20|7|2021

En campaña, Fernández y Kicillof reeditan el hit de la herencia macrista

23 de junio de 2021

23 de junio de 2021

El Presidente y el gobernador salieron a pegarles duro a Macri y a Vidal. Foco en la provincia y cómo frustrarle a JxC el operativo "despegue" del expresidente.

A un mes del cierre de listas, el presidente Alberto Fernández y el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, ya se metieron de lleno en la campaña electoral y salieron a la cancha con durísimos discursos hacia la oposición, con foco en las gestiones de Mauricio Macri y de María Eugenia Vidal y la decisión clara de que Juntos por el Cambio no pueda despegar a sus figuras del expresidente.

 

“No lo olvidemos porque los responsables tienen nombre y apellido y son los que están en los canales de televisión dando cátedra de lo que ellos en su momento no supieron hacer”, dijo este miércoles el Presidente, al inaugurar el congreso anual de La Bancaria, el sindicato que conduce Sergio Palazzo.

 

Fernández aprovechó la oportunidad para apuntarle directamente a Macri, a quien le respondió por las críticas en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI). “Lo escuché el otro día en un programa de televisión. Decía ’Fernández no sabe negociar con el Fondo, cómo le va a pedir que baje la tasa de interés y pida más plazo’. Mire Macri, pido eso al Fondo porque yo defiendo a los argentinos mientras usted se olvidó de los argentinos y nos metió en un problema enorme del que todavía no podemos salir”, dijo el Presidente. Y remató: “Todos ellos vuelven de las cenizas abusando de la tragedia de la pandemia y dejan de lado lo que fueron capaces de hacer cuando fueron gobierno”. 

 

Kicillof también fue parte del acto y, más temprano, se había encargado por segunda vez en la semana de Vidal, a quien el martes, en San Fernando, al lado de Sergio Massa, acusó directamente de “repartir sobres” a periodistas durante su gestión para acallar las críticas. Un día después, en Florencio Varela, la fustigó por su gobierno. “Recibimos un sistema de salud devastado, abandonado, y los que se llenan la boca hablando que expliquen por qué no terminaron los cinco hospitales que había”, dijo Kicillof. 

 

La dureza en el tono de ambos dejó en claro que la campaña ya comenzó y que Kicillof y Fernández se pondrán al frente, en particular en la provincia de Buenos Aires, el bastión del Frente de Todos, en el que el oficialismo buscará hacer una diferencia en las elecciones, con un discurso duro hacia la oposición y una agenda plagada de anuncios de obras.

 

El ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis, confirmó este miércoles que Fernández y Kicillof “estarán al frente de la campaña”, más allá de cuáles sean los nombres elegidos para encabezar las listas. “El Frente de Todos va a volver a mostrar una coalición fuerte, diversa, con matices y con mucha responsabilidad a la hora de definir las prioridades del país, como el empleo, la vacuna y el Estado presente”, dijo en diálogo con CNN.

 

Katopodis forma parte de la mesa electoral que tiene asiento en La Plata, de la que forman parte Kicillof, Massa, Máximo Kirchner, el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, a la que se suman, según el caso, intendentes y otros ministros, como Jorge Ferraresi.

 

La mesa ya trazó los lineamientos centrales de la campaña, entre los que se cuenta el protagonismo del Presidente en territorio bonaerense. El discurso también buscará “poner en valor lo hecho” durante la pandemia, y evitar que Juntos por el Cambio tenga éxito en el desdoblamiento que buscar hacer entre Macri y figuras del espacio, como Vidal. “Tiene que quedar claro que son lo mismo y que el jefe de todos es Macri”, dicen en la mesa de campaña. Kicillof y Fernández ya comenzaron con la tarea.