15|9|2021

Bazze, foco de reproches radicales por “banca regalada” en la capital bonaerense

15 de septiembre de 2021

15 de septiembre de 2021

Post PASO reflotaron rencores por la ingeniería electoral de la UCR platense, con el diputado en la mira. Un concejal menos. Refutan “ambiciones personales”.

Más allá de los festejos por la performance electoral de Facundo Manes en la esfera bonaerense y de listas radicales en la mayoría de las secciones del interior provincial, en La Plata, post PASO se reflotaron rencores recientes entre correligionarios por la ingeniería aplicada para armar las listas locales, la cual le impedirá a la UCR aprovechar la buena cosecha de votos del neurólogo para robustecer su presencia en el Concejo. Se habla de “banca regalada”.

 

Y aquí, una de las figuras apuntadas es el diputado nacional platense Miguel Bazze, referente del sector que hoy conduce el Comité de la ciudad de las diagonales bajo la figura de diputado provincial Diego Rovella, quien acordó un enroque con el concejal salvadorista Claudio Frangul: uno, de la Legislatura a postularse al deliberativo local y, el otro, en sentido inverso. El principal problema de este movimiento que subrayan radicales críticos es que a Frangul le quedaban dos años más de banca en el Concejo, la cual, de asumir en la Legislatura bonaerense (ingresaría de repetirse en noviembre el resultado del domingo), su asiento en el recinto deliberativo quedaría para Sergio Sarlo, dirigente alineado a Garro.

 

Ante eso, hay radicales que, en voz baja, consideran que la decisión de que haya sido Frangul la figura central puesta por la UCR platense a la Legislatura fue “un capricho que costará caro”. Con las integraciones post PASO, en la lista local el radicalismo coloca a dos figuras en zona de ingreso (Rovela y la integrante de Evolución Manuela Forneris). Considerando que a la concejala radical Verónica Rivas le queda dos años más de periodo, con Frangul el radicalismo podría haber exhibido la tropa más tupida de ediles de los últimos años, con cuatro miembros. Pero todo está dado para que eso no suceda y siga con solo tres escaños.

 

Todo esto viene de arrastre y tuvo su punto más alto de tensión con el cierre de listas. En principio, Bazze pretendía que su hijo Leandro Bazze sea la figura radical a la Legislatura. Pero, si Rovella se anotaba al Concejo, no era digerible para el resto de los espacios radicales que un solo sector se quede con la cabeza de ambas listas.

 

Ahí aparecieron los "turcos", salvadoristas platenses entre los que reportan Frangul y el secretario General del municipio Raúl Cadáa, quien reclamaba para sí el lugar que finalmente ocupó Frangul para evitar -precisamente- "regalar" esa banca en el Concejo al PRO. Pero el reclamo de Cadáa cayó en saco roto ante la decisión de la mesa provincial radical (que integra Miguel Bazze) de que sea el concejal con asiento hasta 2023 quien vaya de candidato a diputado en este 2021.

 

Entre las molestias radicales por este movimiento aparece la imposibilidad de pedir en diciembre la presidencia del Concejo Deliberante y, también, la chance de perder la conducción del bloque. Post PASO, crecen las acciones de Javier Mor Roig para conducir el cuerpo deliberativo local y no se descarta que Garro busque alguien de su riñón para la conducción de la bancada oficial.

 

Ese malestar que, tras bambalinas, deslizan en voz baja en algunos rincones que hoy integran el aparato del oficialismo radical, sí se expresa a viva voz en la"Usina Radical" donde reportan Claudio Nucitelli, Eduardo Gennaro y Diego Vázquez, quienes pidieron una renovación y culparon a Rovella y Frangul porque -marcaron en un comunicado- “impusieron sus ambiciones personales por sobre los intereses del partido”. 

 

Consideraron que el actual presidente de la Junta Central, Rovella, “impuso su ambición por sobre los intereses del partido”. Y subrayaron que “por caprichos personales hoy el radicalismo en vez de estar a las puertas de tener cuatro concejales, va a tener tres y el PRO gana una banca en el concejo".

 

“Especularon con tener una lista ganadora por el arrastre de Manes que no fue. Y por culpa de ello, el radicalismo se queda sin herramientas de negociación para retener la presidencia del bloque, ya que Rovella perdió por paliza con el candidato de Garro, Javier Mor Roig”, puntualizaron.