30|1|2023

Los gremios cordobeses juegan en la campaña pero lejos de las candidaturas

23 de julio de 2021

23 de julio de 2021

Divididos por la grieta del peronismo local, pesan a la hora del trabajo territorial y la fiscalización. Poca presencia sindical en las boletas. Carro ¿mueve?

Los sectores gremiales buscan posicionarse como actores preponderantes en la arquitectura electoral en Córdoba en el último tramo del armado de las listas para las primarias, que se definirá este sábado 24 de julio a medianoche. El atlas sindical provincial comenzó a demarcar fronteras que, aunque en algunos casos aún tienen límites difusos, estructuran la militancia y refuerzan el trabajo territorial de los partidos políticos. En ese sentido, el movimiento de dirigentes sindicales dentro de cada fuerza ha sido fundamental en los últimos días, tanto como para empujar votos como para engrosar las filas de fiscalización para los comicios.  

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El último pase en el juego, lo marcó Pablo Chacón, titular de la Asociación Gremial de Empleados de Comercio de Córdoba (AGEC) y referente del Movimiento de Trabajadores Córdoba (MTC), quien cruzó el límite de la frontera nacional de la mano del massismo hacia la isla cordobesista.

 

Desde su entorno afirman que el alejamiento de Chacón del Frente de Todos (FdT) comenzó tras las elecciones de 2019, aunque “nunca se desvinculó del espacio que lidera Sergio Massa”. A comienzos de 2021, acordó con su referente nacional, postulando que “la realidad de Córdoba es distinta a la de todo el país” y decidió apoyar a las listas del gobernador Juan Schiaretti, él y todos los gremios nucleados en el MTC, como la UOM, liderada por el metalúrgico Rubén Urbano, y Suvico, a cargo del vigilador Gustavo Pedrocca.

 

CGT Regional Córdoba reunida con los integrantes de la mesa de campaña de Hacemos por Córdoba.

El oficialismo de Hacemos por Córdoba (HxC) cuenta con el apoyo de la CGT Regional Córdoba, central que nuclea la mayor cantidad de sindicatos locales (más de 70), a cargo del histórico dirigente del Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y legislador provincial, José Pihen, que tiene su brazo político en el Movimiento Obrero Peronista (MOP).

 

La central obrera ratificó su pertenencia al espacio provincial y comprometió su participación en la campaña. “La CGT es el nucleamiento más grande que hay. Estamos militando las candidaturas y por ello también mantuvimos reuniones con los principales encargados de la campaña como Oscar González, el jefe del bloque de legisladores oficialistas, Francisco Fortuna; el ministro de Desarrollo Social, Carlos Massei; el diputado nacional Paulo Cassinerio y otros. Desde el MOP vamos a tener participación en los comandos de campaña”, explicó el secretario de Prensa difusión de la CGT Córdoba, referente de los Judiciales, Federico Cortelletti.

 

Gesto

Las dos candidatas que encabezarán las listas de HxC, la diputada nacional Alejandra Vigo y la legisladora Natalia de la Sota, participarán como invitadas el próximo lunes, tras el cierre de listas, en un Zoom con el MOP de Córdoba, para conmemorar un nuevo aniversario del fallecimiento de Eva Perón y será el primer acto público en el que aparecerán ya como candidatas oficiales.

 

El armado sindical del PJ oficialista suma a las 62 organizaciones, liderada por Sergio Fittipaldi (Soelsac) y el ahora funcionario provincial Ricardo Moreno.

 

Moreno relató a Letra P que días atrás también se reunieron una cuarentena de gremios con González, el armador de la campaña schiarettista, ministros, legisladores y el secretario de Gobierno del municipio capitalino, Miguel Siciliano.

 

“Nos comprometimos a realizar una militancia del voto puertas adentro de los gremios, en el universo de 300 mil familias que comprenden las 62 Organizaciones,”, explicó el abogado. Desde ambos sectores confirmaron que hay expectativas para integrar listas, aunque no creen que sean lugares expectables.

 

Disidentes, por el proyecto nacional

Dentro de la CGT Córdoba también participan gremios alineados al gobierno nacional que están trabajando para el Frente de Todos (FdT) en Córdoba. Se trata de la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC), liderada por Juan Monserrat; del gremio de Gráficos, que lidera Ilda Bustos, de La Bancaria, a cargo de Raúl Ferro, y de la Alimentación (STIA), que conduce Héctor Morcillo, entre otros gremios.

 

En este caso, suenan fuertemente los nombres de Bustos o de Monserrat para ocupar lugares de peso en la lista a Diputados. Semanas atrás, dirigentes sindicales formaron parte de un Zoom para trabajar el armado local de la campaña con el senador Carlos Caserio, quien encabezará la oferta a la Cámara Alta junto a la líder local de la Cámpora y diputada nacional Gabriela Estévez.

 

Paralelamente, la Corriente Peronista del Proyecto Nacional cuenta con el apoyo de la mayoría de los gremios que se reúnen en la CGT Rodríguez Peña, liderada por el lucifuercista Gabriel Suárez. “Todavía no estamos trabajando con nadie en particular. Estamos esperando los acuerdos por las listas. No vamos a participar en ningún cargo electivo, pero desde la conducción de Luz y Fuerza sí tenemos en claro el apoyo a Alberto Fernández a nivel nacional”, avaló Suárez.

 

El diputado nacional y referente del gremio docente a nivel universitario (Adiuc - CTA) Pablo Carro está analizando la posibilidad de dirimir candidaturas en las primarias, ya que su participación es impulsada por los partidos que no acuerdan con el peronismo de cuna delasotista que representa Caserio. Disputaría la cabeza de lista para Diputados, puesto para el que fue solicitado Martín Gill, sin definiciones certeras aún.

 

Pablo Carro con Agustín Rossi, ministro de Defensa.

La pata gremial de la oposición

En el mapa no peronista de Córdoba se encuentra enrolada la Organización de Trabajadores Radicales (OTR), integrada por representantes gremiales que intentan mantener por calles separadas la gestión sindical y la política. “Nosotros los radicales no involucramos al gremio con el partido”, explicó a Letra P el secretario general de la OTR nacional, Javier Varetto.

 

“Nosotros fuimos muy críticos con el gobierno de Juntos por el Cambio. Creemos que el radicalismo debe tomar otro rol, preponderante, para condicionar o para corregir en donde se ha errado la política. Somos frentistas pero con un rol distinto y una base programática”, explicó y sostuvo que como movimiento apoyarán “una lista que contenga a todos los sectores radicales” de otro modo habrá “libertad de acción”.