13|11|2021

En Buenos Aires, el sector productivo advierte que no hay margen para otro 2020

30 de marzo de 2021

30 de marzo de 2021

Subrayan que en la industria y el comercio no se generan los contagios. Avisan que otro confinamiento sería letal y plantean: “Es salud y economía”.

En el sector productivo bonaerense vuelven a encenderse luces de preocupación ante la intensidad con la que asoma la segunda ola de contagios de covid-19 que derivó este martes en el anuncio de nuevas restricciones, acompañado de fuertes alertas del ministro Daniel Gollán (Salud) en torno al “serio riesgo” que representa para el sistema sanitario provincial el aumento “explosivo” de casos. En las entidades que integran la mesa productiva provincial no quieren siquiera pensar en la reedición de un escenario restrictivo modelo 2020, a la vez que subrayan que, tanto el comercio como la industria, no son disparadores de contagios. Ven buena voluntad del gobierno de Axel Kicillof para evitar involucrar al entramado productivo en las medidas restrictivas versión 2021, pero no dejan de mirar con inquietud la curva creciente que podría forzar a decisiones que los afecten. Ante eso, focalizan en la responsabilidad ciudadana, destacan la efectividad de los protocolos en el sector y, por si acaso, enfatizan que otro cierre total sería el colapso.

 

“Si llega a pasar lo del año pasado, nos quedamos sin comercio y la economía vuela”, resumió en diálogo con Letra P el titular de la Federación Económica bonaerense (FEBA), Alberto Camilo Kahale, quien, tras destacar la rigurosidad de los protocolos aplicados en los locales comerciales, recalcó: “Los contagios no fueron en los comercios y en los lugares de trabajo, se dieron en los lugares de distracción”. Ante eso, particularizó en combatir fiestas clandestinas y llamar a la responsabilidad social, razón por la que evalúan publicar un comunicado instando al cuidado de la ciudadanía “para que esto no vuelva para atrás”.

 

Kahale describió que la actividad comercial mostró a lo largo de este año signos de recuperación y que los alquileres bajaron al no haber tanta demanda. Pero esos pasos no llegan a tener el ritmo suficiente como para capear otra tormenta: “Hoy el comerciante está trabajando al 30 o 40% como mucho. Pero no resiste una presión impositiva que subió un 50%”, dijo el titular de FEBA para también mostrar inquietud por los aumentos tarifarios. De agudizarse el panorama de contagios, el dirigente empresario sugirió que la Nación emita algunas medidas como “una moratoria amplia como la que está sacando la Provincia”.

 

Además, reclamó “trabajar con todas fuerzas políticas para una reforma impositiva amplia, porque no se resiste más esta gran presión impositiva con la baja en las ventas”. Con esa tónica, tras el anuncio de restricciones horarias entre las 2 y las 6 AM que afectan sobre todo a la rama gastronómica, Kahale advirtió: “Si hay restricciones de horarios, van a haber muchos comerciantes que no van a poder abrir más”.

 

Por su parte, el presidente de la Confederación Económica de la Provincia de Buenos Aires (CEPBA), Guillermo Siro, admitió en declaraciones a Letra P: “Vemos con mucha preocupación el avance de la pandemia y su intensidad. Apoyamos toda medida tendiente a preservar la salud de los bonaerenses, pero también teniendo en cuenta la salud de las empresas”.

 

Siro comprendió la medida restrictiva sobre la madrugada, pero advirtió: “No sirve de nada limitar el horario de la actividad gastronómica si a la vuelta de la esquina tenemos una reunión de 50 personas sin ningún tipo de protocolo”. Y sentenció: “Si no logramos limitar la actividad clandestina, la medida no tiene sentido, al contrario, juega en contra porque en los locales habilitados hay protocolos”.

 

Salud y economía

Al igual que Kahale, el titular de CEPBA enfatizó que “el comercio y la industria no son vectores de contagio porque se aplican protocolos rígidos de cuidado con un costo para el comercio”. Por lo que estimó que no será necesario el cierre, porque “lo que justificó eso fue poner el sistema de salud en condiciones”. “El sector productivo bonaerense no resiste un escenario como el de marzo de 2020; no se justifica”, indicó.

 

Consultado sobre el encuentro que mantuvieron con Kicillof este mes en el marco del plan de reactivación productiva anunciado por el gobernador, Siro comentó que en esa reunión se dijo que frente a un escenario de recrudecimiento de casos, “su prioridad siempre será la salud de los bonaerenses, algo que nosotros compartimos. Pero también tiene muy en claro la necesidad de mantener la salud de las empresas, que somos los empleadores”.

 

En esa línea, ahondó: “Es salud y economía. A diferencia de la primera etapa, no alcanza solo con la visión de los infectólogos, sino que ésta tiene que ser acordada con el sector productivo”. Al respecto, diagnosticó que la industria “pudo responder más rápido” al proceso de reactivación “al tener limitaciones de la competencia externa por el dólar”, pero que muy distinto fue para el comercio, que “se quedó sin recursos y sin stock”.

 

Fuentes de la Asociación de Industriales bonaerenses (ADIBA) expresaron “preocupación” por el incremento de casos y, al igual que las entidades colegas, resaltaron que no es en el ámbito laboral donde se producen los contagios. “Sería muy difícil para las pymes otro año como el pasado”, dijeron. El titular de ADIBA, Silvio Zurzolo, participó este martes de una actividad en el INTI de la que fue parte también el ministro de Producción bonaerense, Augusto Costa. En ese marco, la Provincia remarcó a los industriales que la intención es que el sector productivo se mantenga activo, pero que las decisiones futuras están supeditadas a la evolución de casos.