17|10|2021

Manzur espera al Presidente para ponerle un moño a las candidaturas

08 de julio de 2021

08 de julio de 2021

El gobernador recibe este viernes a Fernández en Tucumán para celebrar el 9 de julio. La reunión previa con CFK. Ninguneo a Jaldo. Los nombres de la boleta.

Todavía sorprendido por el inesperado sacudón que le dio Cristina Fernández de Kirchner en su último discurso público pese a las conversaciones que mantienen en privado, el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, aprovechará este viernes la visita del presidente Alberto Fernández para ultimar los detalles de las listas de aspirantes a la Cámara de Diputados y al Senado de la Nación, que lo ubican como vencedor en su pelea local con el vicegobernador Osvaldo Jaldo.

 

La estadía de Fernández en Tucumán por el Día de la Independencia será breve, pero tendrá como telón de fondo el cierre de las candidaturas. Manzur ya habló del tema con el Instituto Patria. En diciembre se renovarán las bancas que hoy ocupan en la Cámara alta José Alperovich y Beatriz Mirkin, alineados con Cristina. Alperovich fue acusado de abuso sexual por su sobrina y está de licencia. En Diputados, se vence el mandato de Pablo Yedlin y Gladys Medina.

 

Yedlin, exministro de Salud de la provincia, tiene el número puesto para encabezar la boleta de postulantes al Senado, acompañado por la legisladora Sandra Mendoza. Manzur iría como candidato a senador suplente. Mendoza es la esposa de José Orellana, intendente de Famaillá. En 2020, Orellana también fue procesado por abuso sexual. En tanto, la lista para Diputados podría estar encabezada por la actual ministra de Salud de la provincia, Rossana Chahla. Cristina le pidió a Manzur el segundo lugar para el exdiputado Marcelo Santillán, de La Cámpora.

 

La memoria de CFK

Estaban (Nicolás) Kreplak y (Daniel) Gollan. Estaba también Manzur, pero a Manzur nunca lo procesaron. Bueno, no importa”, dijo Cristina la semana pasada en Lomas de Zamora, para referirse a los exfuncionarios de su gobierno que quedaron involucrados en la causa del Plan Qunita, que llevó adelante el fallecido juez Claudio Bonadio.

 

La mención de Cristina sorprendió en Tucumán y en la Casa Rosada, donde apuntaron que Manzur efectivamente fue procesado en la causa. En rigor de verdad, la vicepresidenta acertó al decir que Bonadio sobreseyó inicialmente a Manzur en la causa, en 2016, mientras que procesó a Gollán, Kreplak y al exjefe de Gabinete Aníbal Fernández. Lo mismo hizo la Sala II de la Cámara Federal. El sobreseimiento fue revocado en 2017 por la Sala III de la Cámara de Casación Penal.

 

Cristina sabía el recorrido de la causa al detalle y usó el discurso para refrescar el concepto en público. La vicepresidenta recompuso su vínculo político con Manzur pero no olvida que el gobernador de Tucumán se anotó en 2016 en la liga de dirigentes que inició su jubilación anticipada. En Lomas aprovechó para dejarlo en claro. Con Cristina se pueden hacer acuerdos, pero las cosas nunca vuelven a foja cero, dicen los habitan en el mundo del Instituto Patria.

 

La vicepresidenta y Manzur se reunieron hace dos meses en la casa de CFK, en Recoleta. El encuentro se celebró a instancias del presidente del bloque del Frente de Todos en Diputados, Máximo Kirchner, y tuvo como objetivo “limar asperezas” y recomponer el vínculo, que había quedado dañado por el distanciamiento posterior a la derrota de 2015.

 

Un par de semanas más tarde, Cristina le mandó a Manzur saludos a través del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, su hombre de confianza en la Casa Rosada. De Pedro viajó a Tucumán junto al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. Además de hacerle llegar los saludos, De Pedro mencionó la reunión privada en Recoleta. El vínculo político se recompuso, a pesar de que la vicepresidenta haya hecho saber que no olvida algunos detalles.

 

La visita de De Pedro, Cafiero y Katopodis a Tucumán fue un claro gesto de respaldo de la Casa Rosada a Manzur en su guerra con el vicegobernador Jaldo. La relación entre el gobernador y su vice está rota. A principios de marzo, Jaldo, que busca suceder a Manzur en la gobernación, propició la ruptura del bloque peronista en la Legislatura provincial. De Pedro respaldó al mandatario de inmediato. “No es momento de anteponer intereses personales, sino de atender los problemas de la gente”, dijo el ministro del Interior en un comunicado. Dos meses después, desembarcó con Katopodis y Cafiero y llevó el apoyo del Presidente. Manzur es uno de los gobernadores más cercanos a Fernández.

 

En junio, Jaldo intentó colarse en el cristinismo cuando el diputado Daniel Deiana, que le responde políticamente, se presentó en las redes sociales como representante del Instituto Patria en Tucumán. “Hoy me hice socio activo del Instituto Patria compartiendo las ideas que nos permitan en Tucumán instalar la Casa Patria y consolidar el Proyecto Nacional y Popular", dijo Deiana.

 

El Instituto Patria le respondió con un comunicado oficial que lo dejó fuera de juego: “En vista de la difusión de actividades en redes sociales de una ’Casa Patria Tucumán’, informamos a nuestros socios, adherentes y seguidores que el Instituto Patria no tiene actualmente sede en la provincia de Tucumán, ni autoriza el uso de su logo y/o nombre a ninguna institución de esa provincia. Hacemos reserva de las acciones legales que correspondan".

 

Manzur y Jaldo, que no comparten un acto público desde el 1 de marzo, cuando dieron inicio a las sesiones de la Legislatura, se volverán a ver este viernes en Tucumán en el acto por el Día de la Independencia del que participará el Presidente. Fernández llegará a Tucumán cerca de las 11.30 y se dirigirá directamente a la Casa Histórica, donde participará de la tradicional conmemoración en el Salón de la Jura, firmará un libro de actas y dará un discurso. Luego, acompañará al gobernador a la reinauguración de la Plaza Independencia, ubicada frente a la Casa de Gobierno provincial.