03|7|2022

Microrreunionismo y susurros: la interna del FdT se respira en Diputados

03 de mayo de 2022

03 de mayo de 2022

La bancada oficialista, sin planes de juntarse en medio de la balacera. Las tribus que se agrupan y la agenda para romper la parálisis legislativa.

La agudización de la interna en el Frente de Todos, a partir de las críticas públicas del kirchnerismo contra el ministro de Economía, Martín Guzmán, no pasan inadvertidas en el Congreso. Mucho menos en la Cámara de Diputados, donde el oficialismo buscará salir del letargo con un shock de hiperactividad. La agenda será ambiciosa y febril pero, según confiaron a Letra P el bloque oficialista, que conducen Germán Martínez y Cecilia Moreau, seguirá sin mantener una reunión con sus 118 integrantes. En su lugar se prevalece el microreunionismo, los encuentros informales entre los integrantes de cada tribu que convive dentro de la coalición oficialista. 

 

El debate sobre la Ley de Alquileres, que continuará este miércoles pero sigue empantanado, fue uno de los temas que disparó el pedido de una reunión de todo el bloque. La expectativa de una cumbre con todos los sectores de la coalición oficialista no es nuevo. La primera y única vez que se encontraron sus integrantes a pleno en lo que va del año, fue antes del tratamiento del pacto con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En aquella reunión participó Guzmán, que contestó preguntas y atajó sospechas. Fue la previa de la votación dividida en la Cámara baja a las 3 de la madrugada y, desde entonces, no se concretó otro encuentro con todos los miembros del bloque.

 

En la bancada oficialista, conducida por el rosarino Martínez, no tienen previsto un nuevo encuentro de bloque. La agenda arrancó este martes cargada por una serie de reuniones de comisión que buscarán darle nuevos dictámenes de mayoría a proyectos que habían quedado varados desde el año pasado, como la nueva ley de VIH, que establece el régimen legal para la explotación industrial y medicinal del cáñamo y otros beneficios que forman parte de la agenda positiva que el oficialismo no logra consumar desde el año pasado. 

 

Son tantas las diferencias en el oficialismo sobre los cambios que se podrían realizar a la Ley de Alquileres, que algunos integrantes de la bancada creen que no hay un plenario de todo el bloque por esa razón. Otros aseguran que, por fuera de las cuestiones legislativas, "no hay margen para reunir a todo el bloque en medio de la ofensiva del kirchnerismo" contra Guzmán y sus pares de Producción, Matias Kulfas y de Trabajo, Claudio Moroni. Un joven legislador del interior interpreta que una reunión de todas las tribus del FdT "tiene que ser para mejor, y no para peor, porque si nos vamos a juntar para continuar con la discusión pública, no tiene sentido". 

 

La contención informal

En lugar de un encuentro entre todos los socios del FdT, proliferan las reuniones de grupos afines. Algunos mantienen el contacto por sus vínculos políticos, como es el caso de quienes comparten origen sindical, o los que integran la organización La Cámpora, que funcionan en base a sus propios espacios orgánicos. Lo mismo sucede con los representantes de distintas provincias, como el grupo santiagueño, que funciona como un subbloque del Frente Cívico que conduce el gobernador Gerardo Zamora. Entre los integrantes del Frente Renovador, que lidera el titular del cuerpo, Sergio Massa, tampoco tienen agendada una reunión del bloque en el horizonte. Mantienen reuniones regulares y no exhiben mucho interés por convocar a un plenario. 

 

Ante la ausencia del plenario común, crecen otros conciliábulos que se organizan mediante grupos de Whatsapp. Es el caso de "La Dieguito Armando", que reúne a legisladores de distintos pelajes del panperonismo, como el  bonaerense Carlos Selva, que integra el Frente Renovador; el entrerriano Marcelo Casaretto, que reporta a la Casa Rosada; el rosarino Lisandro Bormioli, del Movimiento Evita; el puntano Carlos Ponce, que integra la mesa sindical del bloque; el porteño Eduardo Valdés, de las filas del albertismo y el pampeano Ariel Rauschenberger, al peronismo provincial.

 

En los encuentros que han mantenido desde el año pasado "para discutir política" han pasado invitadas, como la entrerriana Carolina Gaillard, la porteña Mara Brawer o la santacruceña Paola Vesvessian, que responde a la gobernadora patagónica Alicia Kirchner. También lo integra el tucumano Mario Leito, que para este miércoles prepara una reunión de todos esos comensales con el jefe de Gabinete y gobernador en uso de licencia, Juan Manzur

 

Este grupo de contención informal es uno de los que proliferan dentro del conglomerado que hasta fines de enero condujo el diputado Máximo Kirchner. Desde entonces las riendas están en manos de Martínez, que se encargó de hablar con cada uno de los integrantes de la bancada. Ese método radial le permitió organizar la intervención durante el debate por el pacto con el FMI y afrontar la votación divida que surcó al espacio, a partir de la negativa de un grupo que se referencia en La Cámpora y con otros movimientos sociales.