TEAM MARÍA EUGENIA

Cómo ser vidalista sin Vidal y no morir en la provincia de Larreta

La tropa "sin tierra" de la Leona se reúne con regularidad y transfiere recursos al emergente Santilli. Interna con intendentes y planes de ampliación.

La Territorial, que congrega a la dirigencia del PRO referenciada en María Eugenia Vidal que no gobierna los distritos en los que milita, comenzó a definir su estrategia de supervivencia en la provincia de Buenos Aires luego de que Horacio Rodríguez Larreta pusiera en marcha el Plan Canje que corrió a la exmandataria de la conducción política del territorio que gobernó por cuatro años y construyó, en su reemplazo, la candidatura de Diego Santilli. Ratificada la propuesta con los resultados de las elecciones primarias, los integrantes de esta agrupación se proponen, hacia adelante, ampliar sus márgenes de influencia y volver a discutir en internas los espacios partidarios.

 

Antes del cierre de listas, esta tropa vidalista sin gobiernos se encolumnó detrás de la postulación del renunciado vicejefe de Gobierno porteño y con los resultados del escrutinio definitivo se entusiasma con repetir un porcentaje similar en las generales que la haga crecer en estructura. Podría ocupar bancas en la Cámara de Diputados de la Nación con Alejandro Finocchiaro y Gabriela Bessana, en la Cámara baja bonaerense con Martiniano Molina y en una decena de concejos deliberantes del conurbano bonaerense con Gastón Di Castelnuovo en Ituzaingó y Agustina Ciarletta en San Fernando, entre los más destacados. 

 

Voceros de este vidalismo bonaerense señalan que, entre las distintas listas que confeccionaron, obtuvieron cerca de 600 mil sufragios que capitalizó Santilli en desmedro de Facundo Manes. Los intendentes no están tan seguros de esos números y aseguran que el volumen que obtuvo el candidato del partido amarillo fue mérito de quienes dirigen los gobiernan y, en definitiva, de quienes aportaron el aparto y la estrategia de campaña de Juntos. Es decir, ellos mismos, los jefes comunales. 

 

Como sea, dos fuentes del joven espacio panvidalista se mostraron satisfechas con los lugares que obtuvieron. Acaso por eso desean ser parte de la mesa de conducción de campaña en las distintas secciones electorales, pese a que en la Cuarta, la Quinta, la Sexta y la Séptima la boleta impulsada por el PRO cayó ante la UCR de manera estrepitosa. Creen que este desenlace se dio por el desmanejo y la falta de apertura de intendentes como Ezequiel Galli (OIavarrta) y Guillermo Montenegro (Mar del Plata). "Se confiaron y armaron listas seccionales con gente de su núcleo duro y de sus mismos distritos y se olvidaron de los demás espacios y territorios, y así nos fue", lamentó con sorna un diputado provincial. El método de armar nuevas jefaturas de campaña surgió de la mesa de conducción boanerense que se llevó adelante este martes en Vicente López. 

 

Pese a las internas subterráneas y los pases de factura, las fuentes consultadas coinciden en que es necesario aplazar los enfrentamientos internos y concentrarse en ratificar el triunfo ante el Frente de Todos. "Después de las elecciones queremos volver a discutir qué espacio queremos y cómo caminamos hacia 2023", sumó un dirigente de La Territorial con asiento en la Legislatura. La idea incluye ser parte de la posible discusión de autoridades en el PRO, que inició de manera sorpresiva Sebastián Abella en diálogo con Letra P al pedir la renuncia de Jorge Macri e incluso en la Legislatura, donde Juntos podría sostener la mayoría en el Senado y convertirse en la primera minoría en Diputados.

 

Lula da Silva, el peor enemigo de Javier Milei. 
Javier Milei, presidente de la nación.

También te puede interesar