13|10|2021

Mudanzas, heridas y caras nuevas en los gabinetes del nuevo gabinete

22 de septiembre de 2021

22 de septiembre de 2021

Aníbal F. y Perczyk pasaron la escoba y ya movieron. El trueque de Todesca y Neme. Quiénes siguen. Los pedidos de Manzur en la primera reunión de ministros.

Mientras los funcionarios y las funcionarias que llevan un tiempo en el Gobierno ajustan las tuercas para responder al nuevo jefe de Gabinete, Juan Manzur, los ministros recién asumidos Julián Domínguez (Agricultura), Daniel Filmus (Ciencia y Tecnología), Aníbal Fernández (Seguridad), Jaime Perczyk (Educación), Santiago Cafiero (Relaciones Exteriores), y el secretario de Comunicación y Prensa, Juan Ross, van acomodando los ministerios y definiendo a las segundas líneas. 

 

Fernández y Perczyk fueron los primeros en pasar la escoba. El ministro de Educación les aceptó la renuncia a quienes ocupaban todas las secretarías por decisión del extitular de la cartera Nicolás Trotta. Este miércoles a última hora, voceros del Ministerio le confirmaron a Letra P que Perczyk llevará a Silvina Gvirtz como secretaria de Educación -una virtual viceministra- y al rector de la Universidad Nacional de La Pampa, Oscar Alpa, como secretario de Políticas Universitarias, un cargo que él mismo ocupó. El ministro promete presentar los nombres del resto de los reemplazantes en las próximas horas.

 

En el Ministerio de Seguridad, Fernández anunció el nombramiento de Mercedes La Gioiosa al frente de la Secretaría de Seguridad. La Gioiosa es economista y no tiene experiencia previa en la materia, pero “es mujer y de extrema confianza de Aníbal”. El ministro llegó al edificio de Gelly Obes secundado por otro hombre de su riñón, Lucas Gaincerain, que ya pasó por la cartera en la anterior gestión de Fernández. Gaincerain, conocido como “el Colorado”, es un dirigente del peronismo bonaerense ligado a José María Díaz Bancalari y fue hasta ahora coordinador general de Yacimientos Carboníferos de Río Turbio (YCRT), que conducía Fernández. Hasta el momento, el único candidato de la gestión de Sabina Frederic que suena para quedarse es Daniel Fihman, secretario de Coordinación, Bienestar, Control y Transparencia Institucional, que trabajó con Fernández cuando era jefe de Gabinete de Cristina Kirchner.

 

En tanto, Cecilia Todesca y Jorge Neme trocaron despachos entre Cancillería y Jefatura de Gabinete. La economista se mudó con Cafiero al Palacio San Martín para ocupar la Secretaría de Relaciones Económicas Internacionales, que hasta ahora ocupaba Neme con Felipe Solá como canciller. A su vez, Neme será vicejefe de Gabinete de Manzur, el lugar que tenía Todesca con Cafiero.

 

El movimiento sigue la misma lógica del desembarco de Neme en Cancillería, en diciembre de 2019. El ahora vicejefe de Gabinete es un hombre extrema confianza de Manzur y fue secretario de Estado de Relaciones Internacionales de la provincia de Tucumán hasta que el entonces gobernador lo promovió para la Cancillería. Neme había sido funcionario del Ministerio de Agricultura de la Nación desde la gestión de Eduardo Duhalde hasta la de Cristina, y tenía una relación con Solá, que también propició su llegada. Ahora vuelve a cuidar las espaldas de Manzur en la Jefatura de Gabinete.

 

Por debajo, la situación es un tanto más inestable y por ahora reina la certeza de que la secretaría de Relaciones Parlamentarias, que encabeza el líder del Movimiento Evita, Fernando “Chino” Navarro, quedaría tal como está. El resto aún espera confirmaciones.  

 

En tanto, en Agricultura, el flamante ministro Domínguez se reunió con el equipo que había armado su antecesor, Luis Basterra, los ratificó en el cargo y les pidió que pusieran manos a la obra para seguir adelante con la gestión. El ministro se va a tomar “unos días” para definir si incorpora a alguna figura de su confianza, pero ya dejó en claro que los primeros días en su cargo estará abocado únicamente a entablar conversaciones para bajar el precio de la carne.

 

En Ciencia, Filmus todavía no llevó noticias de nuevos aires. El ministro llega por relación directa con el presidente Fernández, que castigó a Roberto Salvarezza, respetado en el área, por haberse sumado a la rebelión cristinista. En tanto, la novedad de las últimas horas fue el nombramiento de Valeria Zapesochny, vocera de Manzur desde los tiempos en que era ministro de Salud de Cristina y luego jefa de prensa de Tucumán, como primera secretaria de Medios del país. 

 

Corazón y plazos cortos

Entre caras nuevas, viejos conocidos y mudanzas, las primeras horas de Manzur al frente de la Jefatura de Gabinete le imprimieron un nuevo ritmo a la Casa Rosada y le inyectaron una dosis de optimismo al Frente de Todos (FdT), alicaído después de la batalla interna que se materializó tras la derrota electoral y sacudió la coalición hasta los cimientos.

 

“Mostremos que gobierna el peronismo”, fue la arenga con la que abrió Manzur la primera reunión de Gabinete que encabezó, este miércoles desde las 7.30, en el salón Eva Perón. Escuchaban nuevos y viejos conocidos. Cafiero se sentó a la izquierda de quien fue nombrado como su reemplazante y tomó nota de lo que Manzur le pidió a todo el gabinete. Los ministros y las dos ministras presentes, Elizabeth Gómez Alcorta (Mujeres, Géneros y Diversidad) y Carla Vizzotti (Salud), presentaron un breve informe sobre la situación de cada una de sus carteras, trabajo en marcha, planes de gestión, avances. El tucumano le pidió a cada uno un paper con los detalles. Puso plazos cortos para temas urgentes, pidió datos, anunció que su despacho funcionaría como un centro de monitoreo permanente de la gestión.

 

La mayoría del funcionariado sintió un empujón en el clima renovado de la gestión. “Más dinamismo” fue la palabra con la que explicaron el cambio cerca del presidente Alberto Fernández, que decidió cederle a Manzur “la potestad de ordenar la gestión en sí misma”. Algo que había resistido hasta ahora. Por instrucción del Presidente, dijo Manzur, habrá reuniones de Gabinete cada quince días, siempre a primera hora.