03|10|2021

Kicillof & Tolosa Paz: chicana, black outfit, familia y cordón de vereda

12 de septiembre de 2021

12 de septiembre de 2021

El gobernador hizo una hora y media de fila para votar y criticó a la oposición. La precandidata, fiscalizada por sus hijos. Él con Soledad y ella sin Pepe.

La Plata acaparó la atención en Buenos Aires durante esta mañana de domingo electoral con el voto de la figura más destacada del mapa político del distrito, el gobernador Axel Kicillof, y el de la primera precandidata a diputada nacional por el oficialista Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz. Ella votó cerca de las 10 en una escuela de la localidad de City Bell; el mandatario lo hizo a la vuelta de la residencia oficial, donde tiene domicilio legal, convirtiéndose en el primer gobernador o gobernadora en hacerlo allí. Ambos llamaron a votar y destacaron la tranquilidad con la que se realizan los comicios, y el dirigente aprovechó para chicanear a la oposición. Él fue acompañado de su esposa, ella fue sin Pepe. Ambos, vestidos de color negro.

 

Después de desayunar junto a su esposo, Enrique “Pepe” Albistur, y de leer los diarios de la jornada, Tolosa Paz se acercó a la escuela pública N°67 de City Bell, ubicada cerca del country privado donde vive, para ejercer su derecho al voto. Lo hizo en un centro electoral donde sus tres hijos, Bautista, Juana y Joaquín, estuvieron presentes como fiscales de mesa. “Esperamos que el pueblo de la provincia haga su aporte, vaya a las escuelas y exprese lo que quiera expresar”, aseguró.

 

Luego de votar de forma rápida y sin ningún inconveniente, la precandidata adelantó que almorzaría junto a su familia y que pasará la tarde junto a Kicillof, quien, afirmó, la invitó a seguir juntos el desarrollo de la jornada en la Casa de Gobierno, ubicada frente a Plaza San Martín, en pleno centro platense. Asimismo, en horas de la tarde, luego de realizar una recorrida por distintos centros políticos donde se reunirá su militancia, partirá hacia Chacarita, donde esperará los números oficiales junto a la cúpula del gobierno en un acto conjunto con la lista que disputa las primarias por la Ciudad de Buenos Aires.

 

“A las 7.30 ya estábamos abiertos”, le dijo una fuente policial a Letra P durante el operativo para remarcar que, pese a la pandemia y los protocolos que se aplican, la jornada se desarrolla con normalidad. Tolosa Paz llegó puntual, a las 10 de la mañana como estaba previsto, vestida de negro de pies a cabeza, con botas, pantalón y campera monocromática. El color distintivo fue una camisa de jean y una pulsera de hilo rojo en su muñeca izquierda que está destinada, dicen, a rechazar la envidia. ¿Le servirá?

 

Kicillof debió caminar apenas dos cuadras para votar, distancia que separa la Casa de Gobierno de la Escuela Superior de Formación en Salud, ubicada en 4 entre 51 y 53. De esta manera, se convirtió en la primera autoridad ejecutiva bonaerense en votar en la ciudad capital. “No sabía esto, me dijo la presidenta de mesa”, aseguró sorprendido y entre risas. En la conferencia de prensa que brindó luego, se encargó de remarcar el dato, que conllevó una chicana a su antecesora Vidal.

 

Votó junto a su esposa, Soledad Quereihac, y acompañado de sus hijos León y Andrés. No tuvo la suerte de Tolosa Paz y tuvo que hacer una fila de una hora y media. La demora fue tal que por momentos decidió sentarse en el cordón de la vereda para sobrellevar la espera. Matizó con selfis y saludos a la gente. “No paramos de sacar fotos, ya estamos cansados”, dijo una funcionaria de su gobierno en medio de la expectativa.

 

A diferencia de la precandidata, el gobernador llevó comida: una docena de medialunas, de una reconocida panadería argentina, para la presidenta y las autoridades de su mesa. “Estamos muy tranquilos, pasamos el día en familia y vinimos a votar todos juntos y muy contentos”, dijo Quereihac a Letra P, quien votó en la mesa contigua, rápido, y luego esperó a su esposo junto a sus hijos, que mataron el aburrimiento caminando a la sombra de los árboles.

 

Vestido con jean negro que le hacía juego con una campera del mismo color y unas zapatillas y chomba azul, Kicillof adelantó que observará el desarrollo de la jornada desde su casa junto a “compañeros y compañeras” y que luego de saludar a los militantes que estarán destinados a cuidar los votos por la ciudad partirá al búnker de Chacarita, donde se reunirá con el presidente, Alberto Fernández. “Es una elección particular en un año particular”, aseguró el gobernador, y pidió a la ciudadanía “votar con memoria”.