07|9|2022

Lanusse asegura que no hubo indagatoria y denuncia un "show bochornoso"

28 de octubre de 2021

28 de octubre de 2021

El abogado de Macri dijo que la declaración no se realizó porque su cliente "no fue relevado del deber de guardar secreto".  Fuertes críticas al juez Bava.

Pablo Lanusse, el abogado del expresidente Mauricio Macri, aseguró que la declaración indagatoria de su cliente en la causa por supuesto espionaje a familiares del submarino ARA San Juan se suspendió porque no fue relevado del deber de guardar secreto sobre temas de inteligencia y denunció un "show bochornoso" por parte del juez Martín Bava. 

desPertar

Un análisis útil para enfrentar
una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

desPertar

Un análisis útil para enfrentar

una realidad desafiante

Recibilo todas las mañanas en tu mail

 

El defensor del Macri precisó que la indagatoria recién se realizará cuando el juez pida al presidente Alberto Fernández el "relevamiento del secreto de inteligencia".

 

"Macri va a seguir estando a disposición de la Justicia, lo que tenemos que tener todos bien claro es que cuando dijimos que esta causa es una persecución política y no somos igual que el kirchnerismo, lo decimos objetivamente", remarcó.

 

"La audiencia inició a las 12.25 con la lectura de la imputación y llegó el momento en que el secretario nos hizo saber que no contaban con el relevamiento del secreto de Inteligencia. Eso generó nuestra posición. Fue un acto bochornoso. Ha quedado en evidencia que el juez actúa con la celeridad que le impone el calendario electoral. La audiencia se suspendió por un error grosero”, sintetizó.

 

"Sería fantástico que el juez Bava se excuse, sería una acto de dignidad. Si ya decíamos que estaban trabajando con el cronograma electoral ahora vemos cómo es mucho más grosero. La gente se da cuenta de todas estas cosas", dijo el letrado en declaraciones a la prensa.

 

Macri está imputado desde hace más de un año por supuestas maniobras de espionaje ilegal que, de acuerdo con la investigación judicial, habrían tenido por objetivo monitorear las actividades de las organizaciones de familiares de las víctimas del hundimiento del submarino San Juan "desde la perspectiva de la afectación a la imagen de la gestión de Gobierno".

Se lo acusa de haber ordenado y posibilitado, entre diciembre de 2017 y finales del 2018, "la realización sistemática de tareas de inteligencia expresamente prohibidas por la Ley 25.520 y sus modificatorias, consistentes en la obtención de información, producción de inteligencia y almacenamiento de datos sobre personas, por su opinión política o su pertenencia a organizaciones partidarias, sociales, sindicales, comunitarias y de derechos humanos".