18|5|2022

Manes, el puente de Javkin para imaginarse dentro de un armado nacional

20 de diciembre de 2021

20 de diciembre de 2021

El diputado fue a Rosario para bancar a su “amigo personal”. Actividad con aliados y cena coqueta con la muchachada radical. Proyecciones de ambos hacia 2023.

El diputado nacional Facundo Manes, como contó Letra P, apuesta a ampliar las fronteras de Juntos por el Cambio (JxC) y, en esa búsqueda, tiene al intendente de Rosario, Pablo Javkin, como uno de los principales jugadores a tentar. La amistad entre ambos data de casi tres décadas y no son pocos los vasos comunicantes que los unen. La visita del bonaerense a Santa Fe fue la cabal demostración de una sociedad incipiente.

 

Manes tenía preparada para el viernes una cargada agenda en Rosario. Desde una recorrida por barrios hasta un almuerzo con la dirigencia radical, pasando por una charla en la Facultad de Derecho. El extenso debate del presupuesto en el Congreso lo obligó a reformular, y mantuvo la actividad universitaria y cambió menú ejecutivo por cena en el coqueto restaurante Sunderland.

 

Javkin le puso alfombra roja a su amigo, le abrió las puertas de la ciudad. Lo acompañó a Derecho, donde también hicieron lo suyo la presidenta del Concejo, María Eugenia Schmuck, y el rector de la Universidad local, Franco Bartolacci. La concejala apuesta a suceder a Javkin si el intendente se sube al barco provincial en 2023. Su marido, más enigmático, guarda un tanto más las cartas de su proyecto de poder.

 

Al cuaterno lo siguió, en la cena, un elenco de notables de la UCR santafesina, más segundas línea del partido CREO, que formó el jefe del Palacio de los Leones. Alistaron el diputado provincial Julián Galdeano, el nacional Mario Barletta, los funcionarios Sebastián Chale, Nicolás Gianelloni y Rogelio Biazzi, más la sorpresiva presencia del exedil Jorge Boasso. Ausente con aviso el senador nacional Dionisio Scarpin, que le había prometido a su hijo viajar a Santiago del Estero para ver in situ la final del Trofeo de Campeones.

 

Quien no asistió es el diputado provincial Maximiliano Pullaro, quien prefiere no entrar en el conflicto de la interna radical ya que le tributa lealtad absoluta al senador nacional Martín Lousteau. Prestarse a una foto con Manes y compañía le hubiera generado una tensión innecesaria, entiende. Tampoco estaba entre los primeros invitados en la consideración del javkinismo.

 

En la cena, Manes blanqueó un mensaje a futuro, proyectó un camino a 2023. El neurocientífico se colocó, junto a los y las comensales, dentro de la “generación post 2001”, que tiene una chance única de protagonizar el escenario no peronista. A la vez, aclaró que volverá las veces que sea necesario a Rosario y Santa Fe para apuntalar el plan de acá a dos años. Siempre de la mano de Javkin, claro.

 

También hablaron Schmuck, Bartolacci, Galdeano. El intendente cerró la velada y celebró compartir un momento con personas que “hablan el mismo idioma”. En ese sentido, Javkin dio cuenta de la importancia, a su juicio, de formar parte de un esquema nacional. La presencia de Manes en la primera línea de fuego de JxC es, para el rosarino, una garantía.

 

Por el momento, Javkin no saca los pies del plato del Frente Progresista. Mantiene una sociedad repleta de tensiones con el socialismo, pero se medirá todo lo que pueda para ir por la gobernación en 2023. Eso sí, mediante un armado mayor al que integra actualmente.