X

Volverán a reunirse el jueves. Los gremios enfatizaron en la necesidad de cerrar 2020 por encima de la inflación. “Hay mucha incertidumbre”, admiten.

Por 24/09/2020 18:52

Al igual que el posicionamiento que mantuvo en la reanudación de la paritaria estatal, el gobierno de Axel Kicillof repitió estrategia al abordar la reapertura de la negociación con el sector docente: no hubo oferta salarial y pateó la discusión para el próximo jueves 1 de octubre. Esto disparó algunos resquemores dentro del Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB), que dejó sobre la mesa la exigencia de cerrar 2020 por encima de la inflación, a la par de un paquete de pedidos dentro de los que destaca un plus por los recursos tecnológicos y la conectividad que educadores y educadoras tuvieron que costear a lo largo del aislamiento por la pandemia.

“Hay mucha incertidumbre, esperábamos una propuesta y no la hubo. Le reclamamos al Gobierno que sí o sí para el jueves que viene haya una propuesta. Planteamos un incremento salarial que esté por encima de la inflación, que recupere poder adquisitivo”, enfatizó en diálogo con Letra P el secretario General Adjunto de Udocba, Alejandro Salcedo.

Según detallaron a este medio desde el FUDB, la batería de requerimientos docentes también incluyó la incorporación de sumas fijas al básico en tren de achatar la pirámide salarial; equiparar las asignaciones familiares con lo otorgado por la Nación; el mencionado plus por los recursos tecnológicos y la conectividad -o la provisión de esos insumos-; la eliminación de los copagos de IOMA que generan una erosión del salario y una equiparación para los docentes mal llamados “extra programáticos” del sector privado (en este caso para docentes que se enrolan en SADOP).
 


“Reclamamos de manera unánime como FUDB que se formule una propuesta salarial concreta en respuesta al compromiso asumido por los docentes bonaerenses en la pandemia”, insistió Salcedo para recordar que la comisión técnica salarial del sector docente ya se había vuelto a reunir en julio pasado por lo que “no es que arranca a partir de la situación policial”.

De todos modos, el dirigente sindical admitió que este ámbito en las últimas semanas “estaba sin convocarse y la cuestión policial aceleró los tiempos”. Ante ese cuadro, asevero: “Nos parece bien que le den un aumento a los policías porque es muy magro el salario que cobran. Ahora, los docentes están en el mismo o menor salario. Un maestro de grado en la provincia de Buenos Aires con máxima antigüedad, hoy está por debajo de la línea de pobreza. Esto es grave”.

Así, arremetió: “Si estamos en un gobierno que se define peronista, eso se tiene que ver en la práctica. Si miramos la inflación el rubro alimentos y bebidas, que es donde va a parar la mayor parte del salario de un docente, eso está muy por encima del promedio y, si lo comparamos con el aumento que se otorgó hasta el momento, ya estamos perdiendo. Por eso, el Gobierno provincial debe asignar prioridades, la prioridad es el salario y poner en marcha el círculo virtuoso de la economía, que lo hace a través del salario”.
 


Desde la administración bonaerense, participaron del encuentro virtual la ministra de Trabajo, Mara Ruiz Malec, la titular de la cartera educativa, Agustina Vila y el ministro de Hacienda, Pablo López, quien definió tras el mitin: es necesario avanzar con un diálogo que sea constructivo para poder llegar a un acuerdo en la recomposición salarial y trazar un sendero hacia adelante que mejore las condiciones laborales".

Al cierre de febrero, el gobierno de Kicillof había sellado -con el aval de Suteba y el rechazo de FEB y Udocba- un aumento para la primera mitad del año del 16,6%. Con esa cifra ya superado por los indicadores inflacionarios oficiales al mes de agosto, sumado al significativo aumento que se concedió a la fuerza policial pos-sirenazo,  el FUDB aceleró en reclamo por retomar las negociaciones salariales, fijando en algunos casos posturas fuertes en pos de un aumento salarial que contemple recuperar los puntos porcentuales perdidos al momento y una suba que garantice no perder con la inflación en 2020.

"Hoy un docente que recién se inicia cobra de bolsillo $31,058 y tenemos una canasta básica familiar superior a los $44.500, es un desfasaje evidente, máxime cuando se están haciendo cargo de todos los recursos tecnológicos", describió la titular de FEB, Mirta Petrocini.

El Ejecutivo bonaerense, en tanto, mantuvo la estrategia de testear los ánimos sin mostrar propuesta, como lo hizo al retomar la rueda paritaria este miércoles con el sector estatal, al tiempo que tiene previsto completar esa agenda este viernes con médicos y judiciales.