18|11|2021

Sin miedo a la boleta corta, Rojas aceita su armado en Necochea

04 de mayo de 2021

04 de mayo de 2021

Con sello vecinalista propio, el intendente acelera por el carril del medio en su primer test electoral en el cargo. Perspectivas, mesa chica y plan provincial.

Lo que ya era un espacio conformado, en los últimos días recibió el aval de la Junta Electoral bonaerense. Así, Nueva Necochea ya es formalmente el sello con el que el intendente de ese distrito, Arturo Rojas, buscará el respaldo a su gestión en las urnas en las próximas legislativas. Estreno de local partidario mediante, el exdirigente del Partido Fe que subió a la intendencia en 2019 con la lista de Juntos por el Cambio (JxC), se despoja de la lógica bifrentista que hace grieta en estratos superiores y acelera sobre el carril del medio con tónica vecinal, la misma que apuesta a proyectar en el orden bonaerense pero con la consciencia de que la boleta corta es una posibilidad concreta de cara a su primer test electoral en el timón municipal.

 

En su entorno enfatizan que la idea de ir por una apuesta vecinal tuvo su punto germinal en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de 2019, cuando Rojas debió sortear numerosos escollos internos con su lista: con parte de su armado asentado en el peronismo, creen que “arriba”, en la mesa de conducción de JxC, se inyectaba mayor respaldo a la nómina del precandidato radical Gonzalo Diez.

 

Esos padecimientos y vicisitudes propios de un espacio que corre contra el caballo del comisario hicieron que, triunfo mediante, se comenzara a gestar el movimiento autonomista. Tener una agrupación local que resuelva desde Necochea su composición y, luego, el esquema de alianzas con los estratos superiores fue parte de las motivaciones, corolado con el lema “Los problemas nuestros los resolvemos acá”.

 

Dirigentes de Nueva Necochea destacan que buena parte de su dirigencia no contaba con pasado político: comerciantes, profesionales, empresarios y demás outsiders confluyeron en este esquema sin antes haber participado de lista alguna. Sin embargo, dentro de Nueva Necochea también se detectan integrantes de extracción PRO, otros cercanos a Miguel Ángel Pichetto e, incluso, dos delegados distritales radicales.

 

El moldeado de la identidad del espacio oficialista repercutió en la balanza de adhesiones dentro del Concejo, donde hubo movimientos. Ya asentado, los cambios más recientes –aseguran en la estructura oficial– no responden a cuestiones políticas, como sucedió con la renuncia días atrás de la edila oficialista Andrea Sabatini “por cuestiones profesionales”, aunque –avisan– sigue formando parte del espacio. En su lugar, asume Gabriela Espinoza, que también responde al intendente.

 

La escisión del Partido Fe por parte de Rojas se definió como una reacción a una postura del esquema partidario de relegarlos. “Nos corrieron a un lado”, aseguran para también acusar a la cúpula de Fe de volcarse al Frente de Todos (FdT). Enfocan los dardos en la diputada provincial Natalia Sánchez Jáuregui, sobre quien destacan que “nació en Necochea pero vive en San Vicente” y que, desde allí, maneja las riendas del armado necochense de Fe.

 

Cerca del intendente desestimaron cualquier acercamiento al FdT vía la sintonía que en la gestión tiene con el gobernador Axel Kicillof: “Fueron más cuestiones periodísticas que reales. Se lo vinculaba porque gestionaba en la Provincia obras para la ciudad. El tiempo demostró que no nos fuimos a ningún lado”, destacan las fuentes, y dan cuenta de reuniones mantenidas con Horacio Rodríguez Larreta pese a que tampoco están dentro de JxC. “Estamos en una vereda del medio”, resumen.

 

Mesa chica y perspectivas

Todos los lunes a la mañana, Rojas mantiene un encuentro con su mesa chica conformada por los secretarios de la gestión, el jefe del bloque oficialista, Guillermo Sánchez, y el presidente del consejero escolar, Juan De la Calle.

 

Mantienen la puerta abierta para sumar dirigentes a su armado. Los sondeos son constantes. “Somos el pato de la boda”, enfatizan para sacar a relucir que ninguna otra fuerza antes había obtenido la cantidad de votos que cosechó la lista de Rojas y que en la actualidad mantiene una considerable imagen positiva, que, más allá de encuestas, fundamentan en un crecimiento de casi un 18% en la recaudación de tasas, comparado con la pasada gestión de Facundo López. “Eso es una demostración de confianza”, analizó una voz cercana al jefe comunal.

 

Rojas fue anfitrión del primer congreso del partido vecinalista donde interactúan intendentes, exintendentes y concejales de diversos distritos en busca de proyectar una opción con vuelo provincial. También, hay quienes pusieron sobre la mesa el nombre de Florencio Randazzo. Cerca de la comuna necochense reconocen que hubo “acercamientos informales” con algunos dirigentes que integran el espacio. Pero observan con cautela esos movimientos, advirtiendo que los tiempos de definiciones vendrán más adelante.

 

Concejo y oposición

Con la fuerte impronta vecinal, aunque se exploren alternativas de corte provincial y nacional, un escenario potable es que el intendente juegue con boleta corta, sin arrastre. En su esquema aceptan esa posibilidad, pero están convencidos de hacer una elección que dote de mayor volumen a la actual bancada deliberativa, compuesta por seis ediles. Es que, al ser fuerza asentada en 2019, el bloque oficial solo pone en juego dos bancas de las diez en danza.

 

Las proyecciones se entusiasman con incrementar el bloque. “En condiciones normales”, no consideran descabellado alcanzar un piso de tres concejales. No es un dato menor. Al momento, un bloque de seis en un cuerpo de 20 hizo cuesta arriba el camino de los proyectos girados desde el Ejecutivo. No obstante, la variopinta conformación legislativa (seis bloques, con un interbloque incluido), hace que se desperdiguen los votos. Con varias bocas con las que acercar posiciones ante cada iniciativa, en la tropa oficialista ven en esa dispersión un aliado para el trabajo cotidiano de fabricar consensos. Así, en este año y medio de gestión, la administración de Nueva Necochea logró mayoría en todos los proyectos que el intendente necesitó, incluso dos moratorias y dos fiscal-impositiva.

 

Pero la diáspora opositora que se ilustra en el Concejo también se detecta en el campo político necochense y eso puede jugar a favor del oficialismo. En el FdT, varias ramas registran una actividad intensa, mientras que dentro de JxC conviven tres sectores compuestos por distintas combinaciones radicales y amarillas. De esas pujas abiertas, cerca de la comuna no descartan que queden heridos con miras a la elección.