03|2|2023

El caballo de troya de Disney para coronar su reinado en el fútbol

24 de febrero de 2022

24 de febrero de 2022

El holding de Mickey pone en cancha a MediaPRO, firma de origen catalán y fondos chinos, para sacar a flote la fusión con Fox. Kulfas vs. Feletti, otro partido.

Al complejo e imprevisible negocio del deporte televisado en Argentina está por sumarse una empresa que este mes se consagró en los Premios Goya de cine. La entrada de MediaPRO a la pantalla nacional no le traerá el prestigio de esas nominaciones, pero la pondrá a prueba en otra área mucho menos glamorosa: la del lobby y la rosca permanente con el funcionariado y la dirigencia.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Presentada por Disney para que se quede con la parte del paquete de canales que incluyó la fusión a nivel global entre Espn y Fox y que la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) objetó por conformar una “posición dominante”, la empresa de origen español y capitales chinos está a la firma de lograr su aterrizaje en el país.

 

La llegada de MediaPRO pone en relieve dos cuestiones: las internas -otra vez- que existen en el Gobierno en algunas concepciones en torno del mercado y el mundo de los negocios; y el macerado plan B que Disney tenía a mano por si el fallo no era el esperado durante todos estos años.

 

Luego del dictamen que la CNDC cerró el 23 de diciembre y dio a conocer el 27 de ese mes, y de las turbulencias intrínsecas que generó esa publicación, Disney está cerca de cumplir su objetivo: desprenderse de los "contenidos fundamentales" que enumeraba el fallo, pero sosteniendo sus principales negocios en la arena deportiva nacional, sin ceder la transmisión semanal “de manera abierta y gratuita” de Boca o River, una de las disposiciones transitorias que había estipulado el órgano estatal.

 

En los últimos días del año, en el hólding del Ratón Mickey definían esa disposición como “un golpe directo al corazón del negocio”. El golpe, finalmente, no sucederá.

 

Lo que sí sucedió es que la Comisión de Defensa de la Competencia objetó algunos pasajes del contrato de venta a MediaPro, que pasará a tener las tres señales básicas de Fox que contendrán parcial o totalmente los 11 “contenidos fundamentales”: la Copa Libertadores, la Champions League y la Fórmula 1 –los más taquilleros de la lista–, la NFL (fútbol americano), la MLB (béisbol), la UFC (artes marciales mixtas), la WWE (lucha libre), el Premier Boxing Champions, la Liga ACB de básquet, el World Rugby Seven y el ATP 250 de Córdoba (tenis).

 

El canal Fox Premium que transmite los partidos de la Copa de la Liga Profesional pasará a llamarse ESPN Premium y queda por fuera de este convenio.

 

Como sucede en otros ámbitos, en este tema también en el Gobierno se cruzan dos líneas internas: la más proclive a cerrar el capítulo de desinversión es la del ministro de la Producción, Matías Kulfas, mientras que la más dura viene del círculo del secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti.

 

Viejos conocidos

En 2017, cuando el gobierno de Mauricio Macri le puso fin al Fútbol para Todos, MediaPro fue una de las multinacionales que pugnó por quedarse con los derechos televisivos del fútbol argentino, que finalmente quedaron en manos de Fox (luego comprada por Disney/ESPN) y de Turner (TNT Sports).

 

La empresa española tenía los derechos del fútbol ibérico y calzaba a la perfección con lo que pretendía hacer la Superliga, que siempre miró a esa liga como un espejo y a su CEO, Javier Tebas, como una referencia a seguir.

 

En enero de 2020, cuando la Superliga todavía existía, Disney y MediaPRO reclamaron en conjunto por los términos y condiciones de la licitación para quedarse con los derechos de TV del fútbol argentino en el exterior, un negocio históricamente diseñado a medida para Torneos.

 

En aquella ocasión, Disney y MediaPRO le enviaron a Mariano Elizondo, por entonces titular de la Superliga, dos cartas casi idénticas en las que se quejaban por un resarcimiento a una empresa “iniciante” y por los cortísimos plazos que se dieron para estudiar el pliego y presentar la oferta. La licitación se postergó y se adjudicó cuando ya existía la Liga Profesional: MediaPRO, que tiene los derechos del fútbol brasileño para Europa y Asia, se quedó sin ese negocio. Disney tampoco pudo.

 

Ya en ese tiempo, el Orient Hontai Capital se había incorporado a MediaPRO con la compra del 53,5% del paquete accionario, aunque sus dos fundadores, los catalanes Tatxo Benet y Jaume Roures, mantuvieron su participación con un 12% cada uno y siguieron en la la dirección del Grupo.

 

MediaPRO tuvo un 2021 caótico por la falta de pago a la Ligue1 de Francia, que generó la rescisión del contrato, un litigio judicial y un resarcimiento de 100 millones de euros a los clubes franceses. Ahora llegará a la Argentina con ese pasado y este presente. Del futuro, como con todo, se encargará el tiempo.