La Deuda

Un gesto para Kristalina: reemplazan planes por proyectos productivos

El Gobierno le puso tope a las altas de ayudas sociales, pero ofrece obras para las cooperativas de trabajo. El debate de fondo son las condiciones del Fondo.

El Gobierno le puso tope a los planes sociales. Se plantó en los 1,2 millones que existen en la actualidad, y anunció que sólo brindará herramientas para proyectos productivos que engrosen el crecimiento económico a través del modelo productivo. La sentencia partió del ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y le costó un acampe de tres días de las organizaciones sociales que integran el frente Unidad Piquetera en plena avenida 9 de Julio y una promesa de continuidad indefinida de reclamos frente al edificio histórico, que tiene la cara de Eva Perón en dos de sus cuatro frentes. El objetivo es doble: enviarle un guiño al Fondo Monetario Internacional (FMI), dentro del recorte del déficit fiscal; y demostrar, a la vez, que el pago de la la deuda externa surgirá de la generación de riquezas y no de más endeudamiento.

 

La crisis social, enmarcada en el 37,3% de pobreza registrado en el último semestre del 2021, pero que pegaría otro salto en la primera parte de este año por efecto de la inflación, puso en situación incómoda a la estrategia oficialista de desandar las políticas de asistencialismo estructural y ascendente. Esta situación fue captada por las organizaciones piqueteras opositoras, quienes utilizaron la votación en el Congreso para respaldar el programa de facilidades extendidas con el FMI como punto de partida a reclamos sociales para tachar el acuerdo por considerar que conlleva un ajuste en las cuentas públicas que afectará a la población de menores recursos.

 

En los hechos, el organismo multilateral de crédito, en su programa para la Argentina, descartó recortes en la asistencia social, pero a cambio pidió recortes en el déficit que pongan límites a ayudas directas a sectores con ingresos. Por eso, el bono a beneficiarios de jubilaciones y pensiones anunciado por el Gobierno se transformó en un punto de tensión con las metas programadas. Ahí quedaron plasmadas las diferencias del repago de la deuda: con ajuste fiscal o con crecimiento económico.

 

El ministro Juan Zabaleta mantiene una relación "muy buena" con su par de Economía, Martín Guzmán, según confiaron a Letra P desde el entorno del exintendente de Hurlingham. "Suele tener reuniones muy productivas, en donde Guzmán responde a las necesidades del ministerio", confesó la misma fuente. Desde el Palacio de Hacienda confirmaron la sintonía en la relación. Es por eso que la estrategia "Plan cero", en relación a la negativa a crear nuevos planes de asistencia social, fue consensuada y responde a una estrategia de canjear la ayuda por trabajo genuino.

 

Si bien la idea es ayudar a la creación de trabajo formal, el aumento de la asistencia alimentaria fue uno de los puntos de acuerdo en la reunión que mantuvo Zabaleta con el frente de Unidad Piquetera. También les prometió "fortalecer con máquinas, herramientas e insumos a unidades productivas que tienen estos grupos sociales", según señalaron desde el área de prensa del ministerio de Desarrollo. Las negativas fueron dos: no se reestablecerán al Plan Potenciar Trabajo a quienes arrojaron piedras contra el Congreso el día de la votación del acuerdo con el FMI; ni se darán nuevas altas del programa Potenciar Trabajo.

 

El plan Potenciar Trabajo buscó articular la asistencia social con el mundo productivo para hacer un traspaso ordenado desde la ayuda directa del Estado hacia la formalización laboral en el sector privado. Tuvo éxitos y fracasos. Mientras que las organizaciones sociales con compromiso con los objetivos del programa mostraron resultados de la contraprestación, una gran cantidad de beneficiarios evitaron dar cuenta de su trabajo, según pudo saber Letra P de fuentes oficiales. "Pero en el medio de la pandemia, con pobreza por encima del 37%, nadie va a darle de baja a planes porque no trabajan", admitió otro colaborador de la cartera social.

