17|10|2021

La UCR siembra para 2023 en bastiones PRO del interior bonaerense

03 de septiembre de 2021

03 de septiembre de 2021

En unidad plena o con tensiones internas, la intendencia está en la mira radical en enclaves amarillos. Pases de factura y ejes de diferenciación. Estructuras.

A pesar de mantener su estructura fuertemente enraizada en el interior bonaerense, el radicalismo no está al mando de la mayoría de sus principales bastiones, sino que el socio PRO lleva las riendas. El llano de la oposición, resquemores de arrastre y el escenario de cruce interno en la macro generaron la atmósfera propicia para que las tropas boinablanca se decidieran, en muchos de esos enclaves, a plantar bandera con una lista propia que desafiara a las boletas bendecidas por los esquemas municipales amarillos y abriera un horizonte de discusión interna con miras a 2023.

 

Un caso paradigmático es el de Nueve de Julio. Allí, Ignacio Palacios estará encabezando la propuesta local de Dar el Paso en la interna donde enfrentará a la nómina promovida por el intendente PRO Mariano Barroso. Palacios había intentado competir en las PASO de 2019 frente al jefe comunal, pero no le dieron pista. Ahora, tras ganar la interna partidaria local en marzo y con un clima más despejado arriba, el dirigente de Evolución juega en estas primarias y apunta a posicionarse hacia noviembre y sembrar un 2023. Para eso, logró aglutinar a todos los espacios internos del radicalismo y sumó a socios nuevos como referentes del Partido del Diálogo, el de Emilio Monzó.

 

“En 2019 quisimos competir y no pudimos; hoy lo logramos con un partido unido, fuerte y ampliado con otros sectores y nuestra intención es que el radicalismo encabece una lista para la intendencia en 2023. La gente está cansada de lo mismo y esta es una lista renovada”, enfatizó Palacios a Letra P para subrayar que su campaña se basa en “tres ejes centrales". "Uno es la generación de empleo. Nueve de Julo no tiene parque industrial, para promoverlo hay una comisión en el Concejo que desde que asumió el PRO no trabajó más. Hay que reactivarla. Segundo, buscamos que el municipio sea el garante de la educación formal. Hoy tenemos una deserción escolar del 50%. Y otro hincapié está en las localidades del distrito. Tenemos diez delegaciones que abarcan el 25% de la población, pero el presupuesto municipal es solo 5%”.

 

Al marcar que su campaña es “propositiva”, sostuvo que no pasa lo mismo “del otro lado”: “Se han encargado de criticar a Facundo Manes, como sucedió en la conferencia de prensa de la diputada Marcela Campagnoli con el intendente. Criticaron la no experiencia de Manes, lo que nos parece ilógico cuando queremos promover gente a la política”.

 

También en otro bastión de la Cuarta sección (noroeste bonaerense), la UCR le planta bandera al PRO. En Junín, Dar el Paso presenta su lista local con el titular del radicalismo juninense a la cabeza, Juan Pablo Itoiz (Evolución). “Acompañamos todos los proyectos de la gestión de Pablo Petrecca, hemos sido buenos socios, pero claramente no somos parte del Ejecutivo”, definió Itoiz a Letra P para marcar que, en el orden distrital, Cambiemos tampoco fue una coalición de gobierno. “Hemos incorporado unos pocos funcionarios con cargos menores, pero no estamos dentro del gabinete con secretarías, como sí lo ha hecho la Coalición Cívica. Nuestra expresión ha sido fundamentalmente legislativa”, ahondó el precandidato a concejal del radicalismo y sentenció: “Tenemos miradas diferentes de cómo gestionar políticas públicas a nivel local”.  

