07|5|2021

En Evolución militamos por una fuerza que tenga carácter para sostener sus ideales y valores. Con la convicción de gobernar y liderar la Argentina.

Habiendo pasado las elecciones de nuestro partido, sabemos que el resultado fue una victoria del Radicalismo y, por ende, de la Democracia. Más de ciento quince mil afiliados se acercaron a las urnas para participar de estos comicios históricos para la UCR.

 

El camino que ambas listas transitamos hasta acá significó un crecimiento para el partido, a partir del lugar para el disenso y el debate, demostrando que finalmente lo que se quiere es un Radicalismo más activo, que lidere la gestión y vuelva a ser protagonista. Para Evolución Radical, sin duda fue una victoria, fuimos viendo a lo largo de la campaña, incluso, cómo primaba en la construcción de los discursos la premisa de un Radicalismo más participativo, inclusivo, con liderazgo en Juntos por el Cambio y con respeto a sus militantes y afiliados. 

 

Los resultados de las internas dejaron entrever que desde Evolución estábamos acertados al plantear esta disputa, porque llevó a debatir y definir qué Radicalismo queremos y un partido con reglas de juego claras, que le garantice la participación de todos los afiliados en la disputa de candidaturas, que respete e incluya a las minorías, que albergue a todas las voces internas para generar pluralidad.

 

No menos importante es señalar que  las elecciones internas definieron el rol de la UCR en Juntos por el cambio, un Radicalismo con vocación de mayoría y liderazgo que deje el lugar de minoría y comodidad para volver a ser actores principales de la vida pública y política de nuestro país, un partido para liderar y gestionar en los distintos niveles de gobierno y llevar adelante las reformas estructurales de manera inmediata, que nos permitan resolver desigualdades sociales, y volver a tener oportunidades de desarrollo individual y colectivo.

 

Hemos dado un gran paso ahora debemos trabajar en unidad para que nuestro partido sea protagonista de Juntos por el Cambio, que nuestros mejores hombres y mujeres sean quienes nos representen electoralmente, con respeto a las trayectorias, a los perfiles, con una amplia participación de mujeres y jóvenes, y con base territorial, esto nos manifestaron los afiliados el domingo veintiuno de marzo en la Provincia de Buenos Aires y en CABA como lo habían hecho el catorce en Córdoba, los radicales quieren una UCR protagonista no espectadora.

 

Pero también los votantes de Juntos por el Cambio y los desencantados hoy con el actual gobierno quieren una oposición protagonista, que construya una alternativa electoral desde las propuestas, desde la institucionalidad, representando genuinamente a la sociedad y a sus problemas, y fundamentalmente que mire al futuro, la patria nos demanda ese rol no quiere una oposición que alimente la grieta, y que al igual que el gobierno solo hablé del pasado.

 

Esta es la responsabilidad que desde el Domingo tenemos quienes formamos Evolución, haciendo un mejor radicalismo y un mejor Juntos por el Cambio, más amplio, con lugar para el disenso, con una mirada socialdemócrata, cercano a los argentinos, con autocrítica, pero con el rumbo firme de avanzar en la mejora de la educación, en la recuperación del trabajo y de la economía, en devolvernos la dignidad y el orgullo de ser argentinos, para nosotros, para nuestra posteridad y para todos los hombres del mundo que deseen habitar el suelo argentino.