31|8|2021

Religiosas por la inclusión: es con todos, todas y todes

01 de julio de 2021

01 de julio de 2021

Una es pastora luterana. La otra, monja de clausura. Celebran el cupo laboral travesti trans y acompañan a esos colectivos estigmatizados e invisibilizados

La sanción de la ley que establece un cupo del 1% en el Estado para las personas travestis, transexuales y transgénero provocó reacciones positivas en diferentes ambientes, incluso entre los credos en los que, por siglos y todavía hoy, las personas de los colectivos LGBTTIQ+ fueron discriminadas e invisibilizadas.

 

A raíz de la aprobación de la norma y en el marco del Día Internacional del Orgullo, Letra P indagó en el trabajo silencioso de dos religiosas que, desde su fe y sus creencias, vienen desarrollando una pastoral inclusiva y acompañando los reclamos y sufrimientos de la comunidad de la diversidad sexual.

 

Una es la pastora Wilma Rommel, la primera mujer en ser elegida por una asamblea -en abril pasado- presidenta de la Iglesia Evangélica Luterana Unidad (IELU) de Argentina y Uruguay; comunidad de fe con una prédica histórica a favor de no juzgar a las personas por su identidad sexual desde la idea fuerza de que “Dios es amor”. La otra es la monja Mónica Astorga, quien, desde el convento de las Carmelitas Descalzas de Neuquén, rema contra la corriente inquisicional que inspira la exclusión del colectivo LGBTTIQ+. La religiosa asiste hace 14 años a mujeres trans que acuden a ella para dejar las adicciones o la prostitución o conseguir un lugar donde vivir, trabajar o aprender un oficio.

 

“Tenemos una sociedad estigmatizante y patriarcal”

La pastora Rommel aplaudió la sanción del cupo laboral travesti trans al considerar que se trata de “un tema de justicia”. “Tenemos aún una sociedad estigmatizante y patriarcal; eso no lo podemos negar. Por eso, que desde otras esferas (legislativas, en este caso) se tome esta iniciativa que surge a partir de una escucha atenta a un pueblo que reclama, es saludable. Tiene que ver con justicia y, por el otro lado, con la libertad y la dignidad de todas las personas”, sostuvo en diálogo con Letra P.

 

La referente luterana ofrece fundamentos teológicos para su apoyo a los colectivos que considera los más discriminados de la sociedad. “Si Dios es amor, quiere decir que tiene un espacio, un lugar, para cada ser humano, independientemente de la sexualidad que elija o con la que nazca”, enfatizó y completó: “El Evangelio es ir más allá, transgredir fronteras, en bien de toda la humanidad, y dejarnos de estigmatizarnos mutuamente”.

 

La pastora luterana Rommel en una charla por el #8M

Rommel destacó que institucionalmente se viene trabajando el tema de la diversidad desde la década del 80, cuando la IELU -desde un movimiento ecuménico- comenzó a acompañar a las personas con VIH, y recordó que desde hace una década bendicen los matrimonios igualitarios en sus templos. Pese a señalar que, en el cuerpo episcopal y ministerial, hay personas con diversas identidades sexuales, y reclamó justicia por el pastor gay Fabián Kreischer, asesinado en febrero pasado en el barrio porteño de Flores, reconoció que no hay igual aceptación en toda la membresía luterana.

 

“Falta mucho”

Astorga, monja carmelita, aseguró que la noticia de la ley de cupo travesti trans fue “muy celebrada” entre las personas que ella acompaña en Neuquén, dándoles contención, buscando que recuperen los vínculos familiares, rescatándolas de redes de trata de personas para explotación sexual, ayudándolas a encontrar un empleo y alentándolas en momentos de enfermedad o incertidumbre por una expectativa de vida que ronda los 45 años.

 

“Fue muy bien recibida la noticia, porque es una lucha de años de personas que casi ni existieron y recién ahora se las está visibilizando. Es como que todavía falta mucho, mucho, para que realmente se las trate como merecen ser tratadas”, respondió ante una consulta de Letra P.

 

La monja Astorga anima la pastoral inclusiva

 

La religiosa afirmó que está empezando a "darse una apertura” en la Iglesia católica y detalló que varias diócesis “están acompañando a las trans y al colectivo”. Pese a admitir que “no todos están de acuerdo”, subrayó que hay una aceptación “favorable” de obispos, sacerdotes y laicos a una pastoral más inclusiva de estas comunidades vulnerables de la periferia existencial.

 

Astorga habló puntualmente del trabajo pastoral que hacen las arquidiócesis de Córdoba y Mendoza, al igual que la de Salta, donde una religiosa acompaña a un grupo de mujeres trans, y la de San Isidro, que da contención a niñas trans. También destacó la labor de los Hogares de Cristo que atienden los curas villeros del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) e indicó que en un centro barrial porteño “hay una casita en la que ellas pueden quedarse o estar un tiempo y después irse, y también atienden un lavadero de ropa”. También valoró que el arzobispo Jorge Lozano (San Juan) y el obispo Gabriel Barba (San Luis) hayan recibido al colectivo para “ir viendo juntos cómo acompañar”.

 

Además de su trabajo silencioso de contención de las mujeres trans, el gran logro de la monja carmelita es haber conseguido el apoyo económico de los gobiernos provincial y municipal de Neuquén para comenzar a construir en 2017 una docena de monoambientes para las mujeres trans mayores o con problemas graves de salud; obra que se terminó en agosto de 2020 y que el papa Francisco valoró con una carta breve de puño y letra a la religiosa, en la que le decía: “Querida Mónica, Dios que no fue al seminario ni estudió teología te lo retribuirá abundantemente. Rezo por vos y por tus chicas”, escribió.

 

 

Esta prédica del pontífice argentino contrasta, llamativamente, con la reciente nota oficial de la Congregación para la Doctrina de la Fe vaticana que le cerró la puerta a la bendición de parejas homosexuales en los templos católicos, un golpe duro para los colectivos LGBTTIQ+ que esperaban un posible gesto de cercanía de su compatriota después de haber dicho en 2013, en un vuelo de regreso de Rio de Janeiro: "Si una persona es gay, ¿quién soy yo para juzgarla?".