 

Ante ese cuadro, puntualizó las perspectivas futuras de su partido: “Aspiramos a poner en discusión el Ejecutivo en 2023. La UCR local ha tomado vigor y tiene hombres y mujeres que pueden estar en condiciones de competir”. A la hora de pensar nombres para la carrera a la intendencia juninense, Itoiz subrayó el de quien secunda a Manes en la lista al Congreso, la vicerrectora de la UNNOBA, Danya Tavela: “Es la principal referente, por lo que significa no solo en Junín, sino por el lugar que ocupa en la lista de Manes, pero también hay muchas personas con experiencias de gestión que pueden ser opciones”.

 

A diferencia del panorama de unidad plena que se registra en la vecina Nueve de Julio, en Junín el cierre de listas generó cortocircuitos intestinos. En marzo, Itoiz ganó la conducción del Comité local en articulación con otros sectores que ahora no se integraron a su propuesta, como los referenciados por la exsenadora Malena Baro (que apoya la propuesta de Diego Santilli) y el actual secretario general del partido, Martín Agosti.

 

Consultado al respecto, Itoiz expuso: “En una de las reuniones de la mesa política de las líneas internas, expresé que, de no darse un acuerdo en el marco de la coalición, Evolución tenía la aspiración de encabezar una lista local de la UCR y, en ese sentido, ofrecíamos a los demás integrantes los espacios para confluir. Algunos aceptaron el planteo y otros, como Baro y Agosti, prefirieron esperar hasta que Posse tomara una definición. Al no depender de un armado local, los tiempos son diferentes. En paralelo, al avanzar el acuerdo con el Partido del Diálogo, contemplamos también la incorporación de la gente de Monzó. Eso hizo que hubiera menos lugares para repartir”.

 

Junín no es el único distrito que juega con lista propia a pesar de no aglutinar a todos los sectores. Lo mismo sucede en Pergamino. Luego de ganar la interna partidaria local de marzo, Juan Manuel Batallanez, funcionario de la gestión PRO de Javier Martínez, fue el portador de la lapicera de la nómina pergaminense de Dar el Paso. Eso generó discordia con el sector que llevó en marzo como candidato al comité a Fernando Escolar, en dupla con Sofía Gutiérrez, hija del exintendente Cachi Gutiérrez, y que cayó frente a Batallanez (52% a 48%).

 

“Juan Manuel, con enorme tristeza y profunda decepción tengo que manifestarte que tu propuesta de integración, para compartir una lista de la UCR local, que compita en las PASO del próximo 12 de septiembre, no refleja en absoluto el resultado de las elecciones internas del 21 de marzo de este año”, le cuestionó Escobar a Batallanez en una carta pública, donde lamentó: "Esta hubiese sido una tremenda oportunidad para visibilizar un Radicalismo Unido, Potente, Presente y Moderno”. En el espacio que quedó afuera, hablan de una lista radical que tuvo un filtro desde la intendencia amarilla.

 

La Séptima

En Olavarría, los tres sectores que compitieron en marzo parecen haber limado algunas asperezas y, según confiaron a Letra P algunas voces del distrito, están trabajando en sintonía por la lista de Manes y la que en el orden local encabeza Belén Vergel, que responde al sector de Evolución que ganó la conducción partidaria olavarriense bajo la figura de Gonzalo Dolagaray, pero que tiene como su armador central a Franco Cominotto.

 

Ese sector viene siendo fuertemente crítico del perfil de gestión del macrista Ezequiel Galli y, en esta rueda electoral, decidió plantarle pelea interna, algo que, se estipula, también hará en 2023. Ahora, la tensión entre ambos espacios se incrementó y llegó a las calles por la instalación de cartelería. En ese contexto, en la Juventud Radical denunciaron "agresión" por parte de un exfuncionario municipal y militante del PRO olavarriense.

 

En la lista de Vergel también confluye el ala de Adelante Buenos Aires, que se referencia en Franco Illescas y lleva a Romina Cides como primera precandidata a consejera escolar. En esta nómina, destacan “la versión de Dar el Paso local” que la identifican en la figura de Sebastián Matrella, presidente de la Sociedad Rural de Olavarría que se tomó licencia de su cargo para ser el segundo precandidato a concejal de este espacio.