#27M | PJ BONAERENSE

La Cámpora, el PJ y un río de plata, la interna peronista en Tres de Febrero

Tres listas se disputan la conducción del partido en tierra comandada por el PRO. La pelea entre la renovación y el peronismo tradicional con la mira en 2023.

Tres de Febrero es uno de los trece distritos donde el peronismo tendrá internas el próximo 27 de marzo para dirimir la conducción del PJ a nivel local. Quizás sea, como dicen referentes de la zona, “la más picante de todas”. El poder local del partido que en la provincia conduce Máximo Kirchner es disputado por tres listas. Una liderada por el referente de La Cámpora Juan Debandi, otra comandada por el exministro de Salud bonaerense Alejandro Collia y la tercera, del exdiputado Horacio Alonso. La campaña está marcada por un proyecto de renovación, la resistencia del peronismo tradicional, denuncias caídas en saco roto y desembolsos de dinero extraordinarios.

 

Debandi, concejal, vicepresidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado y referente de La Cámpora, cuenta con el apoyo mayoritario y en los últimos años se ha consolidado como el referente de mayor peso del Frente de Todos (FdT) en el distrito gobernado por el dirigente del PRO Diego Valenzuela. En 2019 ganó las PASO en una competencia interna que tuvo cinco listas y que, sumados los votos, derrotaron a la nómina de Juntos por el Cambio, aunque en la general se impuso el oficialismo tresfebrerense por casi tres puntos.

 

Para esta elección partidaria, Debandi logró aglutinar a gran parte del peronismo y cortó definitivamente lazos con el histórico barón del conurbano Hugo Curto, exintendente y actual presidente del PJ, quien apoya al exfuncionario de Daniel Scioli e integrante de la cartera de Salud conducida por Carla Vizzoti, Collia.

 

La tercera lista es encabezada por el exdiputado y actual titular del Osdepym (la obra social de empresarios, profesionales y monotributistas), que tiene el respaldo de la denominada Mesa Peronista que aglutina a un grupo de referentes y militantes locales. Alonso no tiene banca de peso. Si bien él se apalanca en la figura del diputado Eduardo Valdes, éste no tiene, según explica una fuente cercana al legislador, “ningún interés en meterse en la discusión política de Tres de Febrero”.

 

La campaña tiene todos los condimentos: recorridas, plenarios, actos, mesas de difusión, denuncias cruzadas y recursos. El sector que lidera Debandi pugna por una renovación del peronismo, un partido amplio y abierto, según manifiestan, en línea con el planteo de Kirchner, y se muestra optimista en la antesala de la contienda argumentando “capacidad militante”. La militancia destaca, además, el apoyo de una gran cantidad de sectores entre los que está el Movimiento Evita, los gremios CTA, CGT y Camioneros, y referentes de entidades y clubes; y el trabajo que se está haciendo casa por casa en busca de los afiliados. “Todo indicaría que tenemos que ganar, pero la elección es el 27”, afirma a Letra P un referente que acompaña al candidato camporista.

 

Collia se presenta como una “síntesis” entre los dirigentes jóvenes y los históricos. El exministro tiene el apoyo de Curto, quien días atrás cruzó fuerte a Kirchner y a su agrupación. Dijo que es una “célula maligna que no dejar crecer al peronismo” y que genera “problemas por todos lados”.

 

Alonso, por su parte, tiene una estrategia que combina denuncias y caja. El exdiputado acusó a Debandi de incluir 600 fichas de afiliación truchas, lo denunció ante los medios y la junta electoral partidaria; sin embargo, ésta desestimó la acusación y dio por cerrado el tema. La otra arma que utiliza el dirigente es, según afirman sus adversarios y dirigentes políticos del distrito, el “despilfarro de plata”. “Es el que tiene más caja; es una cosa tremenda”, afirma un dirigente que forma parte de otra lista y aventura que eso “termina mal”.

 

“Alonso es un histórico del distrito, que se peleó con Curto hace más de veinte años. No tiene apoyo de arriba y es un loco suelto en la política, pero con caja, por lo que hay que estar atentos”, dice a este medio un dirigente peronista de años, al tiempo que se esperanza: “Se abre una etapa nueva. Hay que sacarse de encima a estos personajes, construir algo serio, sólido y recuperar el distrito para el peronismo en 2023”.

 

Maximo Kirchner y Axel Kicillof.
¿Un intento de unidad? Sergio Piguillem, Ramón Mestre, Marcos Ferrer, Rodrigo de Loredo y Alejandra Ferrero, en la primera fila del Giardino.

También te puede interesar