08|11|2021

“No me siento parte de Juntos por el Cambio”

ENTREVISTAS

07 de julio de 2021

07 de julio de 2021

Se ilusiona con Manes y, pese a sus críticas al macrismo, espera convocatoria post rosca en Cambiemos. Elogios a Vidal y Larreta. Todo mal con Espert y Milei.

A menos de veinte días del plazo para cerrar listas, Margarita Stolbizer no se ve envuelta en la vorágine de la rosca del núcleo duro de la coalición opositora. Tiene allí sus expectativas, fortalecidas a partir del lanzamiento de Facundo Manes sobre el escenario electoral bajo el ala del radicalismo, pero, en diálogo con Letra P, aclara: “No me siento parte de Juntos por el Cambio”. Para que eso se dé, no solo espera una convocatoria aperturista post debate del frente, sino también –con la misma tónica del neurólogo– discutir “cuál va a ser el proyecto que lleve la oposición a 2023”.

 

Sostiene las críticas a la gestión macrista, pero no personaliza en el expresidente. Afirma que la derecha no es el problema, sino la antipolítica montada en discursos que buscan “aplastar al otro”. En ese lote, identifica a José Luis Espert, Javier Milei y sectores de ese corte (sondeados por rincones cambiemistas) que, a su criterio, “no podrían estar en un acuerdo general”. Así, subraya: “No se trata de juntar gente para ganar, sino de tener un proyecto para gobernar”.

 

Elogia a María Eugenia Vidal, aunque dice que hubiera sido “lógica” su postulación en la provincia. También pondera a Florencio Randazzo, pero ve “poco margen para un espacio intermedio” y culpa de acentuar la grieta al gobierno de Alberto Fernández, al que acusa de “endurecerse” y generar “inexorablemente” el encuentro de todas las posiciones críticas.

 

-¿El lanzamiento de Manes es la puerta de entrada del GEN a JxC?

 

-Es una noticia muy alentadora. A nosotros nos brinda una puerta de comodidad para entrar en la discusión sobre el futuro de la Argentina. No me preocupa tanto una lista en lo inmediato sino hacia adelante. No me siento, no nos sentimos, en el GEN, parte de Juntos por el Cambio, hemos tenido una mirada crítica de lo que fue el gobierno. Nos parece que lo importante es discutir un proyecto a futuro, a 2023.

 

-Esas discusiones se construyen también en términos electorales…

 

-La candidatura de Facundo Manes nos abre un camino para esa discusión. Su candidatura no es solo en miras a ocupar una banca, sino abrir un debate distinto hacia adelante. Algunos cuestionan eso y para mí es lo más alentador.

 

-¿Qué hace falta para que el GEN participe dentro de una interna en JxC?

 

-Hoy la discusión está centrada dentro de los partidos que conforman Cambiemos, que todavía no tienen saldadas las discusiones sobre esa apertura. Nosotros no pertenecemos, por lo tanto, esperamos que salden esas cuestiones y esperamos una convocatoria que todavía no hemos tenido. Nos interesa mucho saber con qué programa y con qué idea. En el GEN pretendemos tener incidencia en lo que pasa en el país, no nos puede ser indiferente cuál va a ser el proyecto que lleve la oposición a 2023.

 

-¿No hay lugar para una tercera vía?

 

-Lugar hay. Lo que pasa es que el espacio se ha ido angostando mucho, no solo porque tenemos una sociedad cada vez más polarizada, sino porque, al menos en la experiencia nuestra, las veces que lo intentamos lo hicimos con sectores que hoy están en el Gobierno.

 

-¿Qué sucedió con Randazzo?

 

-Hemos conversado. Su discurso y su propuesta son muy racionales, pero carga hoy sobre él lo que vivimos en elecciones anteriores, que es un debilitamiento cada vez más grande del espacio. El Gobierno hizo todo lo posible para expulsar hacia el lado contrario, entonces queda poco margen para un espacio intermedio.

 

-¿Cree que la grieta se acentuó con el actual Gobierno?

 

-Sí. Contrario a lo que creíamos que podía pasar, Alberto Fernández se abroqueló, endureció su posición y nos pone a todos en una posición crítica. Eso, inexorablemente,  va reuniéndonos a quienes estamos en esa mirada y hay menos espacio para lo intermedio.

 

-¿Ve necesaria una gran interna opositora?

 

-Me parece bien que la principal coalición opositora haga una gran convocatoria, pero con algún cuidado. Me preocupan aquellos que quieren acceder a un cargo desde el discurso de la antipolítica. Hay que tratar de recuperar un debate político de contenido y no de descalificaciones. Es por el lado de las ideas. Hay muchas voces de la antipolítica que no podrían estar en un acuerdo general. No se trata de juntar gente para ganar, sino de tener un proyecto para gobernar.

 

-¿Quiénes son esos referentes de la antipolítica cercanos a JxC?

 

-Hubo diálogo con (José Luis) Espert y con (Javier) Milei. Son sectores que están en ese borde de la antipolítica por su discurso. No los identifico con la derecha. La derecha es una categoría política y eso no es problemático. Lo problemático es el discurso antipolítica, de la destrucción para crecer uno. Eso no me parece bueno, sí confrontar.

 

-Ha sido crítica de la etapa macrista, incluso con declaraciones que pueden ubicar a Macri en un lote discursivo cercano a la antipolítica. ¿No le hace ruido?

 

-Yo no he hablado personalmente de Macri, he sido muy crítica del gobierno de Macri. Siempre es una crítica política sobre la gestión de gobierno. Por eso la discusión con JxC no es sobre el Gobierno de Macri, que algunos están dispuestos a reivindicar. Hay que discutir un proyecto a futuro y cómo hacer las cosas diferentes, no iguales.

 

-¿Ve posible convivir en el mismo espacio con Macri?

 

-No me preocupa en lo personal. Me preocupa cuál sea el proyecto de gobierno que tienen. Si me dicen que van a hacer lo mismo que hicieron antes, lógicamente que de ahí me tengo que ir. Por eso me entusiasma el discurso de algunas personas como Manes.

 

-Además de Manes, ¿hay otros dirigentes de JxC con discursos que la entusiasmen?

 

-Sí, Larreta y Vidal, que están llamados a un liderazgo dentro de JxC. Son personas que han sostenido la necesidad de ampliar esa coalición, pensando en los errores que se cometieron en el pasado.

 

-¿Cómo ve que Vidal haya desistido de competir en la provincia que gobernó?

 

-Desde lo político, me hubiera parecido lógico que jugara. Es la única que tiene un capital propio ya ganado en la provincia. Pero desde lo humano la comprendo; debe haber padecido bastante en lo emocional la situación de la provincia, que no es sencilla, ya hizo muchos esfuerzos y está pensando más en un liderazgo de otras características y decide volver a la Ciudad. Desde lo humano, la entiendo. Desde lo político, me hubiera gustado otra cosa.

 

-¿Este año será candidata, acompañando a Manes?

 

-No busco ningún lugar de manera personal. Pasé muchos años en el Congreso, por lo tanto, no estoy buscando volver. Pero también tengo claro que si mi partido forma parte de esta coalición y es necesario que esté, estaré.