FESTIVAL DE IMPORTACIONES

En tiempo de descuento, el fútbol mueve el banco para gambetear el cepo

El caso Borja disparó dudas sobre si los clubes podrán acceder al dólar oficial. El “siga, siga” del BCRA. La dirigencia busca opciones para saltar a la cancha.

El “festival de importaciones” que denunció la vicepresidenta Cristina Fernández ahora también puede leerse en clave futbolera. Si bien el fútbol argentino hace entrar más dólares al país de los que salen, al exportar más futbolistas de los que importa, los clubes ingresaron en el laberinto que abrieron las nuevas restricciones del Banco Central de la República Argentina (BCRA) ante la escasez de divisas. “De un día para el otro, Borja pasó a valer el doble. Así va a ser imposible”, dice un directivo al tratar de ejemplificar la nueva situación a través del caso del delantero colombiano cuya incorporación acaba de cerrar River; escenario que estos días acumuló informaciones imprecisas, decenas de fakes news y mucha confusión. La hipérbole de ese combo fue, acaso, la supuesta creación de una sociedad en las Islas Caimán para triangular los dólares de Julián Álvarez y los de Miguel Borja. “Se hablan muchas pelotudeces. Cualquier evasión o elusión cae sobre los directivos, y nadie quiere tener una denuncia penal por algún tema relacionado a divisas”, deslizan en Núñez.

 

La transferencia de Borja tuvo sus idas y vueltas, no solo por este motivo: la reciente eliminación del Millonario de la Copa Libertadores ante Vélez también sembró dudas en ese sentido y aunque en el Banco Central aseguran que las nuevas disposiciones no afectan a los clubes para acceder al dólar oficial, en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) y las tesorerías de los clubes aseguran que, en lo práctico, hay más trabas.

 

El contexto no ayuda, por supuesto: la renuncia de Martín Guzmán al frente del Ministerio de Economía y el clima de incertidumbre financiera y política alcanza también al negocio del fútbol, que mueve cifras elevadas y en dólares, y que tiene una repercusión e incidencia muy superior a cualquier otro rubro. Quedó homologado en las primeras horas de Silvina Batakis al frente de la cartera económica, cuando en el canal C5N le preguntaron si “le va a dar los dólares a River para traer a Borja”, y ella respondió con ironía: “No, por supuesto que no, seguro que no. Todo para Boca”.

 

Hace falta realizar un croquis para comprender cómo es la operatoria de venta y compra de futbolistas. Si un club argentino vende a un jugador por diez millones de dólares; la institución compradora extranjera transfiere ese monto en la moneda estadounidense, el club argentino los recibe, pero está obligado a venderlos a los cinco días al cambio oficial. Hasta el momento, eso sigue sucediendo. Lo que se modificó en las últimas semanas es la operación inversa: qué sucede cuando el club argentino es el que compra. “Ahora se hizo más difícil pagar afuera, por eso nosotros no intentamos nada”, le cuenta el presidente de un club a Letra P. La obligatoriedad de liquidar los dólares al cambio oficial estaba equiparada en que el Banco Central le vendía dólares a esa cotización cuando los clubes lo requerían para la eventual compra de un jugador.

 

Sin embargo, a partir de la dilación en concretar la transferencia de Borja a River, estos días circularon versiones de que luego de las nuevas restricciones a la importación, cuando un club argentino quiere incorporar a un jugador de otro club del exterior y requiera dólares para esa operación, el BCRA pondrá más trabas, lo que lleva a que se caigan las operaciones o que los clubes deban optar por los dólares financieros como el llamado “dólar bolsa”. Los clubes no pueden eludir estas medidas que, de una semana a la otra, duplicaron los precios de jugadores internacionales como Borja, si es que el club no puede acceder al mercado de divisas oficial. “Ante esto, muchos clubes le piden a sus pares internacionales que paguen en cuotas, para también especular con el valor del dólar y para no tener todos los pesos juntos en una cuenta”, explica un expresidente, que menciona que hay dirigentes explorando alternativas como que la entidad extranjera pague a un jugador con bonos.

 

En la carta de despedida de la Liga Profesional, en la que volvió a denunciar un “golpe institucional”, Marcelo Tinelli mencionó este aspecto como uno de tantos en los que nunca había podido avanzar durante su fallida gestión. El conductor televisivo citó los pedidos que le había hecho al presidente de la AFA, Claudio Tapia, entre otros “establecer una agenda de temas a abordar con autoridades gubernamentales (Decreto 1212, costos de transferencias de jugadores -15%-, derechos de formación, costos de seguridad, aforos y ART de los jugadores)”.

 

Hace un año, cuando le mandó el listado a Tapia, Tinelli quería eludir la obligatoriedad de vender los dólares al valor oficial ante eventuales transferencias de futbolistas. Como en todos los otros ítem, nunca pudo avanzar. Sus viejos aliados, que ahora ven cómo Tapia –presidente de la Liga y de la AFA– suma poder, no descartan que el expresidente de San Lorenzo envíe estos días algún mensaje autosatisfactorio como escribe cada tanto: “¿Vieron que tenía razón?”.
 

 

Toto Caputo no logra cerrar la negociación por las deudas de Cammesa
Nicolás Posse y Eduardo Rodríguez Chirillo

También te puede interesar