20|1|2023

Volver mejores (a la campaña): un acto perfecto y monumental

17 de noviembre de 2022

17 de noviembre de 2022

El kirchnerismo montó un evento masivo y sofisticado con precisión de relojería. Demostración de capacidad operativa con destino de proselitismo presidencial.

LA PLATA (Corresponsalía Buenos Aires) Un ingreso coordinado milimétricamente, aceitado y sin tumultos; una previa matizada con bandas de rock, DJ's y raperos sobre el escenario; un reparto estudiado de los lugares para cada tribu del Frente de Todos (FdT) dentro del estadio y un cierre con fuegos artificiales, papeles plateados en el aire, canciones y el grito unánime “Cristina Presidenta”. Lo sucedido este jueves en el Estadio Único Diego Armando Maradona no fue un recital de Coldplay, pero por la descripción podría haber sido.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El acto con el que Cristina Fernández hizo su segunda reaparición pública desde el atentado en su contra mostró el poder de movilización y organización de La Cámpora y el PJ bonaerense con la mira puesta en una eventual campaña presidencial 2023.

 

Esta vez, con un desafío adicional: mejorar la seguridad después del magnicidio fallido que pegó en el corazón de una militancia que creyó que podía cuidar a la vicepresidenta, pero que terminó viendo cómo frente a sus narices un vendedor ambulante sacó un arma y gatilló dos veces en la cara de su jefa política.

 

Desde el eslogan –“La fuerza de la esperanza”- hasta el diseño de los mensajes en la pantalla -coloridos, con corazones, frases del imaginario peronista y fotos de Diego Maradona-, toda la disposición del Estadio Único buscó mostrar la capacidad de la militancia camporista para ponerse al frente de un operativo con destino de campaña presidencial.

 

El de este jueves en esta ciudad fue un acto monumental con logística perfecta. Cincuenta mil almas que pudieron desplazarse sin inconvenientes, permanecer ordenadas durante largas horas dentro del estadio y desconcentrar con el mismo orden con el que ingresaron. Con la mística de la promesa doble de "volver mejores" de 2019, esta vez sin Alberto Fernández sobre el escenario, a diferencia de aquella campaña, la exmandataria brindó un discurso con tonalidad de misa kirchnerista. No fue un lanzamiento de su candidatura, pero bien podría haberlo sido.