03|12|2022

Soledad Acuña, la opción halcón de Rodríguez Larreta para su sucesión

18 de mayo de 2022

18 de mayo de 2022

La ministra de Educación aparece en la grilla de postulantes y complementa la oferta moderada de Quirós, otro anotado. Foco en la disputa por la presencialidad.

Para allanar el camino a su sucesión, Horacio Rodríguez Larreta apeló a herramientas acordes con su forma de construcción. Una de ellas, la principal: que varias personas se disputen su amor. Necesitado de opciones A, B y C, frente a la amenaza que puede llegar a representar Martín Lousteau y la tropa radical, más la interna PRO a nivel nacional, el jefe de Gobierno busca que su entorno produzca al menos dos tipos de aspirantes: una paloma y un halcón. Un menú para todos los gustos del electorado porteño.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

A más de un año de los comicios, tres figuras del elenco ministerial larretista que asoman su cabeza. Uno es el ministro de Gobierno, Jorge Macri, quien cuenta con el aval de la mayoría de las tribus del macrismo. No es el único. A lo que ya contó Letra P sobre el titular de Salud, Fernán Quirós, que cumple el rol de moderado para el paladar de Juntos por el Cambio, se empieza a sumar con más fuerza su par de Educación, Soledad Acuña, para conformar a quienes buscan un halcón.

 

Con esa empresa en el horizonte, Acuña empezó a levantar su perfil. La presentación de su libro El día que ir a la escuela fue noticia, el lunes por la noche en la Feria del Libro, va en ese sentido. “De los voceros que se están lanzando, no solamente es la única mujer que es ministra, sino que es la más halcón de todos”, analizó uno de los integrantes del gabinete porteño antes de recordar una reunión con los gremios docentes en la que literalmente volaron sillas.

 

El foco del libro, centrado en la disputa con la Casa Rosada y la provincia de Buenos Aires por la presencialidad en las clases en medio de la pandemia, no fue tampoco fruto del azar. Esa bandera tiene una particularidad: es una de las pocas en las que Larreta permitió compartir una victoria política con una integrante de su gabinete. Además, se trató de uno de los cimientos de la campaña legislativa del año pasado.

 

“La moderación sirve para gobernar, pero no para ganar elecciones”, agregó la misma fuente al explicar el motivo detrás de la intención de levantarle el perfil a Acuña con una presentación a la que solamente faltó Larreta, por motivos personales.

 

El doble juego detrás de su posible candidatura responde a la necesidad de crear un contrapeso contra el sector más duro del PRO, identificado, entre otros con la titular del partido, Patricia Bullrich, y al liberal que responde al diputado nacional Javier Milei, pero también para generar un abanico de opciones dentro de JxC. El futuro de la exgobernadora María Eugenia Vidal fluctúa entre Ciudad y sus aspiraciones nacionales

 

“No se le puede dejar tan fácil la discusión a Jorge Macri y a Lousteau”, explica uno de los coordinadores del larretismo en territorio porteño. Como antecedente, recuerda la elección del año pasado de la candidatura de la actual diputada: el aprendizaje de esa disputa para Larreta se reflejó en tener una opción más confrontativa a disposición. “No quiere decir que la termine utilizando, pero ahí está”, explicó la misma fuente.

 

Otra señal en ese sentido, sobre todo en busca de neutralizar a Milei de ser necesario, está en el prólogo del libro de la ministra. Lo escribió la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Diaz Ayuso, con quien Larreta se mostró en su última gira por el viejo continente. ¿Otra muestra más? El día después de la presentación literaria, le llevó personalmente una copia al expresidente Mauricio Macri a sus oficinas en Olivos, todo, en busca del voto halcón ante una eventual candidatura. 

 

Por fuera de la aparición de Acuña, las usinas del larretismo buscan construir o terminar de consolidar entre siete y ocho voces de gestión para los próximos 18 meses. La idea es liberar al alcalde porteño de ser la cara visible de cada una de las acciones que tomen. De esta forma, Acuña se suma al pelotón del jefe de Gabinete, Felipe Miguel; los mencionados Macri y Quirós; el ministro de Justicia y Seguridad, Marcelo D’Alessandro; la senadora nacional Guadalupe Tagliaferri y el vicepresidente primero de la Legislatura, Emmanuel Ferrario. Por fuera de este grupo, también estará, cuando Larreta lo necesite, el diputado nacional Diego Santilli, inmerso lleno en la campaña bonaerense.