X

El estallido en Almirante Brown, la carta de Berni para eliminar la Policía Local

El ministro sostiene que el conflicto policial, originado en ese distrito, se desató por falta de conducción de intendentes. Resistencia comunal.

Por 18/09/2020 14:11

El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, blanqueó que no quiere más policías locales, la fuerza de seguridad que intendentes lograron darle forma en 2014 y que empezó a funcionar en 2015 durante la gobernación de Daniel Scioli. Para Berni, la revuelta policial de la semana pasada estuvo fogoneada por efectivos de las Policías Locales “sin conducción” sumado a la insolvencia de los intendentes para controlar el accionar rebelde. Las palabras del ministro de Axel Kicillof calaron en los intendentes del conurbano que blanquearon su descontento con Berni. La relación del ministro con jefes comunales está cada vez más tirante.

“Esta crisis –la de la semana pasada– fue de la Policía Local, gente sin total conducción, que no conoce la conducción porque nunca la tuvo”, enfatizó Berni en declaraciones televisivas. En los hechos, el puntapié de los reclamos fue fogoneado por exagentes y se plegaron rápidamente efectivos de las policías locales que prestan servicios en articulación con la bonaerense. 

Para Berni, la falta de conducción es también responsabilidad de los intendentes que cuentan con esa fuerza de proximidad. En el plan original, es decir la ley que se aprobó bajo la goberanción de Scioli, los intendentes proponían un jefe para la policía local. Tácita y estratégicamente, la conducción cuenta con el aval de los jefes comunales. Ahí es donde el ministro posa la responsabilidad de la sublevación.

 

 

“Por cada municipio, para esa Policía se repartió entre 600 y 800 efectivos de los cuales solamente se les puso 3, 4 comisarios, por lo tanto nunca tuvieron control”, detalló Berni. 

El levantamiento policial fue en Almirante Brown, el distrito que gobierna Mariano Cascallares. “Cuando uno le pregunta a la policía local quién es el jefe responden ‘el intendente’”, dijo Berni en la entrevista.

 

 

Este viernes, luego de que Berni diera a conocer el futuro de la fuerza local, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, salió en defensa de la fuerza. Que hable Insaurralde no es un dato menor. El lomense es el referente de buena parte del armado político del peronismo en el conurbano. “La enorme mayoría de los intendentes creemos en el sostenimiento de las policías locales: nosotros estamos en el territorio, representamos a los vecinos y ellos quieren una policía de proximidad”, dijo. 

En medio de la crisis, los intendentes tienen sus propios candidatos para reemplazar a Berni si, eventualmente, debiera dejar el cargo. Algo que, por ahora, no está en los planes de Kicillof. Los jefes comunales de Escobar, Ariel Sujarchuck, y el intendente interino de Ezeiza, Gastón Granados, encabezan el listado. Este último, tiene un mayor conocimiento de la fuerza dado que su padre, Alejandro, fue el ministro de Seguridad durante la última etapa de la gobernación de Scioli y durante el conflicto policial el gobernador estuvo en diálogo constante con el ex sheriff