18|1|2023

Cafiero, el ladero fiel que tuvo que ocupar el rol del Presidente

17 de noviembre de 2022

17 de noviembre de 2022

El canciller reemplazó a Fernández en la Cumbre del G20 y participó de actividades con otros jefes de Estado. La rosca por Todesca y la charla con Biden.   

MADRID (Enviada especial) Los jefes de Estado de los países miembros de la OTAN llegaron un par de horas tarde. En el contexto de la Cumbre del G20 se habían reunido de urgencia en la mañana del miércoles, en Bali, para analizar la crisis desatada por el misil que cayó el martes sobre Polonia y puso en alerta a la comunidad mundial. Cuando se sentaron en la reunión que dio inicio a la actividad convocada en el Parque Forestal Ngurah Rai por el presidente de Indonesia, Joko Widodo, para concientizar sobre el cambio climático, descartaron que se hubiera tratado de un ataque deliberado. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

Santiago Cafiero escuchó sentado entre el canciller alemán Olaf Scholz, y el primer ministro de Japón, Fumio Kishida. Al canciller le tocó ocupar en el evento la silla que estaba reservada para Alberto Fernández, que se ausentó de la mayoría de las actividades previstas en el marco del G20 después de haberse descompensado antes de la primera sesión plenaria

 

El ministro fue el encargado de leer los dos discursos que Fernández tenía preparados para dar. El canciller había escrito la base de cada uno. El Presidente los había corregido en el vuelo que lo llevó el domingo desde París hacia Bali. Cuando se descompensó, el mandatario instruyó a Cafiero y al ministro de Economía, Sergio Massa, para que, en la medida de lo posible, continuaran con la agenda que él no podría cumplir. 

 

El Presidente no quiso ausentarse de las bilaterales con Xi Jinping y Kristalina Georgieva. Las reuniones agendadas con el alemán Scholz, la primera ministra italiana Giorgia Meloni y el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad bin Salmán, se cancelaron. Cafiero, canciller y el hombre de mayor confianza del Presidente, se cargó al hombro el resto de las actividades, los discursos ante el G20, el almuerzo de los jefes de Estado y el acto de plantación de manglares. En paralelo, mantuvo su propia agenda y se dedicó, también, a la rosca regional para conseguir que la Argentina consiga nombrar a Cecilia Todesca como presidenta del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

 

En el Parque Forestal Ngurah Rai, el canciller Scholz y los presidentes Emmanuel Macron y Pedro Sánchez preguntaron por la salud de Fernández. Los últimos dos habían hablado el día anterior con el Presidente. Cafiero contó la situación ante todos los jefes de Estado. 

 

Fuera de juego por su salud, Fernández delegó en Cafiero una conversación clave con Joseph Biden, con quien el canciller habló durante un largo rato, en la hora y media que duró la caminata por el parque. “Le dejé un saludo de parte del Presidente, le comenté que estaba en el hotel descansando a raíz de lo que le había sucedido”, contó el funcionario argentino en diálogo con los medios enviados a cubrir la gira presidencial. Por pedido expreso de Fernández, le transmitió, además, “el alivio” que le generó al Gobierno el resultado de las elecciones intermedias de Estados Unidos. “Es un alivio para la Argentina y para toda América Latina. Una victoria de los republicanos hubiera sido un retroceso importante porque hubiera generado un gobierno estadounidense muy metido para adentro, en las cuestiones domésticas”, dijo. 

 

Biden le respondió que estaba “muy conforme” con los resultados y agradeció la mirada integradora de América Latina que tiene el Gobierno. Hablaron sobre el rol de Fernández al frente de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). No hubo referencias a la bilateral pendiente entre Fernández y Biden. Cafiero también conversó con Macron, Sánchez y Scholz sobre cómo impacta el triunfo de Luis Inácio Lula da Silva en Brasil, el “hermano mayor” de la región.   

 

La postulación de Todesca en el BID se coló en todos los tramos de la gira. El canciller habló sobre el tema en diversos encuentros con su par mexicano Marcelo Ebrard. Como publicó Letra P, el rol de México es central en la elección de Todesca. El gobierno argentino espera saber cuál será la posición del presidente Andrés Manuel López Obrador. En la delegación aseguran que el mexicano se había comprometido con Fernández a darle su apoyo al candidato que presentara la Argentina. 

 

“Estamos generando consenso. A Cecilia le fue muy bien en su presentación del domingo, quedaron todos muy sorprendidos. López Obrador se comprometió a apoyar una candidatura de consenso. Nosotros creemos la más adecuada es Cecilia”, dijo Cafiero. El canciller también conversó con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, que dijo que “le gustaba que la candidata fuera mujer”. Pero el voto norteamericano en el BID no está a cargo del Departamento de Estado, si no de la Secretaría del Tesoro, que conduce Janet Yellen. Aunque Cafiero cree que, en este contexto político regional, “la Casa Blanca y el Departamento de Estado” va a pesar mucho. Aún resta mucho por negociar antes del 20, la fecha fijada para la votación.