30|7|2022

“Mantengo mi aspiración, voy a pelear para ser intendente de San Martín”

ENTREVISTAS

20 de mayo de 2021

20 de mayo de 2021

El exministro avisa que volverá a intentar conducir el distrito. No descarta una candidatura este año. La relación con los Dorrego. La unidad, clave del éxito.

“En La Territorial, todos estamos unidos con el mismo objetivo: pelear la intendencia en 2023”, dice a Letra P el exministro de Desarrollo Social bonaerense Santiago López Medrano, quien buscará meterse en la competencia por el distrito de General San Martín tras ser derrotado en 2019 por el actual ministro de Obras Públicas de la nación, Gabriel Katopodis. El panorama no es tan claro al evaluar su juego en estas elecciones. “Si sirve ser candidato, lo seré”, avisa en medio de las tensiones que sacuden el armado de Juntos por el Cambio local, donde algunos dirigentes ubican al exfuncionario del Gabinete de María Eugenia Vidal como un integrante más del espacio. Sin embargo, López Medrano le baja el tono a las disputas, y asegura que hay diálogo entre todos los dirigentes, al tiempo que advierte que la “unidad es clave para lo que se viene”.

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

-¿Qué está haciendo actualmente?

 

-Estoy en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires como presidente de la Corporación Buenos Aires Sur. Es otro ritmo, lo necesitaba desde lo personal. Voy a ser papá en agosto y pude ordenar el tiempo que le saqué a la familia durante los cuatro años. Y, además, trabajando mucho en San Martín.

 

-¿Cómo viene el trabajo en La Territorial?

 

-Es la continuidad de lo que empezamos en 2016 con el nombre de “los sin tierra” que agrupaba a aquellos dirigentes de distritos donde Juntos por el Cambio (JxC) no era gobierno. Ese grupo fue creciendo y en 2019 terminó siendo el Foro del Cambio, donde nos nucleamos quienes seríamos candidatos. Esa relación siguió. En la última elección, todos los que fuimos candidatos y estamos en La Territorial representamos un poquito más de un millón de votos en el conurbano. A principio de este año, le dimos este formato que tenía que ver con reivindicar el trabajo que hacemos en el territorio. Ha crecido mucho y ayer (por este lunes) lanzamos el Foro Legislativo que nuclea a 120 legisladores, entre concejales, consejeros escolares, diputados nacionales y provinciales. Todos unidos con el mismo objetivo: pelear la intendencia en 2023.

 

-¿Cómo es el vínculo con los intendentes nucleados en Los Dorrego y con los dirigentes que se han encolumnado en líneas internas de JxC?

 

-La relación es muy buena. La Territorial no es en contra de nadie. La de este año es una elección bisagra, porque se va a definir mucho más que candidaturas o personalismo. La composición legislativa es el único freno al oficialismo y eso se logra consolidando mayorías en la cámara y en los concejos. Tenemos conversaciones con casi todos los intendentes. Son dos espacios que se complementan. Está el Foro de Intendentes de JxC que nuclea a todos los intendentes y La Territorial, que lideramos el espacio en distritos donde no somos gobierno. En esta elección va a ser muy importante que confluyamos en un trabajo conjunto porque en la elección legislativa todos los votos suman, hay que hacer campaña en los 135 distritos y ahí el trabajo territorial es central.

 

-¿Comparte el concepto de liderazgo horizontal? ¿Macri, Vidal y Rodríguez Larreta siguen siendo los líderes del espacio?

 

-Hay que ver cómo se perfila, cómo se ordena eso. En los temas centrales hay coincidencia y unidad de todos los espacios. Puede haber estilos, matices, cada uno tiene su forma, pero siempre en unidad. Todo lo demás es un proceso que se tiene que ir ordenando de cara al 2023. 

 

-¿El enfrentamiento con el Presidente hizo crecer el liderazgo de Rodríguez Larreta?

 

-Cada uno tiene un rol muy claro. Horacio es el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. María Eugenia tomó la decisión de tomar distancia, de dejar que el nuevo gobierno se afiance, y cuando apareció tuvo posiciones críticas y claras con su estilo. Y creo que Mauricio hizo lo mismo.

 

-Muchos dirigentes ya se anotaron como candidatos a gobernador en 2023, ¿esta elección acerca alguna definición al respecto?

 

-Esta elección es bisagra porque es el freno institucional que se necesita en los ámbitos legislativos, más allá de los nombres. Esta va a ser una elección muy polarizada y nacionalizada. Con lo que hoy estamos viviendo, es un poco fuera de lugar hablar de nombres para la elección. Hay que tener paciencia para esa definición.

 

¿Cómo viene su trabajo en San Martín?

 

-Muy bien. El año pasado armamos un ciclo de Zoom, que se llama San Martín Activo, por el que pasaron la mayoría de las figuras nacionales y provinciales de nuestro espacio, y que fue la manera de que los vecinos tuvieran la posibilidad de intercambiar. Hay necesidad de representatividad por parte de los vecinos. 

 

-¿Cómo es el vínculo con el resto de los socios?

 

-Es muy bueno, es de diálogo. Todo el que se quiera sumar si es para ampliar la pecera, es bienvenido, pero pescar en la pecera no es algo que sume. Hasta el último minuto hay tiempo para consensuar y hemos aprendido la lección: la unidad es clave para lo que viene.

 

-¿Va a ser candidato este año?

 

-Más allá de los nombres, necesitamos más presencia en los cuerpos legislativos, tanto provinciales como locales. Ahí me van a encontrar. Si sirve ser candidato, lo seré. Lo que sí mantengo es mi aspiración para 2023. Yo quiero ser intendente de mi ciudad, voy a pelear por eso, no por capricho, sino porque creo que hay mucho por hacer y para transformar. Ya habrá tiempo para el cierre de listas de este año.