01|5|2022

Perotti tropezó con su ley tributaria y asoma el dilema del veto

30 de diciembre de 2021

30 de diciembre de 2021

Diputados le sumó un artículo venenoso y el Senado cambió el voto en una semana. Vetar la ley o ajo y agua. El Presupuesto como parte de la negociación.  

Mientras al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, se le escapaba la aprobación del Presupuesto 2022, la Legislatura le daba otro revés al aprobar un proyecto de ley tributaria distinto al que tenía en sus planes para recaudar impuestos. La incorporación de un sólo artículo generó diferencias con la oposición y pone al mandatario frente al dilema de vetar la ley o aceptarla tal como se aprobó, algo que le costará varios millones.

 

La semana pasada, el Senado giró el proyecto de ley elaborado por el gobierno provincial a la Cámara de Diputados, donde le sumaron un artículo que modifica el porcentaje de coparticipación de la recaudación del impuesto Inmobiliario. Este cambio establece que, sólo por un año, la repartición en partes iguales para municipios y comunas y la provincia se convierta en un 60 a 40% en beneficio de las primeras como forma de compensar un aumento de patentes que no fue el esperado. 

 

Si bien en la Casa Gris pensaban que, al volver al Senado, el proyecto sería rechazado por los dos tercios en consonancia con lo aprobado la semana anterior, la situación no fue así. El radicalismo, que antes había dado sus votos, esta vez aceptó la modificación de Diputados y cambió los papeles. Probablemente influyeron las diferencias con el gobierno en la posterior discusión del Presupuesto sobre los recursos para municipios y comunas que terminaron dilatándose. 

 

El veto

Las fuentes que consultó Letra P parecen divididas respecto a la reacción futura del gobernador sobre el proyecto aprobado. La flamante ministra de Gobierno, Justicia y DD.HH., Celia Arena, optó por no adelantar nada y dijo a este medio que aún no definieron la situación. Por un lado, hay quienes piensan que el gobernador no tiene alternativa y lo vetará, mientras que en otros ámbitos, sobre todo en el legislativo, creen que no avanzará en ese sentido y deberá tragar amargo. 

 

Si tacha parcialmente el proyecto, la parte no observada no puede ser promulgada hasta tanto la Legislatura revise el veto, a diferencia de lo que sucede con el Presupuesto. Además, el desacuerdo con el artículo en cuestión deberá someterse a la revisión de la Cámara de origen y luego de Diputados, que pueden aceptarlo con mayoría simple. 

 

Por el contrario, las cámaras pueden insistir con el texto sancionado, pero, para rechazar la observación del gobernador, requerirán dos tercios. También puede ocurrir que el Senado confirme el veto, pero luego Diputados lo rechace por dos tercios. De esa manera, igualmente quedaría firme el veto del gobernador, porque ambas cámaras deben rechazarlo por esa mayoría especial. 

 

A priori. parece algo difícil de lograr después de lo empantanado que demostró estar el asunto, pero hay un condicionante: el Presupuesto 2022 volverá a ser discutido en febrero y puede servirle al gobierno de herramienta de negociación. Algunas voces creen que puede ser menos engorroso aceptar el artículo en cuestión ya que corre sólo por un año.

 

El fin de año legislativo ha sido resbaloso para el gobernador, con la postergación del Presupuesto para el mes febrero luego de una negociación empantanada, la ley Tributaria modificada y un juego de poder en la Legislatura cada vez más mañoso.