22|11|2021

Llamado de CFK y acuerdo Wado-Manzur: cómo llega Feletti a Comercio

11 de octubre de 2021

11 de octubre de 2021

El exviceministro de Economía cuenta con el aval de la vicepresidenta y tiene el apoyo de los municipios. Charla con el Presidente y bilaterales pendientes.

Roberto Feletti se enteró el jueves 7 que su nombramiento como secretario de Comercio Interior era un hecho consumado. Lo había conversado con la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Pero el encargado de comunicarle la noticia, por pedido del presidente Alberto Fernández, fue el jefe de Gabinete, Juan Manzur. El tucumano había terminado de zurcir los movimientos internos con el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro.

 

Aunque la noticia se conoció recién el último sábado, las conversaciones con el exviceministro de Economía de CFK llevaban cerca de dos semanas y fueron parte de un cambio de fichas pensado para un casillero que seguirá en manos del mismo sector político. Como Paula Español, la secretaria de Comercio saliente, Feletti también reporta a la expresidenta, suma el apoyo del territorio y los intendentes y tiene el visto bueno del jefe de Estado.

 

“Fue una decisión del Presidente”, afirman en la Casa Rosada. Fernández le puso el moño final al nombramiento, pero el nombre de Feletti salió, en rigor de verdad, del Instituto Patria, que propuso un enroque entre dos figuras propias con la idea de renovar y darle aire a la Secretaría para la pelea contra el aumento de precios, que Cristina entiende como el problema central del Gobierno.

 

Feletti y Español se reunieron durante el fin de semana para organizar la transición. El exdiputado tiene una mirada positiva sobre la gestión de su antecesora y no desembarcará con “aires refundacionales”. Pero buscará articular de una forma más dinámica con el territorio y con otros actores del gabinete, como el Ministerio de Agricultura, que conduce Julián Domínguez, porque tiene varias herramientas a disposición para incidir en los precios de la carne y derivados del agro.

 

Con Domínguez, tiene una relación de larga data. De hecho, fue parte del Grupo San Martín que el expresidente de la Cámara de Diputados lanzó en 2014 cuando soñaba con una candidatura para 2015. Tras la derrota de Daniel Scioli frente a Mauricio Macri, Feletti fue parte del sector kirchnerista que se refugió en La Matanza, en el gabinete de figuras nacionales y provinciales que armó Verónica Magario como intendenta.

 

Allí recalaron la exministra de Industria de la Nación, Débora Giorgi, y los exministros bonaerenses Alejandro Collia (Salud), Silvina Gvirtz (Educación), Alejandro “Topo” Rodríguez (Asuntos Agrarios) y Feletti, como secretario de Hacienda. Había sido viceministro de Economía de Amado Boudou durante el gobierno de Cristina y, luego, presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados.

 

En 2019, Collia volvió al Ministerio de Salud nacional de la mano de Ginés González García. Gvirtz acaba de asumir como virtual viceministra de Educación. Giorgi continuó como secretaria de Producción del municipio. En tanto, Feletti se mudó con Magario al Senado bonaerense, donde profundizó sus relaciones con intendentes e intendentas.

 

Desde La Matanza, la dupla matancera Fernando Espinoza-Magario también le puso fichas a la llegada de Feletti al gobierno nacional. Espinoza tiene un vínculo cercano a Manzur, que fue secretario de Salud del municipio durante la gestión del fallecido Alberto Balestrini. Por eso, la propuesta del cristinismo cayó como anillo al dedo en el intento del tándem Manzur-De Pedro por darle más territorialidad a la gestión. 

 

El apellido Feletti no encontró resistencias en ningún sector. El Presidente también lo conoce desde hace décadas, por militancia y recorrido en el peronismo porteño. Fue secretario de Obras Públicas de la Ciudad de Buenos Aires durante la gestión de Aníbal Ibarra y, antes, presidente del Banco Ciudad. El secretario, que asumirá en su cargo este martes, también mantuvo estos días conversaciones telefónicas con Fernández. 

 

En Comercio Interior, intentará construir un vínculo fluido con el ministro de Producción, Matías Kulfas. Es sabido, el vínculo entre Kulfas y Español había quedado deteriorado en lo político después de que, por orden de Cristina, la ahora exsecretaria se sumara al grupo de funcionarios cristinistas que puso a disposición su renuncia tras la derrota en las elecciones primarias. Español se mudará ahora al Ministerio de Interior para trabajar con De Pedro, el primero en hacer pública su carta de renuncia.