GERMÁN DI BELLA

El pionero del agro power que apuntala el gabinete de Llamosas

Fundó la primera bioetanolera del país y hoy maneja Desarrollo Económico en Río Cuarto. Alfil rural de ida y vuelta e imán del no peronismo. El caso Monsanto.

RÍO CUARTO (Corresponsalía Córdoba) En su segunda gestión al frente de la Municipalidad, el intendente peronista Juan Manuel Llamosas dirige sus esfuerzos en apuntalar su alianza política. En esa tarea, es clave el rol de un extrapartidario: el hombre del agronegocio Germán Di Bella. Mientras trabaja para instalarse en el plano provincial y exhibe los logros de seis años de gestión con la intención de subirse a la fórmula del schiarettismo, el mandatario busca consolidar su fuerza y contrarrestar a sus rivales. Allí el empresario juega un papel clave como secretario de Desarrollo Económico, Comercial e Industrial del municipio.

 

Exgerente de Bioeléctrica y socio fundador de Bio4, empresa pionera en Argentina en la elaboración de etanol, la incorporación de Di Bella al llamosismo a partir de 2020 parece orientada a engrosar la base de alianzas del oficialismo local y mejorar la adhesión de sectores sociales más identificados con Juntos por el Cambio (JxC). Por cierto, busca garantizarle a Llamosas la venia del ruralismo, sector clave para una ciudad con perfil e idiosincrasia agrícola como Río Cuarto.

 

La cúpula de la Sociedad Rural ve con agrado que un dirigente del palo integre el gabinete. “Los empresarios se tienen que incorporar a la política. Necesitamos gente que entienda el tema que maneja”, apunta a Letra P David Tonello, presidente de la entidad, para refrendar el concepto.

 

El campo no es el único sector del ámbito privado que cuenta, pero sí el que más peso tiene en la economía de la ciudad. El otro es el mercantil y Di Bella lo sabe. “La relación con los empresarios es absoluta. Trabajamos permanentemente con el comercio y la industria. Creemos que la base de desarrollo de esta ciudad es la agroindustria”, indicó en diálogo con este medio Di Bella, ingeniero agrónomo platense de 53 años.

 

Comisionado para cultivar vínculos con el sector privado, Di Bella tuvo que salir primero a contrarrestar el tendal que dejó la pandemia y rápidamente puso en marcha políticas que incluyen al centro empresario local, comerciantes, almacenes y al sector de la agroindustria, con el objetivo de acercarlos a la gestión y al proyecto político. También construyó un estrecho vínculo con la Universidad Nacional de Río Cuarto.

 

Desde mediados de 2021 y en particular este año, el funcionario tiene un fuerte protagonismo dentro del gabinete, con una docena de programas en su cartera y una agenda cargada de actividades. Se convirtió en uno de los preferidos del intendente Llamosas, que se muestra junto a él frecuentemente. Además, sabe que se trata de una pieza codiciada. En la previa de las elecciones municipales de 2020, Di Bella estuvo tanto en la mira de Juntos como del llamosismo. Hubo armadores del radicalismo y el PRO que tuvieron un acercamiento con el empresario. Sin embargo, el peronismo terminó fichando al extrapartidario.

 

Para contextualizar el rol de Di Bella, no hay que perder de vista que Río Cuarto es un enclave conservador dentro de la provincia que se jacta de ser la más antikirchnerista del país. Las presidenciales de 2015 le dieron a JxC el 70 por ciento de los votos y las de 2019 –descalabro económico mediante–, le redituaron un sorprendente 53 por ciento que parece mantener en la actualidad. El registro histórico es ilustrativo respecto de las preferencias electorales en la ciudad: desde 1983 y hasta que Llamosas se convirtió en intendente en 2016, el municipio tuvo siete gestiones radicales y una sola peronista.

 

Un nombre en la agroindustria

Mucho antes de llegar a la política, Di Bella se hizo un nombre como empresario agroindustrial. Ingeniero agrónomo dedicado a la producción agropecuaria, en los comienzos del siglo ideó junto a otros productores Bio4, la etanolera de la que es socio fundador y que dio origen a varias empresas más. De hecho, Di Bella fue también gerente de Bioeléctrica, que produce energía a partir de biogás.

 

Creada hace 10 años, pionera en Córdoba y reconocida en el país, Bio4 transforma granos de maíz en bioetanol y alcohol, que son insumos para otras industrias. Fabrica el 1 por ciento de los biocombustibles del país y exporta varios productos al exterior. Con más de 120 empleos directos, su planta tiene una capacidad instalada de 90 millones de litros por año. A su actividad principal, le sumó en los últimos años al menos otras tres unidades de negocios.

 

En más de una oportunidad, su directiva ha planteado cuestionamientos frontales al Gobierno –los más duros, a las administraciones peronistas– por los porcentajes autorizados de corte de las naftas con el etanol que fabrican.

 

Además de su rol empresario, Di Bella participó desde temprano en la faz gremial. Es el creador de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA), una ONG que funge de grupo de presión y que presidió hasta 2017. Plantea críticas de fondo hacia la Casa Rosada y produce contenidos en contra de la intervención estatal en el agronegocio, con el objetivo de lograr ventajas sectoriales.

 

Presente verde, pasado…

Devenido “hombre verde” del llamosismo, Di Bella coordina el gabinete sustentable del municipio y promueve iniciativas de la economía circular, pero su trayectoria no siempre lo ubicó dentro de ese marco conceptual. En sus orígenes, Bio4 estuvo vinculada a la fallida radicación de Monsanto en Río Cuarto, justo cuando Córdoba entraba en ebullición contra el desembarco de la multinacional del agronegocio en la provincia.

 

Poco después, la misma etanolera fue blanco de serios cuestionamientos por la contaminación del aire y por incumplir la normativa ambiental municipal. Sin embargo, logró acallar las críticas: readecuó sus instalaciones, repartió una gran torta publicitaria entre los medios locales y puso en marcha un plan de marketing social. Luego, la firma se benefició con los vientos de cambio en la política local y cultivó un acercamiento con la actual administración municipal, al punto que hoy tiene a uno de sus fundadores en la primera línea de la gestión.

 

Martín Llaryora firmó el Pacto de Mayo de Javier Milei. En adelante, subirá la presión por los fondos que la Nación le debe a Córdoba.
Autoridades de las bancadas peronistas de todo el país debatieron en la Legislatura de Córdoba. 

También te puede interesar