jueves Máximo Kirchner, en Garín. Allí, el diputado dirigió sus críticas al Fondo Monetario Internacional (FMI), hizo menciones a las dificultades económicas y apuntó, particularmente, contra Guzmán, a quien en el cristinismo acusan de haberle hecho “un enorme daño” al Presidente con su salida. Esa fue la línea que siguió Cristina este viernes en Santa Cruz.

 

CFK aterrizó en esta ciudad el jueves por la noche, proveniente desde Buenos Aires, donde esta semana mantuvo al menos dos reuniones con el Presidente. Una fue el lunes por la noche, en una cena a solas en Olivos. La otra fue el miércoles, cuando la mesa integró a Sergio Massa. En El Calafate encontró una temperatura de 11 grados bajo cero. El jueves, fue la ciudad más fría del país y estuvo bajo una intensa nevada. 

 

Este viernes, Cristina habló frente a 350 invitados en la inauguración del cine municipal. Estuvo acompañada por la gobernadora Alicia Kirchner, el intendente Javier Belloni, el ministro de Educación, Jaime Perczyk, y dirigencia local.  

 

Como adelantó Letra P, Cristina tiene una intensa agenda por delante, que incluye apariciones públicas en las provincias y en el conurbano bonaerense. El kilómetro cero de las actividades fue el 6 de mayo, cuando se presentó en Chaco, donde recibió un doctorado honoris causa. Después llegaron sus intervenciones desde Avellaneda, junto a la CTA, y Ensenada, la semana pasada.