06|10|2021

Carrió le empioja la campaña a Frigerio en Entre Ríos vía Benedetti

25 de agosto de 2021

25 de agosto de 2021

El diputado radical estuvo en el cumpleaños de la chaqueña y su participación no cayó bien en Juntos. Lilita lo llama amigo, pero pide votar por la otra lista. 

La foto del cumpleaños de Elisa Carrió en su casa de Exaltación de la Cruz se convirtió en un boomerang para la oposición justo cuando el cumple-gate de la primera dama, Fabiola Yañez, en la quinta de Olivos es casi el centro de la narrativa proselitista. En Entre Ríos, la imagen de la fundadora de la Colación Cívica le sirvió al oficialismo para amortizar el golpe y no cayó nada bien en Juntos ya que la foto encuadra en el brindis al radical Atilio Benedetti, tercero en la lista que encabeza Rogelio Frigerio.

 

La foto de Benedetti con Carrió y Mario Barletta corrió como agua en las redes sociales y en medios de comunicación de la provincia. Si bien el oficialismo no quiso hacer demasiado ruido para continuar con la estrategia de dar vuelta la página con el escándalo del festejo de cumpleaños en Olivos, sí se encargó de que corra.

 

En Juntos, los frigeristas lamentan la interferencia que generó la foto en el medio de una campaña en la que el exministro del Interior no hace olas ni confronta con nadie. De hecho, Frigerio dijo que “no hablaría mal de ningún político”. De todos modos, un sector de la tropa se regodea por el asunto que dejó mal parada a Carrió al señalar con ironía: “Ahí tenés a la República”.

 

El radical explicó su situación y diferenció el evento social del que participó, en diciembre pasado, con el que sucedió en Olivos en pleno aislamiento estricto por la pandemia. “Hay que poner en contexto cada una de las situaciones. Una se constituye en un escándalo del Presidente, que en el momento más duro de la cuarentena, festejaba un cumpleaños en Olivos mientras retaba a los argentinos. La otra fue a fin de año. Yo había participado del COES (Comité Operativo de Emergencia Sanitaria) en Larroque unos días antes. Se habían habilitado una serie de actividades para el 24 y el 31 de diciembre, al aire libre”, explicó el diputado nacional que, la semana pasada, adhirió al proyecto que propone la creación de una Comisión Especial Investigadora sobre las posibles violaciones de Alberto Fernández a las medidas de aislamiento.

 

“El Presidente hizo lo que hizo porque está convencido de que el Estado le pertenece”, aseguró en un comunicado que difundió, aunque no suscribió el pedido de juicio político que sí firmó su par e integrante del mismo espacio interno del radicalismo entrerriano, Gabriela Lena. “El juicio político me parece un tanto inconducente. Lo que si acompaño es el pedido de una amnistía a todos aquellos que tienen aún procesos penales por haber transgredido la cuarentena, con la excepción de los funcionarios públicos”, argumentó ante Letra P.

 

Un amigo entre comillas

Todo lo que diga, haga o deje de hacer Lilita repercute en Entre Ríos. Es una enemiga frontal de Frigerio, a quien acusó de traidor por su relación con gobernadores peronistas durante la administración de Mauricio Macri.

 

Las veces que Carrió llegó a la provincia se encargó de hablar de Benedetti como “Atilio, mi amigo”. La frase aparece en todos los registros de su visita a esa provincia. Sin embargo, en la interna de Juntos por Entre Ríos, Lilita desairó al radical que quiere revalidar su banca en la Cámara de Diputados y se inclinó por el intendente de Chajarí, Pedro Galimberti, que encabeza la otra lista de la coalición opositora. Incluso, lo recibió junto a su comitiva entrerriana en su estancia y, como si fuera poco, difundió en su cuenta de Twitter un mensaje dirigido a los entrerrianos y reavivó la interna partidaria. En el final del video, aprovechó para escupir veneno contra Frigerio: “Miren que hay uno que los va a traicionar”.

 

El apoyo a Galimberti, obviamente, hace que en su campamento se llamen a silencio ante la viralización de la foto de cumpleaños.

 

Carrió perdió presencia en el territorio provincial a partir de 2006, cuando el actual diputado de extracción peronista, Juan Domingo Zacarías, se fue del ARI y retiró su gente. Hoy está enrolado en las filas de Frigerio. Además, hay un sector del radicalismo que no la quiere a Lilita y no se olvida del último discurso que diera Raúl Alfonsín en el salón del Comité Provincial de la UCR de Entre Ríos cuando la definió como “enemiga" de la Unión Cívica Radical, “hipócrita” y "carente de estabilidad emocional”. Otra pieza comunicacional que vuelve a correr por estos días.

 

Si bien no tiene estructura, la prédica de la chaqueña puede ser escuchada por una porción del electorado independiente de una provincia en la que viene ganando Macri desde 2015, en base a un discurso casi tan antiperonista como antikirchnerista.