PRETEMPORADA 2021

El curioso caso Secco: sin sucesor ni oposición

Personalista y polémico, lleva 18 años ganando por goleada en Ensenada pero no construyó heredero. JxC deambula en la medianía, sin parir un adversario de peso.

La elección de este año será la última batalla en la que Mario Secco medirá su poderío en Ensenada teniendo aún dos años de gestión por delante. De no avanzar cambios en la legislación vigente, en 2023 no habrá lugar para que este histórico intendente vuelva a buscar una reelección. Desde 2003, ha logrado revalidar su mandato a fuerza de votos: con los resultados de los últimos turnos electorales, promedia el 50%. Mientras estos números no han permitido que trascienda más allá de sus propias aspiraciones algún referente de la oposición, la construcción de un gobierno personalista no arroja pistas seguras sobre su eventual sucesor o sucesora. La combinación de ambos factores abre una incógnita sobre el futuro político de este distrito bonaerense del conurbano sur.

 

Secco se define como “soldado de Cristina Fernández de Kirchner”. De la misma forma que no oculta su posición partidaria, no mide la dimensión de sus expresiones a la hora de cuestionar a la oposición. Por eso, la semana pasada tuvo que salir aclarar que la frase que lo vinculó a Leopoldo Fortunato Galtieri “no tiene nada que ver” con su “espíritu”. Es que a lo largo de los casi 18 años que lleva al frente del municipio ha moldeado un perfil que lo posiciona entre lo pasional y polémico; incluso, autoritario, a ojos de la oposición.

 

“A veces es difícil definir cuál es el mejor intendente y para mí el mejor intendente es el que más votos saca. Por lo tanto, el mejor intendente es Mario Secco”, definió en diciembre de 2019 Jorge Ferraresi, exjefe comunal de Avellaneda, quien junto al ensenadense y a Pablo Zurro, de Pehuajó, construyó un tridente defensivo de las políticas kircheristas durante el gobierno de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal. “Parecíamos los tres mosqueteros”, dijo el avellanedense ante un auditorio en el que no sólo estaba presente la actual vicepresidenta sino también el resto de la tropa de jefes comunales peronistas. La ponderación de Ferraresi, que puede ser discutible, tiene un dato que sería certero si no fuera porque Secco fue el segundo jefe comunal más votado de la provincia de Buenos Aires, detrás del radical Miguel Gargaglione (San Cayetano), quien obtuvo el 73,40% de los votos, 2,55% más que el de Ensenada.

 

De origen sindical, su vinculación con el municipio no nació cuando asumió como intendente. Como trabajador del corralón fue elegido secretario general del Sindicato Municipal, sillón que ocupó desde 1994 hasta 2003, cuando se mudó a la intendencia. Por eso, aunque para su cargo es curioso, los ensenadenses no se sorprenden cuando lo ven podando un árbol o tirado debajo de un micro tratando de arreglarlo.

 

Sin sucesor

Sin embargo, pese a que siempre está acompañado de miembros de su equipo de gabinete o asesores, no ha perfilado ni mostrado aún a su eventual sucesor o sucesora para 2023; a diferencia de Ferraresi, por ejemplo, que ya durante la campaña de la última elección dejó entrever que su reemplazante podría ser Alejo Chornobroff, actual intendente.

 

“No es un tema prioritario hoy día para el frente político que conduce el intendente, por lo tanto, no se están haciendo movimientos ni se están delineando estrategias porque entendemos que la pandemia requiere la mayor atención y ocupación de parte de todos los integrantes de la gestión”, señaló a Letra P el secretario de prensa, Agustín Duscovich, al ser consultado sobre si el espacio ya tenía en agenda un listado de postulantes. “Entendemos que Mario Secco construyó un espacio político diverso y se fortaleció gracias a la gestión y el respaldo electoral. Hay un conductor, pero también hay un espacio político con grandes referentes que designan la conducción en Mario Secco”, completó el funcionario.

 

Pese al hermetismo oficialista, dirigentes de Ensenada confiaron a este portal que no se esperan sorpresas sobre los posibles nombres que podrían competir para suceder a Secco. Por un lado, aparece el presidente del Concejo Deliberante, Luis Blasetti, un dirigente leal al jefe comunal; por el otro, se menciona con importantes chances al hijo del intendente, el concejal Nicolás Secco, portador no sólo del apellido sino de un perfil similar al de su padre. En el listado, también suman a una mujer: la diputada Susana González, espada legislativa del ensenadense.  

 

Con 18 años de gestión y mayoría de victorias en su haber, en el oficialismo tienen la tranquilidad de contar con un respaldo electoral que, como piso, oscila el 50%. Si bien hasta ahora la ausencia del apellido Secco en las elecciones intermedias se ha compensado con su liderazgo en la gestión, su ausencia a partir de 2023 los obligará a adoptar una estrategia distinta que garantice ese caudal de votos cuando el actual intendente conduzca desde afuera.

 

La oposición

El horizonte político de Ensenada es aún más incierto si a la falta de claridad del juego oficialista se le suman los sucesivos tropiezos de la dirigencia opositora.

 

El último candidato que intentó arrebatarle la intendencia a Secco fue el concejal radical Gustavo Asnaghi. Le fue mal: quedó a 48 puntos de distancia del vencedor. No fue su primera derrota, había sido golpeado también en 2015 y 2017. “Los resultados locales van atados a lo que sucede a nivel nacional y provincial. Hace cuatro años (2017) hicimos 33 puntos, por cien votos no llegamos a meter cuatro de los nueve concejales en juego. Siempre fuimos creciendo, pero en 2019 sufrimos las consecuencias de la derrota nacional”, analizó el edil de Juntos por el Cambio en diálogo con este portal.

 

Las caídas no han desalentado las aspiraciones personales de Asnaghi, quien mientras espera “la decisión del PRO”, ya se anota para liderar la próxima lista de concejales. “Antes de la elección interna de la UCR, el presidente del partido del municipio, Daniel Montes, me promovió como precandidato. Si bien todavía no está definido, yo no tendría problemas de aceptar. Las posibilidades son concretas, pero quiero tener cautela por respeto al resto de los dirigentes”, dijo.

 

Mientras Asnaghi es la figura que levanta la mano en el radicalismo, en el PRO posicionan a la presidenta de la bancada de JxC, la concejala María Marta Giannattasio. “Nuestra expectativa es mejorar la elección de 2019, para nosotros fue un golpe muy duro, pero nos sirvió para barajar y dar de nuevo, entender las falencias que nosotros hemos cometido y también, reconocer las virtudes del oficialismo”, completó Asnaghi, quien siempre ha resaltado la capacidad de trabajo, dentro y fuera de su despacho, del intendente Secco.

 

bullrich desafia el acuerdo ritondo-santilli y arma una mesa de liberales pro bonaerense
Desafiante, Máximo Kirchner cede la pelota y el peronismo aguarda la reacción de Axel Kicillof

También te puede interesar