23|11|2022

“No soy radical, tuve una militancia en el PJ antes de entrar al Poder Judicial”

21 de marzo de 2022

21 de marzo de 2022

 El fiscal regional de Santa Fe responde a las acusaciones de animosidad partidaria. La investigación contra Sain, aún sin fecha de imputaciones.

“¡Yo no soy radical. Todos los que me conocen saben que, antes de ingresar al Poder Judicial, si tuve una militancia política fue dentro del peronismo!”, exclama –ya con cierto fastidio- el fiscal regional de Santa Fe, Carlos Arietti, a Letra P, al ser consultado sobre las acusaciones de composición partidaria radical que pesan sobre la sede que dirige.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Esa circunscripción, junto con la de Rosario, lleva adelante causas que impactaron de lleno en el entramado de poder de la provincia y, en términos personales, Arietti tuvo cruces muy potentes con el exministro de Seguridad de Santa Fe Marcelo Sain, que recrudecieron en noviembre, cuando la fiscalía de Delitos Complejos allanó las oficinas donde había trabajado el bonaerense y su equipo, en el marco de una investigación por inteligencia ilegal. Desde entonces, y con cuatro meses sin imputaciones y con quejas por parte de los defensores del exministro por ocultamiento de pruebas, el fiscal se esfuerza por sostener su perfil técnico y esquiva las municiones.    

 

Arietti llegó ser relator del juez de la Corte Suprema Rafael Gutiérrez, un puesto de mucho poder pero también mucho más anónimo, hasta que decidió dar el salto y pasó al otro lado del mostrador, a las arenas movedizas de la conducción del Ministerio Público de la Acusación (MPA) cuando recién se organizaba. Su primer destino fue en la regional de Rafaela, ciudad natal del gobernador Omar Perotti y donde forjó diálogo con el mandatario provincial, una relación que hoy prácticamente no los encuentra y desde la Casa Gris repiten: "el MPA se politizó de más".

 

Lo cierto es que antes de que estallara el caso Sain, Arietti era uno de los favoritos en la carrera por la fiscalía general, pero ahora muchos advierten que será difícil que su pliego sea uno de los que envíe el Ejecutivo a la Legislatura. A su favor, sostienen desde su entorno, están los números: el Informe de Gestión 2021 marca una tasa de individualización de homicidios del 56% en la ciudad de Santa Fe, unos 14 puntos arriba que en el resto de la provincia.

 

-El año pasado se iniciaron causas con mucho impacto político. ¿Cómo repercutió en las investigaciones?

 

-A partir del avance de algunas investigaciones que intentan superar la selectividad del sistema penal, porque apuntan a investigados que tienen otra capacidad económica o poder, lo lógico es que los investigados reaccionen y resistan a la persecución penal. Y eso se traduce a veces en ataques a los fiscales o a la propia institución. Nosotros tratamos de mantenernos dentro del ámbito jurídico, de manejarnos con evidencias que es donde nos hacemos fuertes. Las especulaciones políticas son inevitables pero pertenecen a ese ámbito.

 

-Con la causa de inteligencia ilegal, en donde uno de los investigados es el exministro Sain, se cuestionó su animosidad en términos políticos.

 

-No soy radical. Es más, todos los que me conocen saben que antes de ingresar al Poder Judicial, si tuve una militancia política fue dentro del peronismo. Por supuesto una vez que uno ingresa al Poder Judicial eso se deja de lado. A nosotros nos interesa que se analicen los hechos, las pruebas, y el conflicto penal se va a dirimir en tribunales. Nosotros no podemos hacer política. No podemos inmiscuirnos en eso, por más que tenga su repercusión no nos puede definir el sentido de una investigación. 

 

-¿Qué balance hacen del trabajo de la fiscalía el año pasado?

 

-Tuvimos más de 7 mil audiencias, casi 20 por día. Tuvimos la cifra más alta de juicios orales y condenas en juicios abreviados y suspensiones de juicio a prueba desde el comienzo del nuevo sistema procesal penal. En toda la provincia se superaron las 8 mil personas detenidas, casi un 9% más que el año anterior. El balance del trabajo que hicimos es positivo.

 

-En su informe plantea como dificultad que se llegó al límite de la capacidad de rendimiento del sistema del MPA. ¿Qué alcance tiene esa evaluación?

 

-Que con estos recursos del MPA, con esta situación interinstitucional y con esta conflictividad penal, desde el punto de vista cuantitativo yo dudo que podamos seguir aumentando el rendimiento. Llegamos a una capacidad límite con esta cantidad de fiscales, que tienen un límite en cuanto a la cantidad de audiencias a la que pueden asistir o casos en los que pueden trabajar.

 

«Llegamos a una capacidad límite con esta cantidad de fiscales, que tienen un límite en cuanto a la cantidad de audiencias a la que pueden asistir o casos en los que pueden trabajar.»

-Estuvo el secretario de Justicia Gabriel Somaglia en la presentación del informe. ¿Hubo diálogo para sumar recursos?

 

-El Senado tiene proyectos para sumar 30 empleados administrativos más para el MPA en toda la provincia, es un aporte. Justicia también está con concursos en marcha para la cobertura de vacantes de fiscales, con lo cual creo que la provincia hace un esfuerzo por tratar de dotarnos de más recursos.