X

La senadora del FdT dice que la oposición es “un frontón” y “solo levanta la mano”. A diferencia de Berni, defiende la Policía Local. La gestión en pandemia.

Por 21/09/2020 15:00

La senadora provincial del Frente de Todos por la Primera sección electoral Marta Pérez criticó el rol de Juntos por el Cambio y lo vinculó a una cuestión electoral. Son “un frontón que tiene los números y sólo levanta la mano”, dijo en alusión a la mayoría que detenta la oposición en la Cámara alta. En este sentido, ejemplificó con la aprobación del pliego de 41 jueces y fiscales y el proyecto de Ley de Asociaciones Civiles y Mutuales.

Pérez accedió a una banca en el Senado bonaerense a fines de 2019, en reemplazo de Teresa García, quien pidió licencia en el cargo para asumir como ministra de Gobierno de Axel Kicillof. Junto a su esposo, el intendente de Ituzaingó, Alberto Descalzo, sigue de cerca la agenda de los gobiernos locales y pide mayor autonomía en seguridad, educación y otras áreas. A contramano de lo que plantea el ministro Sergio Berni, pide la continuidad de la Policía Local. La gestión en la pandemia y la predisposición al diálogo del gobernador y Alberto Fernández.

 

 

-¿Cómo analiza las gestiones del Presidente y del gobernador durante la crisis?

-Ambos asumieron en un país y una provincia quebrada, con una deuda importantísima sobre sus espaldas, pensando que había que poner en funcionamiento la productividad, pero luego se encontraron con la pandemia, que, si bien es mundial, en Argentina golpea mucho (porque) vimos cómo se devastó la salud pública durante los últimos años. De hecho, el hospital del Bicentenario en nuestro distrito, que estaba en un 95% terminado, estuvo cuatro años abandonado. En esas condiciones comenzaron a gobernar tanto el Presidente como el gobernador.

-¿Dice que la salud pública no fue prioridad para Cambiemos?

-No fue prioridad de ninguna manera. De hecho, cuando se le planteó a la gobernadora (María Eugenia Vidal) poner en funcionamiento este hospital nos dijeron que no, que iban a mejorar los que ya estaban, pero tampoco fue así, porque incluso desmantelaron el Ministerio de Salud. Y así sucedió con educación y cada una de las áreas. Para nosotros, la prioridad fue y sigue siendo el COVID-19, que no suban las estadísticas y que todo el que la necesite pueda tener una cama de internación.

-¿Cuáles de las dificultades económicas que quedan por atravesar le preocupan más?

-Superamos parte de la discusión por la deuda, pero la crisis sigue estando, por lo que todavía tenemos un tiempo difícil y duro por delante, pero no imposible. Creo que están dadas las condiciones para poner la obra pública en marcha, al igual que el trabajo. Y apostar al comerciante de barrio, para que la gente vuelva a tener plata en el bolsillo. Pero la pandemia nos condiciones muchísimo, y esa es la prioridad.

 

 

-¿La agenda de género tiene lugar en estas prioridades?

-Sí. Y es un tema que no podemos dejar de mirar porque los femicidios siguen pasando tanto o más que en épocas sin COVID-19. No podemos quitar el ojo al tema y debemos trabajar muchísimo en lo que es la promoción y prevención. Por eso presenté hace muy poco un proyecto de ley que tiene que ver con noviazgos violentos y con empezar a cambiar culturalmente la raíz de la violencia en las parejas jóvenes.

-¿En términos políticos, cómo ve el rol de la oposición, puntualmente el de Juntos por el Cambio?

-Es lamentable, parece que no tienen pasado ni memoria, que no recuerdan los últimos cuatro años, al igual que lo que prometieron y no cumplieron. Es jodido y es mezquino ponerse en la postura que tienen. Una manera mezquina, con utilización política, y sin pensar el perjuicio que le hacen a la gente. En el Senado somos minoría, y se hace muy difícil trabajar, nos imponen el número y no nos permiten discutir o hablar de ningún tema.

“Lo de la oposición es lamentable, parece que no tiene pasado ni memoria, que no recuerda los últimos cuatro año.”

-¿Incluye la aprobación a último momento del pliego de jueces y fiscales?

-Sí, como también la Ley de Clubes, que la tuvieron largo tiempo dando vueltas. Lo que plantean hoy en todos los ámbitos son pedidos de subsidios para todo el mundo, en una provincia que saben que está quebrada, y que todo está destruido, porque de eso sí se ocuparon ellos. Y hoy, como si fueran los salvadores de la patria, piden subsidios para todos y cuando le tenemos que decir que no porque la plata no está ellos quedan como los buenos.

No permiten discutir las cosas, entonces veo que enfrente no tenemos a nadie, sólo un frontón que tiene los números y sólo levanta la mano, y lo mismo están haciendo a nivel nacional: poner presiones y buscar la manera todo el tiempo de generar un clima caótico y para ocultar que no están haciendo nada.

-¿Hace una lectura electoral de esas manifestaciones?

-Sí, en el fondo obviamente hay un tema electoral, pero es triste y lamentable que no tengan propuestas para la gente. Sí veo que hay un grupo minoritario que los acompaña y responde a cada una de las convocatorias para marchar, mientras que la mayoría de la gente tiene necesidades concretas y la está pasando muy mal.

No tiene sentido que actúen sobre el cansancio de la gente, que está encerrada en su casa, sin plata en el bolsillo, y afectada también de manera psicológica por el encierro, porque el resultado va a ser nefasto.
 


Marta Pérez, junto a su esposo, Descalzo.

 

-¿Qué cree que se debería hacer con la Policía Comunal?

-Deberían seguir funcionando porque es el eslabón más cercano con el que cuentan los intendentes. Es muy difícil manejar la Policía o la educación desde la provincia de Buenos Aires; a tanta distancia y con tantos pueblos, es imposible. Hay que ir pensando en la descentralización y la Policía Local es una de las mejores cosas que hemos tenido en este sentido.

Quién mejor que el intendente para saber lo que está pasando en cada uno de los barrios, y saber cómo y dónde tiene que funcionar. Las policías locales, junto con las cuadrículas y los foros de seguridad, fueron el mejor momento en que vimos funcionar a la policía y no habría que desarmarlas.

-¿Habla de descentralizar más allá del tema seguridad? ¿Eso implica más responsabilidades y recursos?

-Exactamente, porque en el laburo en el territorio vos te das cuenta qué cosas son necesarias y cómo manejarlas.

-¿El Gobierno provincial tiene en cuenta esta visión de los intendentes?

-Sí, y he sido testigo de encuentros entre intendentes con el gobernador y el Presidente. En nuestro distrito, en cuatro años de Vidal nuestro intendente si fue dos veces a La Plata es mucho. Y en lo que llevamos de esta gestión, con pandemia incluida, son muchas las veces que se han hecho encuentros en la provincia, el distrito, en Olivos, y la relación es diferente. Hay un contacto permanente.