10|10|2021

La campaña de la grieta, la apatía y la incertidumbre

29 de agosto de 2021

29 de agosto de 2021

Mucho discurso de confrontación y poca propuesta. El desinterés en la población desvela a las fuerzas. Comentaristas de la realidad y candidatos sin boleta.

Por ser la herramienta (más) adecuada para mejorarle la vida a la gente, la política merece mejor uso. Pero, no hay caso: en general, la dirigencia y el electorado andan con la puntería baja. Mal que nos pese, la campaña en curso es un ejemplo de ello. La falta de propuestas concretas por parte de las expresiones políticas cuyos representantes se han convertido en comentaristas de la realidad, el recurso de la grieta explotado hasta el hartazgo por espadachines de ocasión, el abuso de eslóganes y de discursos vacuos y la apatía de una sociedad descolocada por la tragedia confluyen en la desesperanza y el desinterés. Un escenario peligroso, toda vez que aquello alimenta la no política.

 

Terminar con la delincuencia. Garantizar la educación. Bajar impuestos. Transformar los planes sociales en empleo registrado. Incentivar la producción. Beneficiar a las pymes que son el motor de la economía. Poner fin a la inflación. Apostar al conocimiento y al bien común. Buscar un horizonte compartido. Educar para el futuro. Trabajar trabajar y trabajar…

 

La lista de beneficios ofrecidos a cambio del voto es tan obvia y larga como inverosímil. En lo que va de la campaña, nadie ha explicado cómo, con qué herramientas, de qué modo hará lo que promete hacer.

 

En mayor o menor medida, las tres fuerzas principales que se disputan el poder en Buenos Aires, PRO, la UCR y el FdT parecen caminar rumbo a las PASO atravesadas por la incertidumbre.

 

En la usina PRO que apuntala a Diego Santilli dicen estar bien con los números, pero reconocen que para ellos es una incógnita el comportamiento del electorado, sobre todo en regiones donde la disputa es más cerrada. Por ejemplo, provincia adentro, donde su adversario interno penetra por el empuje de los intendentes radicales (los amarillos ya trabajan para 2023), y en algunos distritos del conurbano donde la figura de Facundo Manes atrae al público desencantado de la grieta.

 

En el oficialismo reina la moderación, sobre todo de la dirigencia distrital, la que tiene el pulso de la calle. Argumenta su cautela en la combinación de aquella apatía, lo poco que tiene para mostrar y las dudas respecto a la evolución de la pandemia. Tampoco se animan a vaticinar cuán profundo pueden entrar las esquirlas de la explosión por el olivos-gate.

 

Popes a la cancha

Dirigentes sin boleta se ponen la campaña al hombro en el distrito del 40% del padrón nacional. Es un rasgo común a las dos variantes de Juntos y al FdT. Axel Kicillof, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich, Martín Lousteau, Máximo Kirchner, Sergio Massa, todos están subidos al tren de la campaña.

 

En el último mes, el jefe de La Cámpora y presidente sin papeles del PJ pisó tierra bonaerense todas las semanas. En los últimos días fue a Escobar y Tres de Febrero, donde estuvo acompañado del ministro de Interior, Eduardo de Pedro. También Massa camina el conurbano.

 

Montado al hashtag #LaVidaQueQueremos, estos días el gobernador hizo una visita sorpresa a un vacunatorio ambulante casa por casa, recorrió con la precandidata Victoria Tolosa Paz la central termoeléctrica de Ensenada y se sacó la foto con los gremios docentes en el arranque de las negociaciones paritarias a la que llevó una propuesta salarial hecha a medida del reclamo de los maestros. En su triple rol de vicegobernadora, titular del Senado y encargada de juntar votos para la cámara que preside, Verónica Magario se instaló en el interior, para intensificar el vínculo con los jefes comunales, actores clave en esta elección. De esa gira -contó a Letra P- se trajo, entre otras cosas, la certeza de lo difícil que está siendo instalar la campaña.

 

Larreta pasó la mitad de la semana fuera del distrito que gobierna. Estuvo en Escobar, Tigre, Lomas de Zamora, La Matanza y Mar del Plata y en las próximas jornadas intensificará sus desembarcos junto a El Colo, que pretende visitar antes de las PASO todas las ciudades grandes gobernadas por el PRO. El paso por Junín, donde fueron recibidos por Pablo Petrecca, regaló la nota campera: Larreta, Santilli, Petrecca, el diputado Juan Manuel López (CC) y el precandidato a concejal Juan Fiorini parados en el medio del campo con las vacas de fondo; en varios pasajes de su discurso, el jefe de gobierno porteño debió levantar la voz ante los mugidos de las aberdeen angus.

 

En el radicalismo, es Lousteau la figura destacada que baja a la madre de todas las batallas para apuntalar al neurocientífico. Este sábado estuvo en la capital bonaerense, donde recorrió el centro comercial acompañado de referentes locales. Antes había estado en Lomas.

 

En Evolución trabajan fuerte en la Tercera sección de la mano de Pablo Domenichini. En la Octava, La Plata, el senador nacional estuvo acompañado de la precandidata Danya Tavella y los precandidatos locales Claudio Frangul y Diego Rovella, y Pablo Nicoletti, referente platense de la fuerza del exministro de Economía. Confían en hacer una buena elección en el distrito gobernado por el macrista Julio Garro y perfilar un candidato para pelear por la intendencia en 2023.

 

Fuera de la burbuja de la política, pese a estar a la vuelta de la esquina, las legislativas de este año aún parecen quedarle lejos al vecino de a pie. En parte lo explica la pandemia, pero cabe preguntarse cuánto abona al desinterés la falta de ideas, de ofertas concretas que permitan levantar un poco la puntería.