22|6|2022

La Justicia Federal pisa Rosario y la esperan con reclamo de recursos

12 de mayo de 2022

12 de mayo de 2022

El encuentro encabezado por la Corte cae justo en medio de la crisis de seguridad por el narcotráfico. La mirada del fiscal federal Federico Reynares Solari.

ROSARIO (Corresponsalía Santa Fe) La llegada en tropa a esta ciudad de jueces y juezas federales, encabezados por la cúpula de la Corte Suprema, para dar un mensaje en la lucha contra el narcotráfico y presionar por más recursos generó buena impresión en quienes tienen los pies en el barro judicial local. Es el caso del fiscal federal de juicio de la fiscalía N°3 de Rosario, Federico Reynares Solari, quien celebra el respaldo del encuentro para que se nacionalice la problemática y advierte que es momento de cambiar de paradigma.

 

En una entrevista con Letra P, sostiene que debe haber mayor proactividad de jueces, juezas y fiscales, y no sólo dinero invertido. El fiscal rosarino, que toma la acusación en causas federales en la etapa de juicio, espera que se ponga en marcha una política criminal de la mano de la implementación del sistema acusatorio y advierte que sólo se está viendo un pedazo del narcotráfico. 

 

-¿Cómo califica la decisión de realizar el encuentro de jueces y juezas federales en Rosario y enfocarlo en la lucha contra el narcotráfico? 

 

-Es importante porque es un problema que está desde hace mucho tiempo y lo pone en agenda nacional. 

 

-¿Es necesario que la política también vaya en ese camino?

 

-Los actores políticos relevantes de Santa Fe, al menos en lo declamativo, reconocieron el problema. También el presidente Alberto Fernández señaló en el Congreso las falencias de la estructura federal.

 

-¿Alcanza con los recursos prometidos?

 

-Primero hay que ver cómo se aplican, porque tenemos un sistema procesal vetusto para enfrentar una criminalidad compleja. 

 

-¿De qué forma deberían aplicarse?

 

-Orientados a un sistema más flexible que se preocupe por cómo y qué investigar, y direccionados al Ministerio Público Fiscal.

 

-¿Cuál es un ejemplo para mejorar los recursos?

 

-Incorporar contadores. ¿No tenemos uno solo y queremos investigar narcolavado? No alcanza con abogados.

 

-¿La justicia santafesina a través del Ministerio Público de la Acusación (MPA) va en ese sentido?

 

-Sí porque entendió que el nuevo desafío es tener expertos en cada tema investigativo.

 

-¿Y qué lugar ocupa la política criminal?

 

-No la tenemos. El MPA sí porque tiene un fiscal regional que define líneas claras, políticas criminales, y le da prioridad a unos delitos sobre otros.

 

Reynares Solari en el juicio por narcotráfico contra Ariel “Guille” Cantero, líder de Los Monos

-¿Con el nuevo Código procesal penal federal eso cambiaría?

 

-Se espera eso. 

 

-¿Qué falencias arrastra esa carencia?

 

-No hay insumos de información para realizar una política criminal. El MPA tiene elementos institucionales que dejan a la provincia en mejores condiciones investigativas.

 

-¿Con los recursos alcanza para combatir el narcotráfico?

 

-No. Hay que dar un poco más.

 

-¿A qué se refiere?

 

-Los operadores del sistema no podemos sólo resolver la carpeta que nos ponen en la mesa, sino salir a buscar los hechos.

 

-¿Más proactividad?

 

-Sí. Hay que cambiar el paradigma y no conformarse con resolver el expediente.

 

-¿Qué demandan las nuevas realidades?

 

-Cortar el circuito económico del delito. Debemos pasar del narcomenudeo a los eslabones superiores, y luego sobre el lavado o circulación de dinero ilícito, por ejemplo, en la compra de voluntades.

 

-¿Se va complejizando el delito de narcocriminalidad?

 

-Sin dudas. Se ve en lo permeable de las instituciones del Estado y su incapacidad de reacción.

 

 -¿Cuál es un ejemplo de falta de reacción? 

 

-Cuando los metés preso y siguen operando desde la cárcel.

 

-¿Cuánto influye que la violencia sea cada vez más cruda?

 

-Más que en la investigación, influye en la cotidianidad de las personas de ese ambiente, por ejemplo, vecinos que nada tienen que ver.

 

«Debemos pasar del narcomenudeo a los eslabones superiores, y luego sobre el lavado o circulación de dinero ilícito»

-¿Se puede clasificar esa violencia?

 

-Generalmente se da en eslabones de menor cuantía. Detuvimos a Delfín Zacarías cocinando 300 kilos de cocaína en un campo del Gran Rosario y no caracterizado como violento. Hay que perseguir a todos.

 

-Se está generando una demanda de un accionar más firme por parte del Estado. 

 

-Se reclama efectividad.

 

-¿Cómo es eso? 

 

-Hay una demanda social muy fuerte para que se resuelvan los delitos asociados al narcotráfico y que vienen en el combo. (NdE. balaceras, extorsiones, disputa de territorios). 

 

-¿Cuál es el avance real del narcotráfico en Rosario?

 

- El problema es muy grande, pero vemos sólo una parte: las disputas violentas y el manejo de droga que se queda en Rosario y alrededores. 

 

-¿Qué es lo que no se ve?

 

-Lo que pasa por acá rumbo a otros lugares. Tampoco se ven los beneficios económicos de las actividades.

 

-En ese sentido, ¿qué lugar ocupa el contrabando?

 

-No llegan muchas causas.