13|9|2022

El Gobierno prepara una respuesta "técnica" para la foto del paro ruralista

12 de julio de 2022

12 de julio de 2022

Dice que la protesta es "política", sin argumentos económicos para justificarla. El Excel con datos positivos del sector y promesa de no subir las retenciones. 

No es 2008, hay otros modos en la Casa Rosada, pero el enojo con las entidades rurales, puertas adentro, que protestarán este miércoles es similar. No habrá un reproche público como el término de "los piquetes de la abundancia" que enarboló Cristina Fernández de Kirchner en la guerra por la Resolución 125. Con Alberto Fernández esta vez en el sillón presidencial y una crisis económica que acapara la agenda, su gobierno prepara una respuesta "técnica" al paro convocado para este miércoles, con números que buscan demostrar que el sector "tiene márgenes de rentabilidad". 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

"Mañana (por el miércoles) no vamos a comercializar en el sector agropecuario y nos vamos a manifestar en distintos puntos del interior del país para dar a conocer a la opinión pública la real situación del campo", adelantó el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes. A modo de réplica, a la espera de una foto que esperan que no demuestre un gran poder de convocatoria, en el Ministerio de Agricultura preparan una radiografía de los números del campo. "No habrá confrontación, no es nuestro estilo, siempre dialogamos", prometen cerca de Julián Domínguez

 

En la serie de números "a favor" que alistan en el Excel que preparan, figura, por ejemplo, que la venta de maquinaria agrícola tuvo el primer mejor trimestre de los últimos 13 años, con 337 unidades comercializadas por semana. El dato -una paradoja que lo use el frentetodismo- fue publicado a fines de junio por el Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana (IERAL), de la Fundación Mediterránea. 

 

Impulsada por las otras tres entidades de la Mesa de Enlace (Sociedad Rural Argentina, Federación Agraria y Coninagro), la protesta fue agendada el 29 junio, dos semanas antes. Fue cuando la escasez del gasoil era el principal problema de la Casa Rosada, a pesar de las promesas del jefe de Gabinete, Juan Manzur. "Ahora no hay faltante", reprochan en el Gobierno, donde catalogan el paro como "político". Eso sí: admiten que hay diferencias del precios según las provincias. "Ningún productor vino a quejarse al ministerio porque no pudo cosechar por falta de combustible", apuntan en Agricultura. 

 

El campo llamó a una nueva manifestación, después del tractorazo de abril que fue auspiciado por la oposición, cuando tampoco se visualizaba la traumática renuncia de Martín Guzmán y su reemplazo por Silvina Batakis. En su despliegue de medidas del lunes, la nueva ministra de Economía encendió las alertas agrarias cuando esbozó una idea para homogeneizar las valuaciones de los inmuebles en las provincias. Nicolás Pino, titular de la SRA, apuntó el dedo acusador al recordar que, en su gestión bonaerense, Batakis "implementó un revalúo fiscal desmesurado". Domínguez se apuró a preguntar si la eventual disposición afectaría a los ruralistas. "El campo no paga Bienes Personales, no se verán afectados, pero asustan con esto para condimentar la protesta", se quejan en el ministerio.  

 

"No van a pagar el revalúo, como tampoco iban a pagar la renta inesperada, como hicieron correr. No se les subirán las retenciones", apuntan desde Agricultura. Más allá de que esperan que la movilización no deje una foto que envalentone a la oposición en medio de una frágil tregua interna del Frente de Todos para darle un "respiro" a Batakis en su primavera, en el Gobierno no creen que este miércoles la protesta tengan un impacto real en la calle. "Son productores, no habrá cese de comercialización, no se va a notar en las góndolas", auguran. Igual, estarán pendientes de la televisión.