 

Zabaleta quiso tentar a los piqueteros con la propuesta de sumar a las cooperativas de construcción que tienen bajo su órbita al plan de urbanización de barrios populares. Esa unidad de negocios le podría permitir a las organizaciones sociales manejar fondos de hasta 100.000 millones de pesos por obra, sólo en concepto de salarios para los trabajadores. "Pero decidieron mantener la protesta votada a principio de mes", se lamentó el ministro de Desarrollo Social. En su entorno recordaron que el plan de Unidad Piquetera fue: acampe martes 15 de marzo; movilización y acampe 30 y 31 de marzo; para cerrar con una movilización el 13 de abril. "Es claro que se trata de una medida ideológica anti-FMI", se quejaron.

 

En el Gobierno lo que buscan en demostrar que más asistencia social sólo empeora la crisis económica, y que es posible una salida por medio de la generación de puestos de trabajo. Por eso destacaron hitos en el plan productivo. "Se busca la transferencia de ingresos a la capacitación laboral y el mundo del trabajo. Eso implica enhebrar todos los programas sociales con el eje ordenador del horizonte laboral", afirmaron desde Desarrollo Social.

 

Hay fechas que remarcan cerca de Zabaleta. Desde el 12 de agosto, cuando se presentó el plan de promoción del empleo registrado para trabajadores rurales, se multiplicaron los acuerdos con el mundo privado. "El 5 de octubre, los ministros Zabaleta y Claudio Moroni (Trabajo) firmaron con el gremio de la construcción Uocra y las cámaras del sector el acta acuerdo para la implementación del Programa Construir Trabajo e Igualdad", recordó una fuente.

 

"En octubre del año pasado, se oficializó el decreto para convertir los planes sociales en empleo genuino y registrado en el sector privado; se firmó el convenio con la Uocra para realizar capacitación en oficios;  y Desarrollo Productivo permitió las capacitaciones en programación de Argentina Programa. En febrero, Zabaleta; y sus pares de de Turismo y Deportes, Matías Lammens; y de Trabajo, Moroni anunciaron la incorporación de 4000 beneficiarias y beneficiarios de planes sociales al empleo registrado dentro del sector gastronómico durante 2022. Y se firmó un convenio con el Sindicato Argentino de Televisión, Servicios Audiovisuales, Interactivos y de Datos para formar e incluir en las empresas televisivas a trabajadores y trabajadoras que se encuentran dentro del programas Potenciar Trabajo", señalaron.

 

Y agregaron que empresas, como TextilCom, capacitan en tandas de a 20 para ir incorporando a la línea de trabajo; mientras que la automotriz Toyota también es una de las plazas que está capacitando e incorporando titulares de Potenciar tanto para la línea de producción, como para el salón de ventas y el manejo de repuestos. 

 

Fuentes ligadas al ministro Guzmán confirmaron a este medio que el acuerdo con el FMI es un paraguas para desarrollar una estrategia que busca achicar gastos endémicos del Estado. "Más que por el Fondo, es un tema que hay resolver: dar trabajo formativo y asalariado. va más allá del Fondo", aclararon. "Es una necesidad de la sociedad y la economía argentinas", destacaron desde el entorno del funcionario que llevó las negociaciones por la deuda de 45.000 millones de dólares que tomó la administración del expresidente Mauricio Macri.

 

Y si bien mantienen la sintonía fina, dejaron entrever el malestar que generó la posición del organismo multilateral de crédito que conduce Kristalina Georgieva al opinar sobre la inflación y la pobreza en el país, en el medio de las exigentes metas que estableció el acuerdo de facilidades extendidas. "Salió (Gerry) Rice a hablar de pobreza. Podrían ayudar esquivando las consultas sobre la crisis local", se quejó una fuente consultada.

 

El vocero del FMI, Rice, en su ronda habitual ante la prensa, apuntó: “Los riesgos del programa son excepcionalmente altos porque la situación económica y social de la Argentina es frágil y nuevos shocks se han materializado”. Mientras el Gobierno busca alinear planetas internos, se enfrenta con reclamos locales y análisis del exterior. "Con todo no se puede", admitió un funcionario.

 

la actividad economica cayo 8,4% en marzo, el mayor derrumbe desde la pandemia
Giorni - Milei - Dionisio

También te puede interesar