18|1|2022

Cuarta: ganó Juntos, pero Todos cumple con el pedido de Kicillof

14 de noviembre de 2021

14 de noviembre de 2021

La oposición se queda con cuatro de las siete senadurías en juego. El gobierno suma una y contribuye a la remontada en la Cámara Alta: 23 a 23 y define Magario.

La alianza Juntos volvió a festejar en la Cuarta sección electoral. Como en las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO), la vicepresidenta del radicalismo bonaerense e intendenta de General Arenales, Érica Revilla, se quedó con el triunfo y su propuesta pudo fidelizar los votos que en la región había cosechado la lista del PRO. Pese a la derrota, el Frente de Todos (FdT) mejoró la elección de 2017 y logró el objetivo de sumar un representante más por la sección en la Cámara Alta.

 

Con el 98% de las mesas escrutadas, la lista seccional encabezada por Revilla alcanzó 50,07% de los votos. Su adversario inmediato es el intendente de Carlos Casares, Walter Torchio, cabeza de la lista del Frente de Todos, que obtuvo 34,17%. Los números indican que Juntos logró transferir los votos que en las elecciones primarias obtuvo la lista seccional del PRO encabezada por la secretaria de Desarrollo Social del distrito de Junín, Yamila Alonso.

 

Con estos resultados, la alianza opositora logra el ingreso de cuatro de las siete bancas en juego, una menos que la obtenida en 2017. Además de Revilla, el 10 de diciembre jurará el monzoísta Marcelo Daletto, Alonso y el radical Agustín Máspoli.

 

Pese a la amplia diferencia entre las fuerzas, con este resultado -y el logrado en la Primera y en la Séptima secciones- el Frente de Todos alcanza el objetivo principal del gobernador Axel Kicillof de revertir la correlación de fuerzas en la cámara que conduce Verónica Magario. Es que el oficialismo cuenta con dos bancas en representación por la región, cifra que ahora se elevará a tres. Además de Torchio, asumirán la camporista oriunda de Alberti Malena Defunchio, que va por la renovación de mandato, y el massista de Rivadavia Juanci Martínez.

 

Los números indican que el oficialismo mejoró la elección en comparación a 2017, cuando llegó al 25% de los votos, frente al 50% de Juntos por el Cambio. Sin embargo, está muy lejos de los números que supo cosechar en 2019, cuando quedó a sólo dos puntos de la oposición 46% a 44%.

 

Distrito por distrito

En la Cuarta sección, región agroganadera con un vínculo hostil con los gobiernos peronistas, desde hace varias elecciones el dominio es de la coalición macrista.

 

El poder territorial está en los intendentes radicales, que conducen nueve de los 19 distritos (Bragado, Chacabuco, Florentino Ameghino, General Arenales, General Viamonte, General Villegas, Lincoln, Rivadavia y Trenque Lauquen), aunque hay tres que el monzoísmo se arroga (Bragado, Rivadavia y General Villegas).

 

El PRO, por su parte, conduce dos (9 de Julio y Junín). El Frente de Todos está al frente de siete distritos (Alberto, Carlos Casares, Carlos Tejedor, General Pinto, Hipólito Yrigoyen, Leandro N. Alem y Pehuajó) y el vecinalismo gobierna uno (Chivilcoy).

 

Juntos ganó en todos los municipios que gobierna, con excepción de General Villegas, donde el triunfo fue para Todos. Además, el cambiemismo se quedó con el triunfo en todos los distritos oficialistas con excepción de Hipólito Yrigoyen y General Pinto.

 

En Chivilcoy, el triunfo a nivel local se lo quedó el intendente Guillermo Britos, aunque a nivel seccional y provincial la balanza electoral favoreció a los candidatos de Juntos.