X

Derechos Humanos: Kicillof enfureció con Berni y la relación pende de un hilo

Con saldo político en rojo, el ministro tuvo que pedir disculpas, toda una novedad para el indomable. Llamadas y presión de los organismos.

Por 14/09/2020 21:09

Las declaraciones de Sergio Berni sobre el trabajo de las organizaciones de Derechos Humanos marcaron un punto de inflexión en la relación del ministro de Seguridad con el gobernador bonaerense. Axel Kicillof tuvo que intervenir a medida que crecía la incomodidad por los dichos del funcionario, el intercambio no fue muy amable y el ministro terminó retractándose.

“Se pasó de rosca”, remarcan en el entorno de Kicillof ante la consulta de Letra P. Hubo recriminaciones cruzadas y el accionar de Berni movió, nuevamente, la agenda de lo que parecía un lunes más distendido en La Plata tras el duro conflicto de la semana pasada con la Policía; un hecho que había dejado a Berni otra vez en el centro de la escena y por el que entró en juego la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. La ex jefe de Estado ya había retado a Berni por no “cuidar” al gobernador y dejarlo expuesto ante la sublevación de los azules

En una entrevista con A24, el ministro arremetió contra las críticas que recibía del periodista Horacio Verbitsky por el tratamiento que le dio al conflicto policial. Berni dijo que a él no le interesaba lo que opinaba el director del medio El Cohete a la Luna, pero que le estaba faltando el respeto al gobernador. Sin embargo, fue por más allá y amplificó su crítica a quienes trabajan en los organismos de derechos humanos. “Ese sector es puro bla bla. No se comprometió cuando le ofrecimos que pusiera en práctica todo lo que dice sobre la Policía bonaerense. Cualquier persona que trabaja en organismos de derechos humanos cobra cinco o seis veces más (que un cargo en Asuntos Internos)”. Este lunes, tuvo que aclarar sus dichos. 

 

 

Las declaraciones de Berni tocaron una de las fibras militantes de Kicillof y su gobierno. Esta vez, el gobernador debía intervenir. Lo hizo promediando la tarde. Cerca de las 17 de este lunes, el ministro se disculpó. Según reconstruyó Letra P, una de las hipótesis que manejan en el Ejecutivo bonaerense es que lo hizo para reivindicarse con la Policía y reconstruir el mando, que quedó debilitado. 

La semana pasada, una vez solucionado el conflicto policial, Berni quedó ratificado en su cargo. El ministro aseguró que nunca presentó la renuncia y que tampoco se la pidieron. Sin embargo, la no contención de la revuelta astilló su imagen puertas adentro. Acostumbrado a un alto perfil, durante la semana de la crisis de gobierno, Berni se llamó a silencio y trabajó para desactivar la sedición. 

Lo de este lunes fue un conflicto, o polémica, evitable. Sin embargo, escaló a medida que corrían las horas. El comunicado de los organismos de Derechos Humanos también fue contundente. Un sector del Ejecutivo estuvo en línea con las organizaciones, aunque supo del contenido del comunicado luego de que se hiciera público.  

“Es cierto que la relación (de Kicillof con Berni) cruje, pero es parte del combo propio del ministro”, advierte un funcionario. “El loco”, como apodan a Berni quienes lo acompañan en el ministerio, por ahora resiste y sigue en funciones. Todavía no hay plan B sin Berni.