25|1|2023

Fotomultas: la polémica que pone a Montenegro bajo la lupa

10 de febrero de 2022

10 de febrero de 2022

El convenio firmado por el intendente PRO, en tela de juicio opositor. Miles de millones en danza. Malestar por el porcentaje que quedaría en la comuna. Voces.

Una polémica de magnitud flota sobre las aguas picadas de la política marplatense. Tiene que ver con el convenio para la implementación del sistema de fotomultas que el intendente Guillermo Montenegro (PRO) firmó con la Universidad de San Martín y que busca convalidar en el Concejo Deliberante local. Luego de una sesión especial en donde predominaron los fuertes cruces entre el oficialismo y el arco opositor ante numerosos aspectos que ponen en tela de juicio la transparencia del convenio, el expediente en cuestión volvió a comisiones, aunque en esa decisión también afloraron cortocircuitos, al omitirse una comisión (Educación) que estaba prevista inicialmente y en donde la oposición cuenta con mayoría.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Uno de los ejes de la discordia surge de la recaudación que quedaría en las arcas municipales de avalarse el convenio. Según detallaron a Letra P voces de la bancada del Frente de Todos (FdT), de lo recaudado, la comuna se quedaría solo con el 24% del total, cuando en el convenio anterior que el actual Ejecutivo dio por finalizado unilateralmente en julio pasado con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), el municipio se quedaba con el 50%. No es un dato menor para la oposición que, en una simulación de recaudación que hicieron, concluye que las 198 cámaras que se prevén instalar registrarían multas por alrededor de 60 mil millones de pesos.

 

Del resto a repartir, la Provincia se quedaría con un 20% y el 56% restante sería para quien opere el servicio. Es ahí donde la oposición alerta que detrás del convenio con la Unsam está un privado. Ante eso, las preguntas que varios concejales empiezan a hacer abiertamente se enfocan en la empresa Secutrans, la cual se haría cargo del sistema, aunque no figura en el expediente.

 

El convenio previo, con la UTN, lo había firmado en febrero de 2018 el intendente Carlos Fernando Arroyo. En julio de 2018 comenzaron a operar cuatro cinemómetros móviles en diversas zonas del distrito, pero, desde entonces, se suscitaron tensiones dentro de la comisión de Seguimiento y Monitoreo del sistema (incluso dentro del propio oficialismo) que dificultó la concreción de reuniones, la evaluación de multas y, por ende, su ejecución y cobro. Amén de eso, voces con conocimiento de la implementación de aquel convenio deslizaron que, en 2019, la comuna recibió de la Provincia $ 14.259.420 correspondientes al 50% de los ingresos por fotomultas.

 

Con la finalización del contrato a mediados del año pasado, la UTN le hizo entrega al Municipio del equipamiento instalado. Precisamente en el aspecto de equipamiento también hay interrogantes, tanto en materia de homologaciones como en lo relativo a los servicios que se prestarán en concreto.

 

Otro de los interrogantes que planteó la oposición fue por qué razón se avanzó en un convenio con una casa de altos estudios como la Unsam, dejando de lado a las universidades locales y, más aún, si se trata de un acuerdo con una universidad, cuál es el fundamento para que el expediente no pase por la comisión de educación.

 

En ese punto, el concejal Alejandro Carrancio (CREAR) aseguró días atrás a Letra P que la razón es concretamente política: “Educación es una comisión donde es mayoría la oposición y la suerte del expediente seguramente iba a ser negativa”.

 

Inicialmente, como contó este medio, el abordaje de las fotomultas estaba pautado para la comisión de Educación. No obstante, según denunciaron en las bancadas del FdT y CREAR, una hoja del expediente fue “arrancada” para evitar que el convenio sea tratado en Educación. “En el afán de no perder esta iniciativa anti reglamentariamente hicieron una maniobra totalmente irregular de eliminar ese giro y pasarlo a uno donde tenía mayoría el oficialismo. Esto quedó advertido en los registros informáticos del Concejo”, dijo Carrancio.

 

Con la polémica escalando, se convocó a una sesión especial para tratar el tema. Allí, el expediente volvió a comisiones, pero, con el respaldo de los dos votos de Acción Marplatense (AM), el oficialismo logró evitar que el convenio sea tratado en Educación.

 

A pesar de ese guiño a la comuna, en AM (pultismo) se mantienen críticos del convenio: “Respecto del expediente de fotomultas, no nos convence, no nos entusiasma y hasta acá, solo tenemos objeciones. Proponemos que vaya a todas las comisiones que corresponda y que allí nos expliquen cómo una universidad que no fabrica cámaras puede proveerlas por contratación directa y cómo de las infracciones que se detecten en la ciudad le quedará al municipio una ínfima parte”, expresó en redes el concejal Horacio Taccone.

 

En el FdT recalcaron que, en la sesión especial de esta semana, las y los concejales de Montenegro “no pudieron explicar las irregularidades en el expediente de fotomultas”. Con el debate abierto, en Todos pondrán marcado énfasis en poner en la agenda local un tema donde, aseguran voces abordadas, hay varios “puntos oscuros” sin aclarar.