21|7|2021

Bullrich, el silencio de los halcones y la porfía sin límite

26 de mayo de 2021

26 de mayo de 2021

Salvo Macri, casi todo el PRO ignoró el pedido de respaldarla. El ole de JxC y el raquítico apoyo de los duros. La exministra no ceja: retroceder, nunca.

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, dice que está dispuesta a continuar con la denuncia que lanzó sobre el presunto pedido de coimas al laboratorio Pfizer. La multinacional la desmintió y el presidente Alberto Fernández la querellará penalmente, pero la exministra de Seguridad no cederá. Sin embargo, dentro del PRO casi nadie respondió al pedido que hizo la conducción partidaria para defenderla públicamente ante las durísimas respuestas que cosechó.

 

Según confiaron a Letra P dentro el PRO, una de las autoridades del partido les pidió a todos sus dirigentes que salieran a defender a Bullrich. También que reivindicaran la denuncia. A diferencia de otros pedidos, las respuestas tardaron en llegar y en la mayoría de los casos siguen sin hacerlo. El primero y casi único en jugar fue el expresidente Mauricio Macri, pero lo hizo a medias. “Yo no tengo precisiones, es lamentablemente que el gobierno no las ha dado. Es increíble que el país que hizo el ensayo más grande, nos daba directo a comprar 13 millones de vacunas y el gobierno no las compró. Es algo que no pueden explicar, no hay una explicación que conforme", dijo el fundador del PRO. 

 

La soledad de Macri refleja el malestar que cosechó adentro del partido amarillo y en Juntos por el Cambio el sobregiro de su presidenta. "Cayó muy mal, porque al Gobierno le podría criticar cien cosas sobre la vacunación, pero no hablar de coimas cuando no tiene un solo papel para mostrar", se quejó un destacado integrante del PRO. 

 

En la Cámara de Diputados los apoyos se pueden contar con los dedos de la mano y fueron en respuesta al llamado de auxilio partidario, que habría sido impulsado por el exsecretario General de la Presidencia, Fernando De Andreis, que integra el círculo áulico del expresidente. Bullrich recibió el respaldo del mendocino Omar de Marchi, del porteño Jorge Enríquez y del bonaerense José Torello. A ellos se sumó el radical Álvaro de Lamadrid, dentro de una lista corta que se completa con Paula Olivetto de la Coalición Cívica. Para un bloque que cuenta con 115 voluntades, los cinco respaldos reflejan hasta dónde está dispuesta el ala dura en secundar a Bullrich y el creciente nivel de soledad que cosecha la titular del PRO dentro del Interbloque que preside el radical Mario Negri

 

En el bloque amarillo que conduce Cristian Ritondo también guardaron silencio, pero distintos integrantes del espacio macrista consideran que Bullrich eligió un "pésimo momento" para lanzar una denuncia sin respaldo cuando "se esperan semanas muy difíciles por la pandemia". Es casi la misma línea que ahora sostiene la fundadora de la Coalición Cívica, Elisa Carrió: se diferencia de Bullrich, toma distancia de sus denuncias y al mismo tiempo respalda con fuerza al alcalde porteño Horacio Rodríguez Larreta

 

En la comuna capitalina también se escudan en la "flojera de papeles" de los planteos que hizo Bullrich. El desgaste que pueda tener la titular partidaria genera cierto entusiasmo cerca del alcalde, porque hasta hace una semana nadie se esperaba que la jefa del partido tuviera que pasar una semana atajando desmentidas "por hablar más de la cuenta". La relación no es la mejor: Bullrich respaldó a Larreta en su pelea con la Nación por la presencialidad de las clases, pero ahora le reclamó que las escuelas vuelvan a abrir el 31 de mayo. El tono de advertencia de ese mensaje cayó tan mal en la comuna como las denuncias sin papeles sobre las negociaciones con Pfizer. 

 

Dentro de la UCR el silencio también fue mayoritario. “Para decir eso hay que tener elementos, creo que no ayuda en el marco de una pandemia, y creo que no se puede hablar si no hay pruebas concretas. Hay que tratar de parar en un punto”, disparó el gobernador jujeño Gerardo Morales, uno de los tres mandatarios provinciales que tiene el radicalismo. Sus pares decidieron guardar silencio, al igual que las autoridades parlamentarias. 

 

Bullrich dijo en una entrevista que hubo un pedido de coimas de funcionarios del gobierno al laboratorio Pfizer que hizo naufragar la venta de millones de dosis. La multinacional la desmintió y este martes Bullrich volvió a ocupar un lugar de altísima exposición para afrontar el golpe. Le pidió al Presidente una reunión. "Han invertido la carga de la prueba: el Presidente debería analizar y hacerle juicio a quienes no firmaron un contrato que le significó a la Argentina no tener 14 millones de vacunas. Cíteme, voy hoy a la Casa Rosada y le explico, para que ponga en vereda a los funcionarios que impidieron la llegada de vacunas. No persiga al que le dice la verdad. Si le mintieron y se dejó mentir, él también es responsable", dijo Bullrich para redoblar la apuesta, aunque por hacerlo se quede cada vez más sola.