01|5|2022

Cautela y “unidad sellada” en el búnker de Todos

14 de noviembre de 2021

14 de noviembre de 2021

La vicepresidenta anunció que no estará en el búnker del FdT. Pocos funcionarios y clima de derrota. Fernández, en Olivos.

Después de más de dos horas del cierre de los comicios, un clima de derrota invade el búnker del Frente de Todos (FdT), donde se espera la presencia del presidente Alberto Fernández, que estuvo toda la tarde en Olivos rodeado de funcionarios de su confianza, como el canciller Santiago Cafiero, la portavoz Gabriela Cerruti, el ministro de Economía, Martín Guzmán, y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

 

Mientras tanto, en el centro de cómputos de Chacarita la presencia de funcionarios nacionales es modesta. La titular del PAMI, Luana Volnovich, y los ministros de Desarrollo Social, Juan Zabaleta, y de Transporte, Alexis Guerrera, fueron los tres elegidos para dar la primera conferencia conjunta. Tal como sucedió en 2019 y en las PASO, el oficialismo decidió enviar a un representante de cada pata del FdT, el cristinismo, el albertismo y el massismo.

 

Aunque estaba todo dispuesto para recibirla, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció en su cuenta de Twitter que no estaría presente en el búnker. “Me han indicado reposo. Nada de qué preocuparse, pero el esfuerzo realizado para participar del cierre del FdT retrasó la evolución del posoperatorio. Por eso, esta noche no podré estar, como hubiera querido y como siempre he hecho, en el búnker. Abrazo fuerte a todos y a todas”, escribió Cristina.

 

El Presidente se enteró de la noticia en Olivos, donde este domingo recibió a sus dirigentes más cercanos. Por ahora, Cristina será la única ausente en el búnker donde se espera la presencia del jefe de Estado, el gobernador Axel Kicillof, el jefe de bancada del FdT en Diputados, Máximo Kirchner, y el titular de la Cámara baja, Sergio Massa.

 

Pasadas las 20.30, ya estaban el senador nacional Mariano Recalde, los asesores presidenciales Juan Manuel Olmos y Alejandro Grimson, el ministro de Ciencia Daniel Filmus, el diputado nacional Leopoldo Moureau y el presidente de la Cámara de Diputados Sergio Massa. 

 

En declaraciones a Letra P, el ministro de Defensa Jorge Taiana dijo que el oficialismo está haciendo "una elección muy superior a la de septiembre en la provincia de Buenos Aires".

 

El FdT se mostró unido a la espera de los resultados

La primera aparición del oficialista Frente de Todos (FdT) luego del cierre de las urnas de las elecciones legislativas fue una muestra de unidad. En el búnker nacional ubicado en Chacarita tomaron la palabra el delegado del presidente de la Cámara de diputados, Sergio Massa, y ministro de Transporte, Alexis Guerrera; el albertista ministro de Desarrollo Social, Juan Zabaleta; y la dirigente de La Cámpora y directora ejecutiva del Programa de Atención Médica Integral (PAMI), Luana Volnovich.

 

Fue Volnovich la encargada de abrir la conferencia, mientras que Zabaleta dejó la definición más contundente, de cara al proceso que se inicia el lunes. “La unidad está absolutamente sellada en el Frente de Todos”, dijo. En paralelo, el oficialismo comenzaba a recibir malas noticias desde las provincias en las que esperaba dar vuelta el resultado de las PASO, como La Pampa y Chubut. Las miradas seguían puestas sobre la provincia de Buenos Aires, con "moderado optimismo". Aun así, en el oficialismo asumían que la participación estaba un poco por debajo de las expectativas. Los números marcaban una mayor concurrencia a las urnas que en las primarias pero el aumento del caudal de votantes estaba muy lejos del pico histórico. 

 

“La jornada se ha desarrollado en total tranquilidad, orden y con una gran cuota de confianza por parte de los argentinos y argentinas en su accionar de ir a votar dando una cuota más al sistema democrático”, aseguró Guerrera.

 

En segundo lugar tomó la palabra Zabaleta, quien decidió no contestarle al expresidente Mauricio Macri, luego de que haya dicho que la alianza Juntos por el Cambio “hará todo para que haya una transición ordenada”. “Las declaraciones no tienen sentido”, aseguró.