29|7|2022

Reencuentro Macri-Carrió en un fin de semana sin reunionismo opositor

04 de julio de 2022

04 de julio de 2022

El expresidente y Lilita cenaron para aflojar tensiones. La cúpula opositora evitó mostrarse en una foto. La estrategia de dejar "que el rival se equivoque".

La novela del fin de semana generada con la renuncia del exministro de Economía, Martín Guzmán, y su reemplazo por Silvina Batakis, fue seguida por capítulos en los chats entre los principales dirigentes de Juntos por el Cambio (JxC). Las conversaciones, primero por escrito, se transformaron luego en llamados, a medida que escalaba la tensión. En ninguna de esas interacciones participaron más de dos personas a la vez. No se trató de una casualidad, sino que buscó estar en sintonía con el mensaje que querían dar, evitando la superposición de voces.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El expresidente Mauricio Macri, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, los diputados nacionales Mario Negri, Maximiliano Ferraro  y María Eugenia Vidal; junto al senador nacional Alfredo Cornejo, los gobernadores de Jujuy y Corrientes, Gerardo Morales y Gustavo Valdés, además de la exdiputada nacional Elisa “Lilita” Carrió, entre otros, estuvieron conectados durante todo el sábado y el domingo. Después de avalar un comunicado de ocasión, para exhibir orden interno, la única estrategia que acordaron fue la de esperar la evolución de la crisis. 

 

“No es potestad de la oposición ponerse a disposición. Si quieren nuestra opinión, nos tienen que convocar”, le dijo a Letra P uno de los dirigentes involucrados en esas charlas. La decisión de no organizar un encuentro cara a cara, o en su defecto un Zoom, se debió justamente a la creencia de los líderes de JxC que juntarse validaría algo que no quieren hacer: generar una imagen con un mensaje equivocado. La falta de un encuentro, ni siquiera virtual, también revela la desconfianza que continúa imperando entre ellos, por el temor de que se pueda filtrar una captura de pantalla con los asistentes.

 

“En JxC estamos hablando entre todos, estamos comunicados y muy preocupados. No vamos a hacer reuniones que generen expectativas. Estamos muy unidos, porque todos sabemos que estamos ante un hilo muy delgado”, sostuvo Negri. Esas declaraciones del diputado nacional blanquearon el concepto general de las charlas mano a mano. Otros usaron una metáfora. “Cuando vas a un velorio, no usas color rojo”, agregó otro de los dirigentes, cuyo celular no paró se sonar durante el fin de semana.

 

La coronación final de esa sucesión de contactos fue el que protagonizaron Carrió y Macri. Se trató de una cena el domingo por la noche en la casa del expresidente. El contenido de la sobremesa se mantiene bajo un estricto hermetismo. A cada uno de sus entornos, le remarcaron a Letra P que se trató de una reunión que llevaba tiempo en la agenda, por lo que no estuvo motivada por la crisis del Frente de Todos. Su objetivo clave no era externo sino interno: buscar la pacificación de la relación entre ambos después de las críticas de la líder de la Coalición Cívica.  “A Macri y a Morales ya los voy a amansar”, fue la última referencia pública que había realizado. 

 

Según pudo saber Letra P, una de las cuestiones que sí charlaron por fuera de la situación de unidad dentro de JxC fue la de evitar “ser usados” por el Gobierno. En un escenario en el que evaluaron que aún no queda clara cómo seguirá la lógica de toma de decisiones en el oficialismo, la principal virtud de la oposición es la de ser un espectador atento. “Hay que dejarlos mover a ellos”, resumió uno de los confidentes de Carrió.

 

La pata más peronista de JxC, por su parte, expresó una definición mucho más cruda: “Como decía Juan Domingo Perón, cuando el enemigo se equivoca, lo que no hay que hacer es interrumpirlo”, citaron al fundador del justicialismo desde este sector. En esas charlas también hubo dudas sobre la necesidad de acelerar el armado del famoso plan económico que la coalición viene anunciando desde hacer meses. “No se puede llegar a calcular nada porque no se tiene una certeza de la forma en la que va a estar el país”, resumió uno de los encargados del armado opositor.