17|1|2023

Autocrítica, preocupación y mandato de Cristina en la cumbre de Ensenada

07 de diciembre de 2022

07 de diciembre de 2022

“Salgan a jugar”, dicen que pidió la vice a su núcleo duro tras el fallo. Cuestionamientos a la (falta de) militancia para evitar lo que pasó. Estado de shock.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) La reunión que Cristina Fernández mantuvo con un grupo de dirigentes ultra K del Frente de Todos en Ensenada horas después de conocerse el fallo que la condenó por administración fraudulenta fue un encuentro de contención, donde se reflexionó sobre el impacto que tiene el accionar de la “mafia judicial” en la política en general y en el peronismo en particular, pero también un ámbito donde emergieron algunas autocríticas en tono de preguntas vinculadas a si el peronismo, en el poder durante estos tres años, hizo todo lo posible para evitar que se llegara a la situación actual. Tuvo, además, un mandato claro de CFK: “Háganse cargo” y “tomen el bastón de mariscal”, les dijo a los presentes.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Pasadas las nueve y media de la noche, apenas un par de horas después de hacer su descargo tras la condena del Tribunal Federal N°2 y anunciar que no será candidata “a nada” en 2023, Cristina llegó al salón ubicado en el Camping Municipal de Punta Lara para ser recibida por el intendente local, Mario Secco, y un extenso número de dirigentes que forman parte del núcleo duro del kirchnerismo, entre quienes se encontraban el gobernador Axel Kicillof y el presidente del Partido Justicialista (PJ) bonaerense, Máximo Kirchner.

 

En la cena, con picada incluida y que duró hasta pasada la medianoche, se analizó lo ocurrido y, especialmente, la situación del país atravesada por lo que consideran “una mafia judicial” que va con la figura de la vicepresidenta a la cabeza y “contra el peronismo y la mayoría de la sociedad”. El sentimiento general era, según relataron a Letra P diversas fuentes presentes en la cumbre, de impacto y preocupación por la situación actual y los tiempos que se vienen.

 

La dirigencia bonaerense reconoce que quedó impactada por la decisión de CFK de no integrar ninguna boleta el año próximo. “De los que estábamos ahí, todos queríamos que Cristina fuera la candidata a presidenta el próximo año; salvo Máximo, creo que nadie sabía de antemano que iba a decir lo que dijo. La dirigencia y la militancia está muy impactada por esta situación”, aseguró a este medio uno de los presentes.

 

Sin embargo, la fuente afirmó que “que no sea candidata no quiere decir que baje los brazos” y que es y será la conductora y armadora del peronismo. Los dirigentes consultados coincidieron en que vieron a la vicepresidenta “fuerte”, pero firme en su decisión de no competir en la próxima elección.

 

Además de electoral, la preocupación es por el “destino del país” en medio de una guerra que libran parte de poder económico, mediático y judicial contra CFK en particular y contra el peronismo en general, describieron algunos presentes. “Hay preocupación en serio; son mafiosos que actúan por fuera de la Constitución y es un problema para el país”, resumió a Letra P un comensal con silla asegurada.

 

Fue en ese marco que hubo lugar para la autocrítica por “haber dejado” que se llegara a esta situación. “Hace tres años que tenemos el gobierno nacional, gobernamos varias provincias, tenemos intendentes y legisladores y no hicimos nada para evitar que esto pasara… eso no puede ser”, sostuvo a este medio otro funcionario. Relató que cada uno fue pidiendo la palabra a lo largo de la noche para manifestar sus reflexiones.

 

De diferente forma, la vicepresidenta les dejó un mensaje claro que todos y todas las presentes retuvieron: “Háganse cargo”. “Tienen el bastón de mariscal, salgan a jugar”, aseguran que insistió CFK. El pedido es para que la dirigencia movilice a la militancia, haga política, no tenga miedo, salga en los medios, explique la situación y dé la batalla.

 

“Hay que pensar, planificar, hacerse cargo de lo que a cada uno le toca; ganar en 2023 y profundizar políticas para terminar con estos sectores de poder oscuros”, manifestó un dirigente del conurbano que, no obstante, aseguró a este medio que no hubo en la reunión un debate profundo respecto de la estrategia electoral sin ella en una boleta. Demasiado prematuro.

 

“La condena fue política, hay que trabajar para hacerlo saber, condenaron a nuestro espacio político y a la mayoría de la sociedad argentina. Hay que tener una mirada más amplia y ver si el país está funcionando como dicta la Constitución”, planteó un intendente y agregó: “No se ha podido actuar como se tenía que actuar para no llegar a esta situación, están gobernando ellos con sus mentiras y con sus fallos”, dijo en un tiro por elevación al presidente Alberto Fernández.

 

La vicepresidenta decidió pasar las horas posteriores a su condena rodeada de leales, con el anfitrión, Secco, a la cabeza, un intendente que nunca sacó los pies del plato y fue ferviente defensor de la vicepresidenta. Las fuentes consultadas coincidieron en marcar que, más allá de la reflexión política, fue una noche para “apoyar” y “contener” a CFK en “un día de mierda”. “La acompañamos en un día muy difícil; hay una persona y una familia atrás de todo esto”, afirmó una persona cercana a la vicepresidenta.

 

Además de Secco, Kicillof y Kirchner, estuvieron en Ensenada el ministro de Interior, Eduardo de Pedro; el ministro de Desarrollo bonaerense, Andrés Larroque; el titular de la AFIP, Carlos Castagnetto; la titular de ANSES, Fernanda Raverta; la ministra de gobierno bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez; el ministro de Trabajo, Walter Correa; la titular del Instituto Cultural, Florencia Saintout; la intendenta Mayra Mendoza (Quilmes) y los intendentes Jorge Ferraresi (Avellaneda), Fabián Cagliardi (Berisso), Gustavo Barrera (Villa Gesell) y Pablo Zurro (Pehuajó).

 

También estuvieron las legisladoras bonaerenses Teresa García y Susana González y los legisladores César Valicenti, Omar Plaini y Adrián Grana; los diputados nacionales Carlos Heller, Vanesa Siley y Leopoldo Moreau; el subsecretario de Ejecución de Obra Pública, Edgardo Depetri; el secretario general de La Bancaria, Sergio Palazzo; el secretario General de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Abel Furlán; el titular de Suteba, Roberto Baradel; el secretario adjunto de Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), Paco Manrique; el subsecretario de articulación y comunicación comunitaria del Ministerio de Desarrollo, Lauro Grande; la comisionada del Comité Nacional de Prevención de la Tortura, Diana Conti; y el titular de la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (Acumar), Martín Sabbatella.