X

La Casa Rosada organiza el reencuentro de Fernández con Kicillof y Larreta después del recorte de la coparticipación. Avanzada previa de ministros.

Por 15/09/2020 19:57

El área de Transporte rompió el hielo. El lunes, los ministros de la Nación, Mario Meoni, y de la Ciudad, Juan José Méndez, fueron los primeros funcionarios de las dos jurisdicciones en verse personalmente después del hachazo a la coparticipación de la administración de Horacio Rodríguez Larreta por parte de Alberto Fernández. La reunión se ciñó a temas de organización de sus competencias en el contexto del aislamiento social preventivo y obligatorio, pero representó el primer paso hacia el reencuentro entre el Presidente, el jefe de Gobierno porteño y el gobernador Axel Kicillof, que se concretará el viernes en Olivos y dará paso a la nueva etapa de la ya deshilachada cuarentena.

Aunque en la Jefatura de Gobierno porteño sigue la bronca por la medida que anunció el miércoles pasado el jefe de Estado desde Olivos, Rodríguez Larreta ya le hizo saber al gobierno nacional que, si Fernández lo convoca para seguir la discusión sobre el aislamiento, no pondrá objeciones.

 

 

La discusión por la coparticipación, dicen en la Casa Rosada, seguirá ahora por otros canales: la Corte y el Congreso, donde, más temprano que tarde, el Gobierno espera que se resuelve la discusión sobre el recorte de la coparticipación. Resta definir, todavía, cuándo se discutirá el proyecto de ley que definirá qué monto corresponde al traspaso de la Policía Federal a la Ciudad y si lo enviará el Poder Ejecutivo o tendrá origen en la Cámara baja.

Mientras tanto, los contactos entre Balcarce 50 y Parque Patricios se mantienen. El secretario general de la Presidencia, Julio Vitobello, nunca cortó el diálogo con el vicejefe de Gobierno de la Ciudad, Diego Santilli, con quien compartió años de militancia en el peronismo porteño. Entre los dos, intentan contener la tensión que se generó la semana pasada y que la pandemia solo pondrá entre paréntesis. 

A modo de avanzada, tras el encuentro en Transporte que, en medio de la tensión, nadie comunicó, Santiago Cafiero convocó para este miércoles a Balcarce 50 a sus pares de la Ciudad, Felipe Miguel, y de la provincia, Carlos Bianco. Será un primer encuentro para bajar la tensión antes del encuentro del viernes, evaluar los números de la pandemia en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y coordinar la nueva etapa del aislamiento.

 

 

Si bien todavía el formato para el viernes no está definido, en la Casa Rosada entienden que, a la luz de la estabilidad de los contagios que muestra el AMBA, ya “no tendría sentido” que la conferencia tuviera como únicos protagonistas a Fernández, Rodríguez Larreta y Kicillof, por lo que no se descarta la presencia de otro mandatario provincial en el anuncio.

A seis meses de la conferencia del comienzo de la cuarentena estricta, la zona más caliente de los contagios ya dejó de ser el AMBA, que entró hace semanas en una meseta –alta, pero meseta al fin- y se trasladó al interior del país, donde la curva está en ascenso. En particular, en el Ministerio de Salud, miran con preocupación los números de Tucumán, Salta, Jujuy, el Gran Mendoza, Rosario y el Alto Valle de Río Negro y Neuquén, que muestran una altísima tasa de ocupación de camas de terapia intensiva, mientras la provincia de Buenos Aires y la Ciudad empiezan a ver una luz en el horizonte que permitría habilitar nuevas actividades si la meseta se transformara en una baja sostenida.

 

 

En ese marco, la estrategia se vuelve “cada vez más focalizada” en ciudades afectadas por los contagios, por lo que, aseguran en el Gobierno, “no hay ninguna posibilidad” de que el Presidente decida activar el ya célebre “botón rojo” que determine una vuelta general al aislamiento estricto. 

Por ahora, explican en Salud, habrá que esperar a ver los números de los contagios el miércoles y el jueves, mucho más representativos de la situación real que los correspondientes a fines de semana, cuando baja el números de testeos, o a los lunes o martes, cuando suelen cargarse números retrasados. 

Como ya es habitual, antes de reunirse con Kicillof y Rodríguez Larreta, el Presidente mantendrá contactos con las dos gobernadoras y los 20 gobernadores restantes y volverá a hablar con el comité de expertos que lo asesoran en la pandemia.